FACTORES CRÍTICOS QUE AFECTAN EL POSICIONAMIENTO COMPETITIVO DE LAS PRINCIPALES CADENAS AGROALIMENTARIAS DE LA PROVINCIA DE LA PAMPA

FACTORES CRÍTICOS QUE AFECTAN EL POSICIONAMIENTO COMPETITIVO DE LAS PRINCIPALES CADENAS AGROALIMENTARIAS DE LA PROVINCIA DE LA PAMPA

Gabriela Marina Iturrioz

Volver al índice

II.2.5. Eslabón de la producción primaria

Así como el eslabón de la industria frigorífica, la producción primaria es objeto de un análisis de mayor profundidad de manera de comprender los indicadores de competitividad generados para la misma.

En una primera parte se caracteriza la producción primaria, teniendo en cuenta aspectos productivos, tecnológicos, de organización empresarial y localización geográfica de la producción. Posteriormente, se desarrollan los factores críticos e indicadores que permiten posicionar competitivamente al eslabón de la producción primaria de la cadena de la carne.

II.2.5.1. Estructura productiva/empresarial.

Los establecimientos ganaderos de la provincia suman un total de 7.763 EAP’s, los que representan el 3% del total nacional (Iriarte, 2005). Estos establecimientos concentran en total 4.160.000 cabezas, un 9% del total del stock vacuno nacional. (SENASA, segunda vacunación de aftosa 2005).

Es destacable que aproximadamente el 53% de la producción anual de terneros/as permanece en los establecimientos de origen para su recría/invernada, lo que permite deducir una estrategia de integrar actividades a la cría inicial para obtener un producto de mayor valor agregado.

Desde un punto de vista ecológico – productivo el stock bovino se distribuye en tres regiones de acuerdo al Perfil Tecnológico elaborado por INTA (INTA, 2002). La primera de ellas se subdivide a su vez en dos: la estepa o mixta, compuesta por la mixta norte (1) y la mixta sur (2); la del caldenal (3) y la del monte occidental (4) (gráfico 9).

a. Región de la estepa o mixta de transformación para carne (zonas 1 y 2).

Zona limitada por el este con la provincia de Buenos Aires, al norte con la provincia de Córdoba y al oeste con la isohieta de 600 mm; posee más desarrollo productivo e infraestructura y una mayor concentración de industrias frigoríficas.

En esta zona existen unos 4.829 EAP’s que de acuerdo con el CNA (2002), poseen en propiedad unos 2.400.000 bovinos. Estos se ven favorecidos, de acuerdo con las característica agro ecológicas para realizar una ganadería de invernada o mixta (cría e invernada), con un nivel tecnológico superior al presente en las otras dos zonas (3 y 4). Se detecta una alta concentración en la propiedad de vacunos, el 2,7% de los productores de mayor tamaño cuentan con más del 25% de las existencias. Si se compara este dato con lo acontecido a nivel nacional, se puede observar que en el país el 5% de los campos de mayor tamaño tienen el 35% de la existencia bovina total, valores similares a los expuestos para esta región. (Iriarte; 2005)

En esta región la agricultura de secano (sin uso de riego) compite con la ganadería, proceso acentuado en los últimos años merced al crecimiento de los precios agrícolas. Esto explicaría que la región cuente con casi un 10% de sus explotaciones agropecuarias sin dotación de bovinos.

b. Región del Caldenal o de la cría extensiva extractiva (zona 3).

Zona que se extiende a lo largo de una franja central de un ancho variable de 100 a 150 km en el sentido noroeste - sureste, limitada al oeste por la isohieta de los 400 mm y al este por la isohieta de los 600 mm.

Se observa la presencia de establecimientos de cría, donde las grandes extensiones características del ambiente, son ideales para la producción de terneros, que una vez destetados son llevados a la zona de invernada antes mencionada, para terminar el proceso.

Se encuentran unos 1987 establecimientos de cría y unas 37 cabañas, con una existencia total de 1.300.000 cabezas. Estas EAP’s se caracterizan por contar con un porcentaje alto de vacas sobre el total de existencias que varía entre el 40 y 50% Además de la cría de terneros, se realiza la recría de vaquillonas para reposición y de novillitos.

Una característica que se repite al igual que en la región de invernada es la concentración de la producción ganadera, donde menos del 3% de los productores de mayor tamaño es propietario de casi el 30% de las existencias. Esta situación se encuentra combinada con la reducción en el número de explotaciones durante el último período inter censal (1988-2002), que en la Provincia de La Pampa implicó una pérdida del 10% . (Iturrioz; 2005).

c. Región del Monte occidental (zona 4).

Se extiende al oeste de la isohieta de 400 mm, hasta el límite con la provincia de Mendoza y el río Colorado al sur. Es la menos apta para el desarrollo de la actividad ganadera, predominando un sistema productivo de subsistencia: cría de cabras y ganadería bovina de cría con serios riesgos por falta de pastos en ciclos recurrentes. Las estadísticas determinan 910 explotaciones con 457.000 cabezas, de las cuales 250.000 pertenecen a la categoría vacas.

En el gráfico Nº 10 se puede observar la disminución de la actividad ganadera a medida que avanzamos en sentido noreste – sudoeste, cruzando diagonalmente el territorio provincial. De lo expuesto hasta aquí se concluye que un 62% de los establecimientos ganaderos bovinos se encuentra localizado en la región de la Estepa, que concentra un 58% de las cabezas.

El eslabón de la producción primaria se encuentra asistido por los proveedores de insumos y/o servicios (agronomías, veterinarias y transporte de hacienda en píe). Estos suman un total de 241 firmas (63 agronomías y 178 veterinarias) , las cuales se caracterizan por ser empresas individuales, generalmente Pymes familiares, con una antigüedad menor a los 5 años, con excepción de las empresas de transportes que en gran parte tienen más de 10 años de trayectoria. La tarea de gerenciamiento en este tipo de empresas está a cargo de los propios dueños, los que presentan un buen nivel de profesionalización.