GUIA DE ORIENTACIONES PARA LA EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO DE PROYECTOS DE DESARROLLO

GUIA DE ORIENTACIONES PARA LA EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO DE PROYECTOS DE DESARROLLO

Francisco José Calderón Vázquez

Volver al índice

 

 

 

 

CAPITULO III: PAUTAS PARA EL SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN DE PROYECTOS DE DESARROLLO

El propósito de las siguientes páginas es definir cuales son los puntos básicos y características de nuestro modelo de evaluación y seguimiento de proyectos de desarrollo aplicados al ámbito concreto de la Cooperación al Desarrollo. Para ello vamos a tratar de definir cuales sean los elementos básicos y los conceptos estructurales de todo el sistema.

10.- El Seguimiento Narrativo

Se trata de un proceso mediante el cual se constata la situación del proyecto en un periodo determinado, es decir se trata de comprobar si el desarrollo del proyecto es coherente y obedece a las coordenadas previstas en el proyecto original o si se han producido modificaciones o desviaciones con respecto a lo previsto en la formulación original.

Dado que los proyectos de desarrollo presentan una gran similitud (por sus connotaciones de incertidumbre, aventura, entorno cambiante y permeabilidad frente a las alteraciones del contexto) con las singladuras marínas o desplazamientos naúticos, vamos a recurrir frecuentemente a la analogía marítima para así explicar con mayor claridad el proceso o la fase de seguimiento.

Desde esta perspectiva el seguimiento consistiría en el análisis de la trayectoria de la nave, en nuestro caso del desarrollo del proyecto, constatando si la nave se está moviendo en las coordenadas de latitud y longitud adecuadas y si ha alcanzado el punto fijado en el rumbo inicial. Por el contrario es posible que la fuerza de los elementos combinada con la escasa pericia del timonel, la bisoñez de la tripulación, el desconocimiento de tales mares y la ausencia de cartas nauticas fiables, hayan hecho al bajel apartarse de su rumbo, por tanto es el momento de medir la posición con el sextante y realizar las corrección del rumbo. Siempre y cuando ello fuera posible porque puede que los vientos hayan sido tan fuertes y tal la ferocidad de las olas y mareas que resulte mucho más fácil, teniendo en cuenta las condiciones del barco y el peligro de encallar o naufragar, que es mucho más recomendable aproximarse a una isla vecina y poner a la nave a buen seguro.

Por tanto, un Seguimiento eficaz debería proporcionarnos las siguientes indicaciones:

• verificar si la nave se ha apartado de su trayectoria prevista

• comprobar hasta que punto se ha desviado

• constatar cuales son las causas o los porques de las desviaciones observadas

• proporcionar información para la toma de decisiones: si debemos o no dar un golpe de timón y corregir el rumbo o bien debemos parar máquinas y reorientar el rumbo del proyecto.

De ahí, que el seguimiento venga considerado como una fase fundamental en el ciclo vital del proyecto, ya que no solo se limita a controlar el estado de situación del proyecto, también nos informa sobre la necesidad o no de intervenir en el desarrollo del mismo. Además, puede enseñarnos y mucho, sobre como mejorar el desarrollo de futuros proyectos, y lo que es más importante el perfeccionamiento constante de las fases de identificación y formulación del proyecto.

Dado que estamos comprobando la diferencia entre lo previsto y lo realmente realizado, lo fundamental es detenerse en el análisis de las actividades realmente realizadas. Las actividades significan el nivel básico de concreción o tangibilidad del proyecto, puesto que son imprescindibles para la consecución de los resultados y el logro de los Objetivos, moviéndonos siempre en la secuencia lógica propia de la metodología del Enfoque del Marco Lógico. Así, si el conjunto del proyecto mantiene la necesaria coherencia, las actividades previstas se han realizado, alcanzándose los resultados y objetivos inicialmente establecidos.