UN MODELO RACIONAL DE ORGANIZACIÓN TERRITORIAL. APLICACIÓN A CATALUÑA

UN MODELO RACIONAL DE ORGANIZACIÓN TERRITORIAL. APLICACIÓN A CATALUÑA

Josep Maria Franquet Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

JUSTIFICACIÓN

Los antecedentes

Verdaderamente, nuestra inquietud por los temas de organización territorial no puede calificarse de novedosa. Ya en la revista “Cadup, Estudios - 1987” del Centro Asociado en Tortosa de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, del cual es actualmente Director y profesor-tutor desde 1976, este autor tuvo la ocasión de publicar un ensayo titulado: LA COMARCALIZACION POR CRITERIOS OBJETIVOS: UNA APLICACION DE LOS MODELOS ECONOMICOS A LA ORDENACION DEL TERRITORIO, justo once años después de la conferencia por este mismo autor pronunciada el día 13 de febrero de 1976 en el Salón de Actos de dicho Centro Universitario y en el marco de las Convivencias del curso académico correspondiente. Posteriormente, pudimos abordar nuevamente esta temática con motivo de las “Jornades Catalanes d’Enginyeria”, celebradas en las postrimerías de mayo de 1979 en el Palacio de Congresos de Montjuïc (Barcelona), mediante la presentación de una comunicación en la sección “Futur de la Tecnologia”. En 1990/91, la mencionada Universidad publicó nuestro libro: ANÁLISIS TERRITORIAL, donde se sentaban las bases conceptuales y teóricas del presente trabajo, al tiempo que el autor publicaba también su ensayo L’ORGANITZACIÓ TERRITORIAL EN VEGUERIES: UN MODEL RACIONAL PER A CATALUNYA (Ed.: Institut d’Estudis Dertosenses. Tortosa, 1991), con la aplicación de la metodología propuesta hasta la fecha a la regionalización del Principado.

Los objetivos de la investigación

Para avanzar en nuestro trabajo, en primer lugar, se ha realizado una breve reseña de las divisiones territoriales habidas hasta la fecha en Cataluña y, puesto que como resultado de nuestra investigación se trataba de propugnar otras nuevas basadas en el equilibrio económico-espacial, se ha analizado la dicotomía existente entre Economía y Geografía así como conceptualizado los modelos económicos que resulten de aplicación a la ordenación del territorio que se pretende.

El cuerpo central del proceso que se seguido en la investigación podemos considerarlo dividido en tres fases fundamentales, que se corresponden con los tres grandes modelos económicos aplicados. En primer lugar, el ESTRUCTURAL, que nos permite el hallazgo de las variables macroeconómicas que se han de incorporar al segundo modelo, el de DECISION MULTICRITERIO, que nos facilita, a su vez, la selección de las “cabeceras de comarca o de región” o, por decirlo de otra manera, de los “municipios relevantes” entre los cuales, y a través de la aplicación del tercer modelo, que es del tipo GRAVITATORIO, podemos delimitar las fronteras comarcales o regionales que establecen una división geo-económica del territorio estudiado. Con posterioridad, los mismos procedimientos nos conducirán extensivamente a la ampliación supra-territorial del proceso, obteniéndose las regiones como agrupación de las comarcas e, incluso, las naciones como conjunción de las regiones.

Una vez definidas geofísicamente las nuevas unidades territoriales consecuentes de la aplicación de los modelos descritos, se procede a la determinación de sus centros de gravedad y también al análisis de sus interrelaciones, para lo cual resulta conveniente la definición de ciertos parámetros que permitan efectuar comparaciones en relación, por ejemplo, a las conexiones y/o atracciones que tienen lugar entre los diversos territorios resultantes, al grado de uniformidad en la distribución territorial de las masas de población y de renta que ofrezca una idea acerca del equilibrio económico-espacial, al tratamiento de los flujos económicos que se establecen entre ellos y al peso o masa que señale la susceptibilidad de las comarcas de ser particionadas, en su caso, para la creación de otras nuevas, o bien agrupadas, para la reducción de su número. También el establecimiento de restricciones estadimétricas (de distancia medida en línea recta sobre el mapa, por carretera o bien por tiempos de desplazamiento) nos conduce a similares conclusiones respecto de las comarcas o, incluso, de los municipios y entidades locales menores.

Se ha pretendido, así mismo, llenar la importante laguna existente, al tiempo que profundizar en el estudio de estas complejas cuestiones mediante el empleo de técnicas de ordenación. De este modo, también la metodología expuesta debe resultar fácilmente aplicable a cualquier territorio susceptible de organizarse y gestionarse de un modo racional y operativo, habiendo particularizado en Cataluña por obvias razones de proximidad.

Completamos nuestro trabajo con diversos cuadros, tablas, gráficos, planos y mapas resultantes de la aplicación al territorio catalán de la modelística diseñada para el logro de su objetiva estructuración territorial, algunos de ellos de indudable interés socioeconómico general, que deseamos confieran a nuestra investigación un carácter mucho más ilustrativo y exacto. Todos estos trabajos y algunas otras investigaciones cuya descripción detallada obviaremos aquí por razones de espacio, constituyen la base fundamental del presente estudio. En su desarrollo, y a medida que se ha tratado cada tema o capítulo en concreto, se exponen y discuten las conclusiones que se van obteniendo mediante el oportuno resumen, agrupándolas todas ellas, al final del trabajo, en un capítulo de conclusiones finales, que se complementa con la metodología empleada, las posibles proyecciones de este trabajo en el planteamiento de nuevas directrices de investigación, así como las pertinentes referencias bibliográficas y documentales.

La aplicación de las Matemáticas y de la Física

Llegados a este punto, quisiera puntualizar alguna idea justificativa acerca del instrumental físico-matemático empleado. Efectivamente, también el pensamiento abstracto demuestra ser útil en el enfoque de problemas concretos como los propios de la planificación territorial, y al buscar en ellos los esquemas esenciales surgen inesperadas analogías que sugieren elegantes soluciones a los mismos por la vía del isomorfismo, es decir, por reducción, simulación o transplante de un ámbito conceptual a otro de idéntica estructura “legal”, pero de intuición más fácil o de recursos técnicos más conocidos y manejables. Los símiles mecánicos o físicos, cuyo empleo puede parecer sorprendente, forman parte, así mismo, de esta idea.

Es necesario, por otra parte, obviar el peligro de que el análisis matemático desvíe el esfuerzo de los estudiosos hacia el desarrollo de complejos sistemas teóricos de muy escasa significación práctica. El hecho incontrovertible y lógico de que los resultados sólo son válidos en la medida en que los supuestos originales concuerdan con la situación real, puede ser fácilmente ignorado cuando se utiliza profusamente el método matemático. La elaboración y precisión de los resultados obtenidos con los instrumentos matemáticos es probable que induzcan una impresión o aureola exagerada de exactitud en los mismos; ahora bien, la precisión no depende de los símbolos utilizados, sino de los conceptos y abstracciones que tales símbolos representan. Las Matemáticas, en definitiva, no constituyen un fin en sí mismas, sino más bien proporcionan una serie de instrumentos que facilitarán la obtención y exposición de diversas teorías acerca de la Organización Territorial. Las Matemáticas y la Física son útiles para traducir los conceptos verbales en formas concisas y consistentes, pero también hacen algo más que esto: suministran al estudioso de los temas territoriales unas herramientas intelectuales a menudo más poderosas que el lenguaje ordinario, porque incorporan conceptos y permiten la realización de operaciones para las que no existen equivalentes verbales manejables.

El uso de las Matemáticas aumenta y enriquece el instrumental empleado en el Análisis Territorial, al tiempo que dilata el alcance de las inferencias posibles de los supuestos o hipótesis iniciales hasta límites absolutamente insospechados. La economía y belleza que se desprenden de los planteamientos y de las soluciones matemáticas, su posterior contrastación praxeológica, así como las posibilidades que los modernos recursos de la Informática pueden ofrecer a la resolución de las cuestiones de índole económico-espacial, permiten, incluso, augurar metamorfosis espectaculares en el tratamiento político y en el desenlace administrativo de las mismas.

Agradecimientos

Desde estas líneas, y en el marco limitado de estas reflexiones, quiero rendir tributo sincero de admiración y agradecimiento a los excelentes libros de texto y consulta existentes, citados en la bibliografía, sobre variadas y, con frecuencia, abstrusas materias relacionadas con la Economía, la Física, el Urbanismo, la Geografía, las Matemáticas, la Estadística y la Investigación Operativa, habiendo sido influido notablemente, en mis estudios, por el brillante trabajo de sus autores.

A lo largo de una investigación cuidadosa, como la que ahora presentamos, se acumula toda una serie de débitos intelectuales y profesionales que resulta harto difícil describir en toda su extensión; pese a ello, algunos nos parecen especialmente relevantes. Tampoco olvida, quien esto escribe, la formidable deuda de gratitud contraída con los que fueron sus guías y maestros, algunos de ellos ya desaparecidos. Mi reconocimiento, en fin, a las diversas instituciones que han apoyado la edición del libro y, particularmente, a la Universidad Internacional de Cataluña y a sus Vicerrectores Dr. Félix Cruz por su apoyo inicial y a la Dra. Núria Durany en la fase final de la publicación. Especialísima mención merece quien fuera Director de la tesis doctoral que es origen del presente libro y prologuista del mismo, el Prof. Dr. Pere Vall, por sus constantes orientaciones que han resultado de la máxima utilidad por lo que se refiere a la estructuración del trabajo, a la Sra. Roser Freixa por el diseño de la portada y, en general, a todos cuantos se han interesado por la elaboración de este libro, aportando sugerencias y valiosos consejos dirigidos a la mejor consecución de nuestro empeño. También a mis competentes colaboradores D. Manuel Loras y D. Manuel Rima, por su imprescindible apoyatura informática. Muy particularmente, quisiera agradecer a mi hijo José María (¡cuántas horas!) su cuidadoso esmero puesto en la composición y tratamiento del texto, e incluso sus acertadas observaciones en relación a aspectos diversos de la obra, bien propias de un experto profesional.

Ignoro las repercusiones de cualquier orden que este trabajo pueda tener en el futuro, más no dudo en afirmar (puesto que el acervo común del conocimiento humano se ha venido logrando por minúsculas aportaciones sucesivas) que ningún noble empeño es despreciable “a priori”, ni ningún conocimiento puede tacharse de inútil a perpetuidad, haciendo bueno aquel “desprecia cuanto ignora” del que lamentábase amargamente el poeta. Los únicos conocimientos que no se aplican jamás son los que no se tienen; los únicos esfuerzos baldíos de verdad son los que sólo quedan en meros proyectos o en declaración de buenas intenciones. Recíprocamente, la consideración y aceptación de las nuevas ideas inducirá a observar el legado patrimonial y territorial de nuestro pueblo como una profunda raíz viva y no como una vieja estaca clavada en la tierra, porque ningún inmovilismo puede sostenerse, con credibilidad, a largo plazo.

Debemos remarcar, en fin, que el presente estudio constituye una adaptación de la tesis doctoral presentada a examen por el autor, el día 19 de julio de 2007, en la Universitat Internacional de Catalunya (Escuela Técnica Superior de Arquitectura). El Tribunal estuvo formado por los Dres. Tomàs Font i Llovet, Miquel Roca i Junyent, Antoni Francesc Tulla i Pujol, Lorena Vecslir Peri y Fernando Álvarez Gómez. Fue dirigida, como ya hemos dicho, por el Prof. Dr. Pere Vall i Casas, Director del Área de Urbanismo y Ordenación del Territorio de la expresada Universidad. Obtuvo la calificación de Sobresaliente por unanimidad del Tribunal.

Y para que del propio soñar nazcan nuevas y fecundas realizaciones, brindamos nuestra investigación a todos los estudiosos de los temas geo-económicos y de la ordenación territorial, de dentro y de fuera de Cataluña, así como a nuestros administradores y políticos, confiando y deseando que pueda reportar un extenso campo de utilidades a quienes, seducidos por una loable inquietud científico-social, nos dispensen el inmenso honor de consultarla.

Tortosa, enero de 2008

EL AUTOR