UN MODELO RACIONAL DE ORGANIZACIÓN TERRITORIAL. APLICACIÓN A CATALUÑA

UN MODELO RACIONAL DE ORGANIZACIÓN TERRITORIAL. APLICACIÓN A CATALUÑA

Josep Maria Franquet Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

PRIMERA PARTE: INTRODUCCIÓN

UN MARCO TEÓRICO DE REFERENCIA PARA EL ESTUDIO DE LA ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

1. Los objetivos de la investigación

La división, organización y gestión del territorio sobre el que se asientan y desarrollan las actividades humanas son, a nuestro juicio, un claro exponente de móviles trascendentales de atención por parte de las diversas administraciones públicas y de sus administrados. Convendría inicialmente poner de manifiesto que la aceptación del principio de interacción permanente y equilibrada entre la Economía y la Geografía constituye la justificación fundamental del presente libro, al tener ocasión de comprobar su autor que las divisiones territoriales realizadas hasta la fecha no respondían a un tratamiento metodológico basado en el doble principio de hipótesis exclusiva de equilibrio económico espacial y metodología rigurosamente objetiva.

Pues bien, hoy creemos estar tratando un tema de enorme actualidad en los momentos cruciales en que se plantea una nueva organización territorial de Cataluña mediante la aprobación de una ley específica, mientras que en el resto de España se consolida y perfecciona, con diversas propuestas, la estructuración autonómica del Estado. La reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, que se ha llevado a cabo en los últimos tiempos, podría servir, desde el punto de vista jurídico, para establecer las bases normativas de un modelo más eficiente y simple de organización territorial, y -desde el punto de vista científico- para conseguir una división del territorio asentada sobre bases más racionales, donde se tenga en cuenta primordialmente el expresado equilibrio económico-espacial.

En todo caso, para cualquier territorio, tanto la división como la organización comarcal y regional a obtener se deberían regir por los siguientes criterios generales:

• Sus ámbitos territoriales deberán coincidir con los espacios geográficos en que se estructuran las relaciones básicas de la actividad económica, debiendo además, a ser posible, agrupar municipios y/o comarcas con características sociales e históricas comunes.

• Dichos ámbitos territoriales deberán ser los más adecuados para hacer efectivos los principios de eficacia, descentralización y participación en la prestación de los servicios públicos.

• La futura Ley deberá contemplar el procedimiento y requisitos para determinar la división territorial y para modificar y crear demarcaciones comarcales y regionales, así como su denominación, sede institucional o capitalidad y su capacidad. De este modo, el presente trabajo podrá servir para orientación y guía para la consecución de los expresados objetivos.

Se pretende obtener, en fin, una representación gráfica del sistema económico-espacial y una división del territorio en comarcas y regiones que pueda reportar, a todos los niveles, un extenso campo de utilidades. Se trata, a nuestro juicio, de una provechosa aplicación de los modelos económicos a la Planificación Territorial, ya que desde 1936 hasta nuestros días, el "status-quo" socioeconómico e infraestructural de Cataluña ha cambiado lo suficiente como para justificar, con creces, un nuevo intento de organización territorial del Principado, basado en la aplicación de modernas técnicas informáticas, estadísticas y de la Investigación Operativa, y que contemple provechosamente el nuevo orden económico, demográfico y cultural.