UN MODELO RACIONAL DE ORGANIZACIÓN TERRITORIAL. APLICACIÓN A CATALUÑA

UN MODELO RACIONAL DE ORGANIZACIÓN TERRITORIAL. APLICACIÓN A CATALUÑA

Josep Maria Franquet Bernis

Volver al índice

 

 

 

 

4. RESUMEN

Se expone, en el presente capítulo de nuestra investigación, el modelo gravitatorio que nos pueda conducir racionalmente a la comarcalización/regionalización que se pretende, a través de la determinación de los "puntos frontera" entre comarcas/regiones colindantes. Este modelo presenta un conjunto de restricciones operativas que se sustentan, básicamente, en el número medio aproximado de comarcas o regiones que se desea obtener o, en todo caso, en su número máximo o mínimo, si ya han sido decididos previamente con alguna exactitud. Y así, por ejemplo, y a la vista de las comarcalizaciones o regionalizaciones que se hayan podido ir realizando hasta la fecha en el ámbito territorial que es objeto de nuestro estudio, y de los objetivos comparativamente perseguidos, juzgamos en principio, razonable y posible, una división territorial de dicho ámbito que ofrezca un número de comarcas o regiones no superior al máximo número de las obtenidas en las divisiones territoriales ya efectuadas. En este orden de ideas, la superficie de la comarca o región teórica nos permitirá el establecimiento de una malla o red sobre el plano en planta que nos facilitará la selección, como "cabeceras de comarca o de región", de un número de municipios no superior a una cantidad fija.

Por otra parte, la comarcalización que obtendremos por aplicación del algoritmo descrito será distinta en función de cuáles y cuántos sean los municipios sobre los que se aplique el modelo gravitatorio. Por esta razón, resulta conveniente partir de ciertas hipótesis, al respecto, que sean claras y determinantes, y que podríamos denominar "restricciones espaciales del modelo general".

Dados los municipios relevantes "i" y "j", obtenidos a través del segundo modelo propuesto (de DECISIÓN) al que hemos aplicado posteriormente, las restricciones espaciales señaladas, y siendo "x" un municipio intermedio entre ambos, en el que se igualan los flujos de recursos atraídos desde "i" y "j" y que constituye, consecuentemente, la frontera entre las comarcas o regiones de atracción o "campos gravitatorios" de "i" y "j", por aplicación del modelo gravitatorio al que le hemos suministrado los datos adecuados obtendremos un "punto frontera" para cada par de municipios a los que se aplica el modelo. Pues bien: la envolvente que la unión recta de aquellos "puntos frontera" determinan alrededor de cada municipio relevante, constituye el límite geométrico comarcal o regional del que dicho municipio es cabecera.

Una vez obtenidas las comarcas o regiones que pudiéramos denominar "geométricas", y sobre un plano del territorio en el que se encuentren bien marcados los límites municipales, se procede a la adecuación, por proyección, de las comarcas/regiones geométricas con las comarcas/regiones reales. Dicha adecuación debe llevarse a cabo, fundamentalmente, considerando que la posición relativa del casco urbano de un municipio cualquiera en relación al límite geométrico comarcal o regional es la que determina o no su inclusión en una u otra de las comarcas o regiones existentes a ambos lados de dicho límite fronterizo.

Por último, y al objeto de una mejor comprensión de los capítulos posteriores de nuestro trabajo, se lleva a cabo una explicación sucinta de los conceptos básicos utilizados en la investigación, sin perjuicio de que puedan encontrarse explicitados, con mayores especificaciones y detalles, en los apartados correspondientes del cuerpo central del presente libro o bien en sus anexos.