FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA DIDÁCTICA EN EL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA DIDÁCTICA EN EL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

Carlos Manuel Cañedo Iglesias
Matritza Cáceres Mesa

Volver al índice

 

 

 

 

2.1.7. UN EJEMPLO DE FORMULACIÓN DE OBJETIVOS

A continuación, presentamos un ejemplo de formulación de objetivos, tomando de un Programa Analítico de la asignatura Biología, del cual hemos seleccionado el siguiente objetivo general: "Explicar, a partir del análisis de la diversidad de los animales, su unidad material, al generalizar la existencia de la estructura celular, así como las propiedades y los procesos que aseguran la supervivencia tanto del individuo como de la especie".

Al realizar el análisis metodológico de la unidad, en primer lugar es necesario derivar sus objetivos a partir del objetivo general de la asignatura, para lo cual se debe considerar el principio de la derivación gradual, es decir, la concepción en sistema.

Basado en este principio, del objetivo del programa se puede determinar y formular para la unidad varios objetivos, como por ejemplo el siguiente: "Definir a los animales mediante un modelo y reconocer sus características esenciales y generales, así como evidenciar, en la gran diversidad de este reino de organismos su origen y su complejidad gradual".

Comparado con el objetivo del programa es apreciable el principio señalado, en la formulación del objetivo de la unidad.

El profesor debe tener en cuenta que los objetivos del proceso enseñanza-aprendizaje expresan lo que del alumno se aspira a que sea capaz de hacer, y este propósito, ideal, subjetivo, adquiere objetividad y se concreta en las tareas docentes, en la actividad que desarrollan los alumnos bajo la dirección del profesor. Así, la actividad precisada en el objetivo, es lo más importante, la esencia, el núcleo fundamental. En el ejemplo indicado, no se trata de que los alumnos conozcan las características de los animales sino que sean capaces de definirlos, reconocer rasgos esenciales y generales. Por tanto, al elaborar el objetivo hay que expresarlo en términos de aprendizaje (acciones), que se vinculan con los conocimientos referidos al organismo animal.

Al caracterizar el ejemplo analizado, el objetivo contiene, como núcleo fundamental, la habilidad a formar, o sea, la definición de conceptos, la cual tiene la acción de definir, y operaciones dirigidas a este fin, y que, en resumen exigen de los alumnos a partir de la observación de un modelo, la esquematización, la descripción de las características, la comparación y, finalmente el enunciado de los rasgos esenciales de los animales. Ya, está determinado el sistema de conocimientos, representado por las características de los animales, y lo que se aspira que sepan hacer; sin embargo es necesario tener en cuenta las condiciones en que los alumnos van a apropiarse del contenido: los niveles de asimilación, profundidad, sistematicidad, y tiempo en que deben manifestar el dominio del objetivo.

El análisis detenido del objetivo formulado indica la necesidad de derivar objetivos específicos que puedan alcanzarse por los alumnos en un sistema de clases. De esta forma, lo primero es determinar las características esenciales de un animal, al que por su contenido puede desarrollarse en el término de una clase.

Se ha señalado que el objetivo de la unidad es la guía fundamental y, en su formulación está explícito el núcleo esencial, la habilidad, en que se propone que los alumnos sepan definir utilizando como procedimiento, un modelo que concreta los rasgos suficientes y necesarios (esenciales presentes en todos los organismos del reino).

Después de este análisis estamos en condiciones de determinar y formular el objetivo de la clase en los siguientes términos: "Definir al organismo animal, mediante un modelo, a partir de la observación, descripción y comparación, que permitan el reconocimiento de sus características esenciales en presencia de organismos del reino o de otros reinos estudiados".

En la etapa de planificación y estructuración de la clase, la determinación de los objetivos es lo primero, para su cumplimiento, le corresponde al profesor concretar el sistema de actividades lógicamente ordenadas, mediante las cuales se interrelacionan el contenido, los métodos, los recursos didácticos y se establece la forma mas adecuada de organizar la actividad docente.

Este proceder evidencia la función de orientación del proceso docente a partir de los objetivos y la relación dialéctica que se establece entre él y el resto de los componentes didácticos, como se muestra en el siguiente gráfico: