FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA DIDÁCTICA EN EL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA DIDÁCTICA EN EL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

Carlos Manuel Cañedo Iglesias
Matritza Cáceres Mesa

Volver al índice

 

 

 

 

2.2.3. LA SELECCIÓN DE LOS CONTENIDOS DE LA ASIGNATURA

De todo el conjunto de contenidos que posee la ciencia, tanto en el sistema de conocimientos como en el de habilidades, se incorporan al contenido de la asignatura aquellas que sean factibles, en dependencia del papel y lugar de dicha asignatura en el Plan de Estudios, es decir, de los objetivos que tienen que lograrse en la formación del profesional.

El contenido de la enseñanza se precisa en el Plan de Estudios, en el programa analítico de la asignatura y en el plan de clase, en cada caso su estructura estará determinada por los objetivos, por la lógica de la ciencia y por la lógica del proceso de enseñanza-aprendizaje.

En los marcos de este documento, asumimos como criterio fundamental para la selección de los contenidos la correspondencia del mismo con la tarea profesional, es decir, la identificación de aquellos contenidos que son necesarios para realizar la acción específica dentro de la estructura de la actividad profesional, las funciones que ella realiza y su desarrollo histórico.

La identificación de los contenidos teniendo en cuenta este criterio, según el método teórico de la actividad, facilita la inclusión en el Programa Sintético, y en el Programa Analítico de Asignatura, de los contenidos esenciales para la formación del profesional (invariantes de conocimientos y habilidades), evitando la inclusión de aquellos no fundamentales, así como la repetición o los solapamientos innecesarios.

Desde esta perspectiva, en cada asignatura se seleccionan los contenidos en función de la carrera y del área de formación a la que pertenece lo cual justifica su papel en el Plan de Estudios de forma tal que contribuya a la formación del estudiante en función de la profesión.

• Factores a considerar en la selección de los contenidos.

La selección del contenido de las asignaturas y su tratamiento didáctico está determinado fundamentalmente por los factores siguientes: • Factor Social: Las exigencias que la sociedad demanda en la formación del profesional para lo cual las asignaturas del Plan de Estudios deben tributar a dicha formación.

• Factor lógico: Se manifiesta en la asignatura de manera diferente que en la ciencia, es decir, no tiene que corresponderse debido a que la ciencia va acumulando los conocimientos siguiendo un orden riguroso y de dependencia; la lógica de la asignatura se estructura fundamentada en las características de los estudiantes en los diferentes niveles educativos.

• Factor Psicológico: Responde a las particularidades de la edad de los estudiantes y a las propias regularidades del aprendizaje

• Factor Didáctico: Determina las condiciones concreta en que se desarrollará el proceso de enseñanza-aprendizaje en la asignatura y sobre todo la relación que se establece entre los componentes: objetivo-contenido-método • Propuesta de fases para la selección de los contenidos La tarea de selección de los contenidos a nivel macro (Plan de Estudios), o micro (asignatura) es una tarea compleja para lo cual se requiere de dos fases: • Primera fase: Preparación de la selección, esta fase se lleva a cabo por diferentes vías: • Revisión de la literatura especializada: • El profesor debe estar siempre en contacto con publicaciones o tratados generales, investigaciones o informes que tengan relación con el asunto que él trabaja. No tiene sentido trabajar un tema siempre de la misma forma, como si nada hubiera ocurrido en ese campo. El profesor tiene que hacer un esfuerzo por documentarse y a través de este trabajo identificar conceptos básicos a abordar, tener un índice temático de contenidos que se han abordado en otros programas similares y una estructura general del campo (marco sintáctico)

• Identificación de los contenidos axiales de ese campo: • Aquí puede ser importante acudir a la ayuda de un experto para que con su auxilio se clarifique más el campo de conocimiento adquirido en la etapa anterior . Un experto puede:

• Ofrecernos una visión amplia y comprensiva del área temática

• Ayudarnos a discriminar entre lo fundamental y lo secundario

• Ayudarnos a captar las relaciones existentes entre las ideas rectoras La visión del experto no es propiamente didáctica. Él analizará su disciplina desde la propia disciplina. No se trata por tanto de que él haga la programación, pues a su visión hay que añadir las condiciones de los alumnos, del profesor y de la institución así como la intención educativa que persigue el proyecto curricular.

• Proceso Experiencial: • No basta con saber cuales son los conceptos y temas fundamentales, sino que hay que relacionarlo con otras variables y condiciones que constituyen el marco de adaptación a cada situación específica, como son:

• Las necesidades sociales, el contexto y los objetivos del programa.

• Segunda Fase: Determinación de los contenidos programáticos, se lleva a cabo teniendo la estructura lógica interna de cada asignatura como la estructura psicológica, a partir de los siguientes criterios generales: • Representatividad: Cuando hay temas diversos dentro de un conjunto y no son todos estrictamente necesarios, hay que actuar siguiendo procedimientos de muestreo de forma tal que la selección hecha sea un buen reflejo del conjunto • Ejemplaridad: Aquí se trata de seleccionar los contenidos fundamentales, las ideas rectoras de cada área temática. Estos contenidos deben actuar como eje organizador de todos los demás, son conceptos básicos (invariantes de conocimientos y habilidades), que van a permitir adquirir otros nuevos, tienen un valor instrumental, sirven al sujeto para su desarrollo cognitivo y tienen también un valor lógico pues permiten estructurar en torno a ello las distintas nociones de ese campo.

• Significación epistemológica: Aquí se trata de descubrir conceptos claves que actúan de sistema de conexión de la estructura temática. Es condición fundamental de la selección respetar la estructura propia de cada ciencia.

• Transferibilidad: Hay que privilegiar aquellos aspectos con mayor poder de transferencia instructiva. Es decir aquellos conceptos, datos, habilidades, actitudes y valores cuyo dominio puede generalizarse a situaciones distintas a aquella en que se aprendió.

• Vigencia: Se refiere a la actualización científica, teórica y técnica del campo disciplinar y profesional, en correspondencia con la ciencia la tecnología y la sociedad • Congruencia: Los contenidos programáticos deben estar en correspondencia con las intencionalidades del programa analítico de la asignatura y con los objetivos curriculares del Plan de Estudios.