FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA DIDÁCTICA EN EL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

FUNDAMENTOS TEÓRICOS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA DIDÁCTICA EN EL PROCESO ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

Carlos Manuel Cañedo Iglesias
Matritza Cáceres Mesa

Volver al índice

 

 

 

 

2.4.1. CLASIFICACIÓN DE LAS FORMAS ORGANIZATIVAS DEL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

La clasificación adoptada en los marcos de este trabajo obedece a dos criterios fundamentales:

• Atendiendo al número de participantes en el proceso

• En correspondencia con los niveles de acercamiento a la vida • Atendiendo al número de participantes en el proceso puede ser:

• Tutorial o individual,

• Grupal, En dependencia de la cantidad de profesores de que se dispone, el proceso de enseñanza-aprendizaje se puede llevar a cabo de una forma tutorial, en la que un profesora atiende a un solo estudiante, o en forma grupal en que atiende a un colectivo. Estas condiciones pueden cambiarse operacionalmente durante el desarrollo del proceso. Así, los grupos de estudiantes se pueden dividir en equipos aún más pequeños, de 2, 5 o 10 alumnos, en dependencia del tipo de labor que se vaya a desarrollar. Esta es la dimensión espacial del componente que expresa la organización del proceso o forma.

La organización externa del proceso, también se hace en una dimensión temporal, en dependencia de las condiciones materiales existentes. Así, el proceso se organiza por año, semestre, semana, etc. A cada asignatura se le asigna para su desarrollo una determinada cantidad de horas lectivas. El tiempo de que dispone cada asignatura es un elemento importante para significar la importancia relativa que ella posee y su expresión organizativa.

La forma está dialécticamente relacionada con el método, mientras esta atiende la organización externa del proceso, el método atiende la organización interna.

• En correspondencia con los niveles de acercamiento a la vida (actividad profesional) se puede clasificar en: • De carácter académico, posee contenidos abstractos que no reflejan la realidad circundante en su totalidad, tiene contenidos básicos fundamentales y adquiere la forma de clases o sesiones.

• De carácter práctico-profesional, posee contenidos que reflejan la realidad de la profesión en su totalidad, agrupa a las asignaturas del ejercicio de la profesión o del área de énfasis, donde integran los contenidos y acerca a los

estudiantes a la futura actividad profesional. El contenido es el propio de la actividad de la producción y los servicios, y el proceso se desarrolla mediante la forma de práctica pre-profesional en las unidades laborales.

• De carácter investigativo, el contenido fundamental es la actividad científico-investigativa, que se convierte en el instrumento fundamental para la solución de los problemas y se desarrollan en la forma de trabajo investigativo de los estudiantes.

A cada una de estas formas, le corresponde, a su vez una tipología.

Las clases son la forma del proceso de enseñanza-aprendizaje que se desarrollan cuando este tiene un carácter académico; es decir, cuando no se identifica con la realidad social, sin dejar de tener una importancia fundamental.

Si el número de estudiantes que componen el grupo es estable, la clase, como forma organizativa del proceso de enseñanza-aprendizaje de carácter académico, se mantiene inalterable y en ese marco los estudiantes, dirigidos por el profesor, se apropian del contenido mediante el desarrollo de los métodos, y utilizando determinados medios, alcanza los objetivos propuestos. Si ese número varía en correspondencia con los objetivos y con el contenido del proceso, surge una tipología de clase, cuya clasificación se hace sobre la base de sus función.