LA IMPORTANCIA DEL DESARROLLO ORGANIZACIONAL EN UNA INSTITUCIÓN PÚBLICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR

LA IMPORTANCIA DEL DESARROLLO ORGANIZACIONAL EN UNA INSTITUCIÓN PÚBLICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR

José Antonio Sánchez Cortés

Volver al índice

 

 

 

 

1.7. Sindicalismo

El sindicato gremial representa a los trabajadores de distintos gremios. Al negociar contratos los negociadores del sindicato hablan de obtener salarios de competencia. Este término se refiere a tener condiciones contractuales similares, en especial respecto a sueldos y prestaciones, en las distintas empresas, a fin de impedir que un empleador tenga una ventaja favorable en términos de costos laborales sobre otro. Los patrones de negociación permiten a los sindicatos demostrar a sus miembros que reciben salarios y prestaciones semejantes a otros empleados que hacen trabajos similares y los empleadores tienen la seguridad de que sus costos laborales son comparables con los de la competencia, también impiden los problemas políticos en el sindicato.

Se desconocen las negociaciones laborales se percibe el proceso como un conflicto entre fuerza de trabajo y la dirección, se incluyen sesiones maratónicas, exhibiciones de poder, en realidad el negociar un acuerdo laboral supone horas de planeación, desarrollo de estrategias de negociación. Además las negociaciones es sólo parte del proceso de negociación colectiva. Esta incluye presiones económicas, en forma de huelgas y boicots por parte del sindicato; despidos masivos, cierre de plantas y reemplazo de huelguistas por el lado patronal, además, una o ambas partes buscan ayuda del público o de los tribunales, como medio para presionar a la otra .

El desarrollo de las estrategias de negociación, tienen que iniciar con un plan escrito que cubra su estrategia de negociación. El plan debe considerar las propuestas que el sindicato está dispuesto a presentar, con base en los acuerdos más recientes con otros empleadores y las demandas pendientes de las negociaciones anteriores. A su vez deben considerar las metas en que el sindicato se esfuerza para alcanzar y la medida en que pueda hacer concesiones o recurrir a la huelga para alcanzar tales metas.

Como mínimo las estrategias negociadoras del empleador deben abarcar los siguientes puntos:

1. Propuestas probables del sindicato y respuestas de la dirección

2. Lista de demandas de la dirección, límites a las concesiones y respuestas previstas del sindicato

3. Desarrollo de una base de datos para poyar las propuestas de negociación de la dirección y para contraatacar las demandas del sindicato.

4. Un plan operativo de contingencia en caso de huelga

Ciertos elementos estratégicos son comunes al patrón y al sindicato. Por lo general, las demandas iniciales que presenta cada lado son mayores a lo que se espera alcanzar. Esto se hace a fin de lograr espacio para las concesiones. Además, usualmente cada parte evita entregar el máximo conceder a fin de permitir mayores concesiones que pudieran requerirse para romper un punto muerto en la negociación.

Durante las negociaciones, es necesario que cada parte ceda lo suficiente en su posición original para llegar a un acuerdo. Si esto no ocurre, existe la posibilidad de que las negociaciones lleguen a un cuello de botella y que el sindicato recurra al uso de la fuerza económica para lograr sus demandas, de lo contrario, la única opción sindical disponible es mantener a los agremiados trabajando sin un contrato colectivo de trabajo, una vez que expire el antiguo. El sindicato puede ejercer su poder económico mediante, huelgas, guardias o boicots en contra de los productos del empresario e incluso alentando a otros grupos a hacer lo mismo. Como lo saben bien los directivos, la capacidad del sindicato de buscar una confrontación o incluso de amenazar con ella puede asimismo servir como forma de presión.

Recurso de huelga. Una huelga es la negativa de un grupo de trabajadores a realizar su trabajo. Aunque representan sólo una pequeña parte del total de días laborales perdidos en la industria cada año, constituyen una experiencia costosa, en términos de dinero, para todos los involucrados. Por lo general los sindicatos buscan que los agremiados la autoricen como recurso estratégico a fin de ganar concesiones que la hagan innecesaria. Una votación a favor de la huelga no significa que la gente quiera o espera estallarla; más bien supone un voto de confianza para fortalecer la posición de sus líderes en la mesa de negociación.

Recurso de guardia. Cuando un sindicato convoca a una huelga, coloca en las entradas de las instalaciones banderas rojas y negras, para hacer público el conflicto y desanimar a los empleados que quieran entrar a la institución. Aun si el número de empleados en huelga representa una pequeña parte del total de trabajadores en la institución, pueden provocar el cierre completo si hay suficientes simpatizantes. Del mismo modo, debido a que muchas veces los sindicatos se niegan a cruzar las guardias de otros sindicatos.

Recurso de boicot. Otra arma en manos de los sindicatos es el boicot, es decir, negarse a comprar o adquirir los bienes o servicios que son producidos por la empresa.

Recurso del paro. El paro surge cuando un patrón o institución toma la iniciativa de cerrar sus operaciones. Este recurso, además de utilizarse en casos de estancamiento e las negociaciones, sirve para que los empleadores combatan una huelga de brazos caídos, eviten el daño o la posible violencia relacionado en el conflicto laboral.

Conciliación y arbitraje. Cuando las partes no logran resolver un problema, pueden recurrir a una tercera persona que funja como mediador o árbitro. Un mediador sirve principalmente para detectar hechos y abrir un canal de comunicación entre las partes. Casi siempre, el conciliador habla con uno de los lados para después hacerlo con el otro, a fin de sugerir soluciones o recomendar concesiones ambos que conducirán a una solución sin que ninguna de las dos partes pierda prestigio. Los mediadores no tienen fuerza ni autoridad alguna para obligar a una de las partes a un arreglo, por lo que deben utilizar sus habilidades de comunicación y el poder de convencimiento para ayudar a resolver las diferencias.