LA IMPORTANCIA DEL DESARROLLO ORGANIZACIONAL EN UNA INSTITUCIÓN PÚBLICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR

LA IMPORTANCIA DEL DESARROLLO ORGANIZACIONAL EN UNA INSTITUCIÓN PÚBLICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR

José Antonio Sánchez Cortés

Volver al índice

 

 

 

 

2.5 COMPONENTES FUNCIONALES DEL PROCESO ADMINISTRATIVO

Debido a que en el presente trabajo se ha dividido en cuatro componentes funcionales, se considero pertinente describir cada uno de estos componentes brevemente. En las siguientes secciones se encontrará dicha descripción.

2.5.1 Estructura Organizacional

Todas las organizaciones tienen una estructura física, una estructura social y una estructura administrativa que las soporta, y esta última esta formada por dos grandes factores: los básicos y los situacionales.

Los básicos son cuatro: definición del trabajo, departamentalización, margen de control y descentralización (delegación) de la autoridad.

Las organizaciones modernas cuentan con estos elementos en diversos grados y, con todo, éstos tienen sus raíces en la teoría universal del diseño.

La base de la descripción de puestos se encuentra en la división y la especialización del trabajo. No obstante, el primer problema al que se enfrenta la organización moderna es determinar el punto óptimo de especialización.

La departamentalización es el proceso de ordenar tareas individuales en grupos. Algunas de las formas más comunes de departamentalización incluyen la funcional, por productos, territorial, por clientes, por proyecto y por matriz. Sin embargo, en multitud de casos, las organizaciones tienden a utilizar una combinación de modalidades, originándose una departamentalización mixta.

El tramo de control se relaciona con la cantidad de personas que un supervisor puede manejar de manera eficaz. No existe un margen universalmente óptimo. Sin embargo, entre los factores del tramo del control, que se citan con mayor frecuencia están la similitud de funciones, la cercanía geográfica y la necesidad de dirección y control.

La descentralización esta presente hasta cierto grado en todas las organizaciones, aunque esta es una función de numerosos factores incluyendo las condiciones del mercado competitivo, el tamaño, la filosofía de la administración y los costos.

No hay dos estructuras de organización que sean idénticas, porque cada una se enfrenta a un ambiente distinto y se debe organizar de tal suerte que se acomode mejor a esas fuerzas particulares.

Las organizaciones poseen un ambiente interno y uno externo, en el interno, uno de los factores preponderantes es el tamaño de la organización, de hecho, cuando las organizaciones se agrandan, realizan transiciones hacia la formalización y tienden a lograr una mayor eficacia.

Una segunda variable interna de gran importancia son las características del empleado tales como, edad, educación, inteligencia, experiencia y educación familiar.

Una tercera variable interna es la percepción del ambiente bien como dinámico o bien como estático. En el ambiente externo, la dependencia y función de las fuerzas exteriores, constituye un factor situacional clave. La inestabilidad del ambiente es un segundo factor externo situacional. Otro factor situacional es la tecnología.