LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

UNA DEVALUACION ANUNCIADA

1992

El reciente comportamiento de las variables macroeconómicas en nuestro país evidencia serios problemas por venir. A pesar del esfuerzo gubernamental por controlar la inflación y el tipo de cambio, la amenaza de un proceso recesivo es muy grande.

Justamente el mayor problema a la fecha es la estabilidad del tipo de cambio, que ha sido uno de los principales elementos para la recuperación económica del país. Peor hoy se encuentra en riesgo por la imposibilidad de reducir el ritmo inflacionario por debajo de los dos dígitos. Y ,también ,por el alto déficit de la cuenta creciente. A nivel macro el control de la inflación es un elemento fundamental para el ajuste global de la economía .Entre más amplia sea la diferencia entre la inflación nacional y la de los países industrializados ( principalmente EU), más difícil es mantener el tipo de cambio. Y ello implica desajuste en el sector externo. Mayor inflación provoca que el tipo de cambio se sobrevalué si es que su nivel no varía de acuerdo a la diferencia entre las tasas de inflación nacional e internacional.

Eso es justamente lo que ahora sucede .El no poder alcanzar las metas de la inflación de un dígito sobrevalúa el peso con respecto al dólar. Ello significa fuerte presión sobre el tipo de cambio y conlleva al incremento del precio de las importaciones. Como lo mencioné la semana pasada ,dicho déficit puede ser manejable con la entrada de capital extranjero, siempre y cuando la tasa de interés sea activa.

Eso significa que sea superior a la que prevalece en el mercado internacional. Lo más grave es que una tasa de interés tan alta incide sobre niveles inflacionarios del país, pues acelera el ritmo de crecimiento de los precios. Con ello no sólo se frena el crecimiento del producto, sino también, se provoca mayor deterioro del sector externo porque las exportaciones incrementan su precio. El ajuste en estas circunstancias implica una devaluación de la moneda. Y ello es muy probable que suceda por varias razones; una, quizá la más importante es la escasez de capitales extranjeros en el mercado internacional. Sin fondos externos para financiar el fuerte déficit de la cuenta corriente, la presión de la demanda provocará la devaluación. Dos, las reservas internacionales aunque pueden ser usadas para fondear el mercado nacional de divisas y hacer frente a la demanda, la especulación las vuelve insuficientes. Tres , una devaluación volvería más competitivas las exportaciones y encarecería las importaciones. Ello podría ayudar a aliviar el peso sobre el déficit externo siempre que efectivamente las exportaciones se incrementen y las importaciones se reduzcan; fuera de eso provocaría recesión o inflación.

Por tanto, el manejo del tipo de cambio es fundamental para la estabilidad de la economía nacional .Pero no debe convertirse en “razón de Estado” su defensa a ultranza .Mayores pueden ser los problemas que genere el mantenimiento artificial del tipo de cambio que la devaluación natural que la lógica del libre mercado exige.