LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

UN BALANCE DE LOS LOGROS Y LOS CAMBIOS ECONÓMICOS

1992

El año que concluye, pleno de sucesos transcendentes, brinda una cara distinta del país en que vivimos. Las profundas transformaciones impulsadas por el actual gobierno encaminan a México hacia otros rumbos en su desarrollo. La historia dirá si el camino tomado fue el correcto. Por lo pronto, la economía ha entrado en una fase de estabilidad relativa y crecimiento sostenido. Así la inflación ha sido controlada y en 1991 se ubicó en 19.3%.Se espera que para el año que comienza sea de un solo dígito (del 9% aproximadamente).De igual forma ,en 1991 se presentó una tasa de crecimiento del 4.5%.En 1992 se espera un crecimiento del 4.7%.La nota discordante de estos logros es que los salarios reales han continuado su descenso, deteriorándose , con ello, los niveles de bienestar de la población y acelerándose , por ende ,el proceso de concentración del ingreso y la riqueza. Por ello , aunque el crecimiento se acelere , los beneficios no llegan ni a toda la población ni en la misma proporción.

En 1991 se dio un gran paso en el proceso de reprivatización de la economía al llevarse a cabo la venta de los bancos. Ello alentará la inversión pero creará un poder paralelo al del gobierno en manejo de la economía del país, tal y como sucedió hasta antes de 1982.Para 1992 se pretende que se haya concluido el proceso de venta de paraestatales, pues ya sólo quedan 35 empresas en proyecto de venta. El Estado no será más el motor de desarrollo del país.

Gracias a la venta de los bancos , en 1991 el gobierno alcanzó ,por fin, un equilibrio en el presupuesto público. Para 1992 se espera que tendrá su superávit primario del 6% como proporción del PIB. Ello permitirá también amortiguar la deuda interna y asegurar un menor índice inflacionario. El proceso de apertura comercial avanza a pesar de que el Tratado de Libre Comercio (TLC) aún no se firma. Y se espera que será firmado (si se firma) hasta1993.La incertidumbre respecto a la firma es producto de las discrepancias entre México y Estados Unidos respecto a la inclusión del petróleo dentro del Tratado. Como es lógico nuestro país se opone. Sin embargo, en realidad ya es poco lo que negocia nuestro país, pues gran parte de la producción petroquímica ha sido abierta al capital privado y extranjero y la explotación de pozos se hace a través de tres compañías extranjeras. Producto de esa misma apertura, el país sufre una transformación profunda. Nuevas compañías extranjeras acuden a producir sus bienes y servicios a México, con la consecuente quiebra de muchas empresas nacionales, incapaces de competir. Lo mismo sucede debido a la amplia entrada de productos extranjeros al país. Tan grave es esto que ya muchas empresas nacionales (sobre todo medianas y pequeñas) han optado por dejar de producir y dedicarse a comercializar los productos importados. Estas tendencias se mantendrán y se agudizarán en 1992. Una nueva visión sobre el desarrollo es lo que guía y orienta las acciones del gobierno mexicano .Un nuevo país se moldea .Sin embargo , los logros alcanzados a la fecha aún deben mostrar su permanencia y su convivencia. En este país donde aún el 27% de la Población Económica Activa (PEA) trabaja en el sector agropecuario. Y es en el campo donde la pobreza alcanza los índices más agudos. Y es en el campo donde la productividad es tan baja que no permite que el país produzca el total de sus alimentos y recurra a la importación. En un país donde aún la mitad de su población se encuentra en condiciones de pobreza y extrema pobreza.

Los logros deberán verse también en los niveles de bienestar de los trabajadores. Hasta ahora el país avanza ,pero sólo visto en conjunto.

A través de un análisis parcializado podemos ver que las cosas no van bien para todos. Y para algunos van muy mal. 1992 será el año de la consolidación de las transformaciones nacionales. Será un año para ver si el rumbo que se ha tomado es el correcto o si, una vez más, solo será mejor para unos cuantos.