LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

LA POLÍTICA ECONÓMICA, ERRÓNEA OTRA VEZ

3 de marzo de 1995

En su reciente comparecencia ante las comisiones de Hacienda de las Cámaras de senadores y diputados el Secretario de Hacienda Guillermo Ortiz aclaró cuáles fueron las causas de la crisis actual.

Según el Sr. Ortiz la causa fundamental fue haber descansado exclusivamente en el ahorro externo de capitales de corto plazo, sin resolver el problema estructural de la economía. Este hecho provocó, según sus declaraciones, que el déficit en cuenta corriente se incrementara hasta por 80 mil millones de dólares (md).

Creo que la afirmación del Sr. Ortiz hay que manejarla con cautela, porque, aunque tiene algo de verdad también esconde la realidad.

En primer lugar, efectivamente el haber hecho depender el crecimiento económico exclusivamente del capital especulador (ese que invierte en las acciones de la Bolsa de Valores o en Tesobonos) significó siempre un riesgo para la estabilidad y la viabilidad del modelo de crecimiento, por el hecho de que en cualquier momento pueden irse ya que lo único que los arraiga es una tasa de interés atractiva.

Durante, por lo menos, todo el año pasado muchas voces críticas advirtieron esta situación (en este mismo espacio se habló de ello varias veces). La respuesta a la advertencia fue: "exageran, todo va bien". Así, pues, el Sr. Ortiz no está descubriendo el hilo negro. Únicamente acepta hoy algo que como subsecretario de Hacienda del sexenio pasado debió haber aceptado. Yo me pregunto ¿Por qué entonces no dijo nada?. Esto, sin embargo, sólo es la mitad de la verdad respecto a la crisis. En realidad basar el crecimiento económico en la inversión especulativa no es un problema económico, es una decisión de política económica. Es decir, no se deriva de la naturaleza del funcionamiento económico, sino que depende de una decisión que toma el gobierno. Esa decisión se tomó como una alternativa para financiar el creciente déficit en cuenta corriente generado por la violenta e irracional apertura comercial. Otra pudo haber sido la medida de política económica que se hubiera podido tomar, pero no fue sino esa. Aquí el Sr. Ortiz bien podría explicarnos por qué se optó por esta medida si era errónea según su propia declaración. Más cuando la opinión publica ya había advertido que lo era. ( Me refiero a economistas que saben del asunto). Quizá podría argumentar el Sr. Ortiz que en ese momento no parecía errónea o inadecuada. Pero habría que recordar, entonces, que había fuertes evidencias del riesgo de fracaso que conllevaba dicha decisión, sobre todo porque el crecimiento del déficit en cuenta corriente parecía ya irrefrenable y todo apuntaba hacia una devaluación. Fenómeno que, por cierto, causa mucho más daño a una economía cuando la volatilidad de los capitales es muy alta.

Además, el Sr. Ortiz es impreciso y como sé que es un buen economista y no creo que se equivoque en cosas tan elementales, me parece que la imprecisión es a propósito, buscando no sé que fines. Dice el Sr. Ortiz que la errónea decisión acerca del manejo del ahorro externo de corto plazo provocó el incremento del déficit en cuenta corriente.

A lo mejor para quien no sabe de Economía esto puede parecerle razonable, pero para quien sabe siquiera un poco resulta absurdo, puesto que no existe la más mínima posibilidad de que lo uno cause lo otro. Incluso basándonos en cualquiera de las teorías económicas existentes. Por el contrario el error se cometió precisamente al querer resolver el problema del déficit que fue originado por otras causas.

Precisamente el Sr. Ortiz reconoce que el problema estructural de la economía no se resolvió. Eso sí fue lo que provocó el crecimiento del déficit de la cuenta corriente. Pero eso no lo dice. Y parece que el Sr. Ortiz no quiso decir esto, porque, entonces, podríamos preguntarnos ¿Por qué el gobierno anterior no fue capaz de resolver el problema estructural de la economía y en su lugar lo agravó con la apertura comercial? ¿Por qué entonces, el Sr. Ortiz, ahora tan crítico no dijo nada sobre resolver este problema que podría desbordar la crisis? ¿ No lo dijo? ¿Lo dijo y no le hicieron caso? ¿Si no le hicieron caso y no estaba de acuerdo en que fuera correcto lo que se hacía por qué no renunció a su cargo?

Así el Sr. Ortiz nos dice medias verdades que son también medias mentiras.

Lo que provocó la crisis fue efectivamente una errónea, miope y terca política económica que ni siquiera estaba encaminada a resolver los problemas de fondo de la economía mexicana. Esto lo acepta el Sr. Ortiz, pero su planteamiento parece querer llevarnos a otro lado.

Y si, efectivamente, lo que quiere ocultar es que veamos que a fin de cuentas esa política económica es la misma que se va a seguir utilizando. Aunque parece hacernos creer lo contrario cuando dice "Ya no debemos volver a repetir ese error". Pero hay que pensar si en realidad no se está cometiendo el mismo error cuando para resolver el problema de la actual de crisis financiera se recurre a elevar nuevamente las tasas de interés para atraer al capital extranjero, según lo reconoció el propio gobernador del Banco de México. Que sepamos, sólo el capital especulativo es el que se mueve por este mecanismo. Eso ¿No es caer otra vez en el error?.

Si la política económica anterior no resolvió el problema estructural de la economía mexicana, ¿Qué medidas de política económica está planteando el nuevo gobierno para solucionar ese problema? ¿Va a revertirse la apertura comercial para dar un respiro a las empresas nacionales? ¿Va a fortalecerse el gasto público para impulsar la demanda? ¿Va a reducir los impuestos? ¿Va a aumentar los salarios? ¿Va a reducir las tarifas de los servicios públicos? ¿Cuál es la propuesta? Porque hasta donde vemos ahorita no hay sino una continuidad con lo que se venía haciendo. En otras palabras. Todavía no hay evidencias para creerle al Sr. Ortiz que ya no se cometerán los mismos errores.

Dice el Sr. Ortiz que los errores del pasado nos han llevado a la recesión y que el programa de ajuste que implementa el gobierno no es recesivo. Que, en todo caso, recesivas son las causas.

El Sr. Ortiz ha de creer que nuestro el coeficiente intelectual es de cero para decirnos esto. Por mucho que no se sepa de Economía con apego a la lógica cualquiera puede ver que el plan de ajuste se basa en las mismas medidas de política económica que según él provocaron la recesión. Luego, efectivamente el entorno económico es recesivo pero eso no quiere decir que esa política económica que se está aplicando sea la única posible de aplicar. Hay otras políticas económicas susceptibles de implementar que no son recesivas y que podrían impulsar rápidamente el crecimiento económico sin volver a pasar por "el doloroso proceso de ajuste" y el "sacrificio" que esto significa.

Respeto al Sr. Ortiz porque es un brillante economista, pero sus declaraciones son un juego político que no se vale porque no nos habla con la verdad y lo hacen ver mal porque nadie le va a creer que las incoherencias que dice las dice por error. No, lo hace con una plena intención, pues él sabe muy bien que no está diciendo toda la verdad.

Respeto al Sr. Ortiz, pero lo que no me parece digno de respeto, es esa falta de a nuestra capacidad de discernimiento y el que nos trate como si no hubiera quién por saber de economía no va a creerle sus cuestionables argumentos.