LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

ESTATIZACION VS REPRIVATIZACIÓN

1988

Un esfuerzo de años por parte del Estado fue ir creando un amplio actor paraestatal que sirvió de base para la industrialización del país y de motor de crecimiento a la economía nacional en las últimas décadas.

Basada en una política que concebía la empresa paraestatal como un mecanismo para redistribuir la riqueza y orientar el desarrollo económico con fines de equidad social, impidiendo con ello la anarquía que produce el libre juego de las fuerzas y leyes económicas del mercado. Hoy el sector paraestatal se enfrenta a un fuerte desmantelamiento producto de una política que parte del hecho de considerar que la amplitud de este sector es uno de los causales fundamentales de la crisis económica que vivimos, en gran parte debido a la improductividad y corrupción que ha privado en él, lo cual lo ha desviado de sus objetivos primarios. Considerando por tanto que es necesario llevar a cabo un rendimiento del Estado para devolverle a la economía su dinámica perdida. Por ello la venta, fusión, transferencia y liquidación de las empresas paraestatales se ha convertido en uno de los pilares fundamentales sobre los que descansa la política de modernización adoptada por el actual gobierno y propuesta por el próximo que tendrá el país a partir de diciembre.

La idea que subyace tras este planteamiento es que el Estado no tiene capacidad para administrar ciertas áreas de la economía. Su presencia en ellas según se dice y el desplazamiento de la inversión privada han sido causa de los rezagos en esas áreas, se impone pues, pasar de la estatización a la reprivatización de la economía. Para tal fin desde el inicio de la administración se hicieron reformas a la Constitución Mexicana para delimitar las áreas en las que el Estado podría participar llamándolas "estratégicas". El primer paso en este sentido fue reprivatizar el 34 por ciento de las acciones de la Banca Comercial nacionalizada en su totalidad el 1º de septiembre de 1982. El segundo fue vender todas aquellas acciones que pertenecían a los bancos de diversas empresas y de las que el Estado pasó a ser propietario a través de la nacionalización. A unos meses de concluir la actual administración una gran cantidad de las empresas que componían el sector paraestatal en 1982 han sido desincorporadas, liquidadas o fusionadas.

Es cierto que no tenía razón de ser que algunas empresas estuvieran en manos del Estado y que si así se dio fue para en su momento, evitar que ciertas líneas de producción se perdieran ya que de manos privadas se recibieron en condiciones de bancarrota.

Es cierto que algunas empresas son improductivas por ineficiencia en su administración y corrupción. Pero no es posible aplicar como regla general que todas las empresas del Estado se encuentran en esta situación y aun pasando por encima de la consideración de "estratégicas" de algunas, se trata de reprivatizar a la mayoría de ellos sin un concepto de selectividad, irracional y aceleradamente.