LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

EL PLAN DE RESCATE, HIPOTECA DEL FUTURO DE MÉXICO

1995

En su comparecencia ante la Cámara de diputados el Secretario de Hacienda Guillermo Ortiz, confirmó que fue un error de Política Económica subsanar la falta de ahorro interno con recursos externos de carácter volátil por ser de corto plazo.

En otras palabras lo que esto significa es que el crecimiento del país se estuvo sustentando en las frágiles bases de una capitales extranjeros que se orientaron principalmente a la inversión especulativa. A través, principalmente de la compra de Tesobonos.

Cosa que era de sumo riesgosa puesto que estos capitales se mueven con suma facilidad y la única manera de retenerlos es a través de altas tasas de interés.

Por desgracia muchas voces críticas advirtieron este error y su riesgo. (En esta columna también lo dije en su momento).

Ahora, el problema más inmediato que enfrenta el gobierno de nuestro país es el hecho de haber sufrido una considerable merma en sus reservas de divisas en un momento en el que se tiene que cubrir una importante obligación de pago por esas inversiones especulativas. Veamos por qué:

Una gran cantidad de capital extranjero que se invirtió en México en los últimos años fue a través de la compra de Tesobonos.

Los Tesobonos son títulos de crédito denominados en moneda extranjera en los que se consigna la obligación del gobierno federal de pagar a una fecha determinada una cantidad en moneda nacional equivalente al valor de dicha moneda extranjera. En otras palabras la venta de Tesobonos implicó una creciente deuda del gobierno.

El problema en estas circunstancias es del 15 de enero al 15 de febrero el monto de los pagos que tiene que hacer el gobierno por concepto de Tesobonos es de cerca de 5000 millones de dólares (md) (más o menos el 90% de las reservas de divisas actuales). Pero la situación se agrava para marzo, mes en el cual la cantidad a pagar suma 9687 md. Cantidad muy superior a la de las reservas de divisas.

Lo que pretende hacer el actual gobierno es tratar de convertir esta deuda de corto plazo en una deuda de más largo plazo. Es decir cumplir con la obligación del pago de los Tesobonos con nuevos títulos de crédito de más largo plazo. Pero para ello necesita asegurarle a sus acreedores (los poseedores de los Tesobonos) que la deuda será pagada posteriormente. Por ello es que hoy resulta tan importante el aval que el gobierno de los Estados Unidos pretende brindar a nuestro país.

El llevado y traído apoyo de 40 mil md que ofrecerá Estados Unidos (si los congresistas norteamericanos lo aprueban) no es un dinero que nos van a prestar. Es una garantía, un aval que da el vecino país del norte. Contra esa garantía el gobierno de México podrá emitir títulos de deuda denominados en dólares y colocarlos en los mercados nacionales e internacionales con la seguridad de que a su vencimiento éstos serán cubiertos sin importar lo que pase en México.

Si por alguna razón al vencimiento de dicha deuda nuestro país no pudiese pagar esos créditos, el gobierno de Estados Unidos lo haría. Por eso es aval. Pero de suceder esto Estados Unidos se cobraría con los recursos que por venta de petróleo México deberá depositar obligatoriamente en una cuenta en el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Son varios los problemas que se derivan de esta situación.

Primero, el Secretario de Relaciones Exteriores José Ángel Gurría ha dicho que esa posibilidad de que no pueda hacerse frente a dichas obligaciones es muy remota. Lo cierto es que no lo es tanto dadas las condiciones recesivas actuales y los problemas estructurales de México para volver a crecer. Hay que pensar esto, más bien, como un hecho muy probable.

Segundo. El monto del aval es muy elevado. Equivale al 12% del Producto Interno Bruto (PIB) estimado para 1995. De darse el caso de un incumplimiento de pago y utilizarse ese aval, México tendría que pagar una cantidad tal que comprometería la viabilidad de la economía nacional.

Tercero. Los recursos obtenidos por la emisión de nuevos títulos de deuda sólo podrán utilizarse para estabilizar la economía, los mercados financieros y cambiarios. Es decir deuda para pagar deuda y controlar el tipo de cambio, no para reactivar la economía.

Cuarto. El aval compromete a México a mantener vigente la actual política económica que precisamente es la que nos ha conducido a esta profunda crisis económica. Aquí ya estamos perdiendo soberanía.

Quinto. En virtud de la gran necesidad que tiene México de este aval el gobierno de Estados Unidos pretende sacar ventaja e influir en aspectos fundamentales de la economía nacional como es la de profundizar la privatización de la economía con Pemex y CFE a la cabeza. Y de igual forma en la política nacional del país como es el hecho de exigir que se rompan relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba.

Por desgracia estos recursos derivados del paquete de apoyo norteamericano no servirán ni para solucionar el problema de deuda externa, ni para solucionar el problema de déficit en la cuenta corriente y mucho menos para reactivar la economía.

El plan de rescate es para solucionar un problema de liquidez, coyuntural, de corto plazo. Pero si no se soluciona el problema estructural que impide a la economía crecer y dejar de endeudarse y por tanto dejar de depender del exterior, es muy posible que los beneficios cortoplazistas del plan se reviertan y se conviertan en el detonador de una crisis económica-financiera insalvable.

El plan de rescate significa hipotecar al país. Lo más grave es que no hay certeza de que se podrá pagar y entonces ¿Qué se va a hacer?.