LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

EL PACTO PARA LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA

1997

El domingo pasado se llevó a cabo la firma de una etapa más del Pacto para la Estabilidad, Competitividad y Empleo.

Como siempre, sus acuerdos no dejaron satisfechos a todos los participantes. Los empresarios hubieran querido una rebaja mayor en los impuestos y específicamente la desaparición del impuesto al activo, pero no. Los trabajadores hubieran querido un aumento de salarios mayor, pero tampoco.

Sin embargo los acuerdos a los que llegaron abren una perspectiva real de reactivación económica ya que en términos generales pretende el fortalecimiento del mercado interno, el estímulo a la producción y la reducción de la inflación.

En cuanto al estímulo a la producción destaca la reducción de la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 35 a 34%. Reducción que si bien puede parecer poca cosa, hay que reconocer que para el gobierno significa una reducción en sus ingresos fiscales de cerca de 4800 millones de dólares. De igual manera se reducirá por dos años la tasa de retención por operaciones de endeudamiento con el exterior. Se eleva a 25% la deducción anual por anticontaminantes.

En cuanto al fortalecimiento del mercado interno vemos que se presenta un incremento del 5% a los salarios mínimos. Incremento que será mayor para los trabajadores que perciban hasta cuatro salarios mínimos ya que reducirán su pago del Impuesto Sobre la Renta. En lo que se refiere a la reducción de la inflación las medidas acordadas están relacionadas con la reducción de tarifas de bienes y servicios del gobierno. El diesel industrial baja un 40%, el diesel marino un 20%, 14.8% en promedio se reducen las tarifas eléctricas de uso industrial, 10% las tarifas ferroviarias de carga y 18.1% las tarifas aeroportuarias.

Es importante resaltar la importante responsabilidad que adquiere el gobierno en la operatividad del Pacto. Las medidas más importantes le atañen directamente a él y tienen que ver con un sacrificio de sus ingresos. Ello significa que existe una voluntad por usar los recursos públicos ahorrados para reactivar la economía. De hecho así lo hizo saber el Doctor Aspe en la Convención de Industriales. De acuerdo con el Secretario de Hacienda la reducción del débito público permitirá en 1994 llevar a las finanzas públicas a saldo cero y utilizar el superávit existente para propiciar el crecimiento de la economía.

Con todas estas medidas se espera, además, reducir la inflación a un 5% para el próximo año. Lo que se espera, junto con el incremento salarial, permita fortalecer el mercado interno.

Hay que recordar que una de las tareas más urgentes en materia económica es justamente este fortalecimiento que genere estímulos a la producción, adicionales a la baja en los costos de producción.

Desde luego es mucho esperar que con estas medidas las crisis quede resuelta. Sin embargo, en las actuales condiciones de la economía ellas podrían representar un aliento que, si bien insuficiente, permita mantener en movimiento la economía del país.

Como quiera, cambios y transformaciones más profundas urgen y son inevitables para el mediano e incluso el corto plazo. La carga de la crisis ha recaído sobre los trabajadores y empleados de este país. Ellos a pesar del incremento del 5% de este Pacto, verán, de todos modos, reducido su ingreso real en un 14.7% a lo largo de todo el sexenio salinista.

Y es que, finalmente, el dinamismo económico no lo es todo. Si bien la economía mexicana a venido mostrando tasas de crecimiento positivas de 1989 a la fecha, también es cierto que la actual política económica ha sido incapaz de crear mecanismos para redistribuir la riqueza generada.

Hay quienes opinan que el relajamiento que permitirá esta nueva etapa del Pacto tiene muchos elementos de verdad. Pero ese reconocimiento evidencia la necesidad de dar un giro a la política económica para salvar no sólo la continuidad del grupo en el poder sino principalmente, para salvar la economía del país.