LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

EL CRÉDITO AL CONSUMO

17 de Octubre de 2005

Una variable económica que se está movimiento con particular rapidez es la deuda adquirida por particulares a través del crédito al consumo, el cual, según un reporte del Banco de México, ascendió a más de 217 mil millones de pesos en el período enero-agosto de este año, lo cual significa un crecimiento del 50% con respecto al valor de la deuda en el mismo período del año anterior y representa un crecimiento del 461% durante todo lo que va del actual gobierno del presidente Fox

El crédito al consumo tiene tres variantes principales: tarjetas, bienes duraderos y "otros", siendo el primer tipo el más importante ya que significa una deuda de 117 mil millones de pesos, lo cual representa 54% del débito total con la banca por el crédito al consumo, y cuyo crecimiento fue de 357% comparado con el monto observado en diciembre de 2000, cuando se ubicó en 25 mil 616.1 millones de pesos.

El segundo tipo de deuda por consumo ha crecido de una manera mucho más veloz, debido al incremento de la compra en abonos de bienes de consumo duradero, tales como muebles, refrigeradores, electrónicos, pero sobre todo automóviles, que pasó de un saldo de 3 mil 545.7 millones de pesos en diciembre de 2000, a otro de 42 mil 936 millones en agosto de 2005, es decir, más de 12 veces superior al monto de la deuda de particulares registrada en este rubro al inicio de la actual administración.

En el renglón de "otros", dentro de la clasificación del crédito al consumo, se incluyen los servicios tipo "viaje ahora y pague después", y se observa un incremento de 437% de manera que el saldo de la deuda en este tipo de bienes, pasó de 9 mil 655.9 millones de pesos en diciembre de 2000 a 51 mil 889.4 millones de pesos en agosto de 2005.

Este comportamiento es resultado de la creciente necesidad de las familias de financiar sus gastos de consumo, ante la imposibilidad de mantener sus niveles de demanda con compras en efectivo, lo cual es resultado del deterioro de su capacidad de compra.

Gracias a esto, el crédito al consumo constituye hoy el principal negocio de la banca comercial, pues según se observa en el informe del Banco de México, en diciembre de 2000, ocho de cada 100 pesos de la cartera de crédito vigente de la banca correspondía a este tipo de operaciones, pero en agosto de 2005, poco más de 27.5 de cada 100 pesos del crédito otorgado por los bancos tenía su origen en los préstamos al consumo. Específicamente, el uso de las tarjetas de crédito es el que ha impulsado con mayor fuerza el crecimiento de la deuda de los particulares durante el año actual, pues tuvo una tasa de incremento anual de 57.6% términos nominales. Entre agosto de 2004 y el mismo mes de 2005 el saldo de los préstamos facilitados por las tarjetas de crédito aumentó en 42 mil 767.7 millones de pesos.

Sin embargo, las precarias condiciones económicas en que se encuentran los consumidores, han provocado la aparición de una amplia cartera vencida que en agosto de este año sumó un total de 7 mil 473.7 millones de pesos, lo cual representa un incremento del 70% con respecto al valor observado el mismo mes del año anterior.

Es evidente que esta expansión está relacionada con una fuerte intención de los bancos por penetrar, nuevamente, de manera profunda, en el crédito al consumo. El problema es que se está incurriendo, otra vez, en los errores que provocaron la gran crisis bancaria de hace diez años: dotar de tarjetas de crédito a clientes insolventes, a quienes se les ofrece la tarjeta sin estudio previo y sin tener capacidad de pago. El crecimiento de la cartera vencida evidencia este problema, pero a lo mejor a los bancos no les importa mucho, pues a final de cuentas, el gobierno tendría que salvarlos nuevamente. ¿Quien dice que no aguantamos otro Fobaproa?