LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

COMO APROVECHAR EL BONO DEMOGRÁFICO

24 de Enero de 2005

En mi colaboración anterior me referí al significado del llamado “Bono Demográfico” y lo que representa como oportunidad para el desarrollo del país. Falta decir que se tiene que hacer para materializar esa oportunidad, de tal manera que puedan incrementarse los activos que generan ingreso y puedan ser utilizados por los grupos más pobres del país.

En materia de capital humano, hay que considerar que si la proporción de población en edad escolar ha comenzado a disminuir, el simple hecho de mantener el gasto público educativo en su nivel actual permitirá que los recursos por alumno crezcan. Esta mayor disponibilidad deberá incidir sobre la calidad en la educación, por lo que podrán mejorar el capital humano de la población de menores ingresos. Esto deberá incrementar la productividad del trabajo, lo cual redundará en mejores salarios; claro, siempre que existan los empleos para tal fin y que se puedan aprovechar los mercados mundiales que ofrecen mejores remuneraciones.

Adicionalmente se requiere continuar con acciones que incentiven y fortalezcan la demanda de servicios educativos, es decir, que permitan que las personas puedan destinar tiempo y esfuerzo a la educación, en virtud de que la posibilidad de ir a la escuela no sólo depende de que esta sea gratuita, sino, además de que no se tenga que realizar alguna actividad productiva que lo impida, en función del bajo ingreso de las familias.

También se requiere promover mayores oportunidades para la utilización del capital humano mediante la creación de mejores opciones de empleo, particularmente porque la población que se emplea en el sector informal no goza de los beneficios legales. Para ello se requiere otorgar mayores facilidades legales y menores costos para participar en el mercado formal de trabajo, tanto para quienes ofrecen trabajo como para quienes lo demandan.

Por lo que hace al capital físico, en la medida que el cambio demográfico traerá un aumento del ahorro, se incrementará de manera natural el potencial de acumular capital físico en la economía. Pero ello requiere contar con un sistema financiero que pueda captar ese ahorro y que abra el acceso al crédito, el cual es uno de los mecanismos más eficientes para incrementar la movilidad social y generar empleo. Esto implica la necesidad de crear un mercado de crédito competitivo para la población de menores recursos que provea incentivos y seguridad para ahorrar y que sea capaz de canalizar recursos financieros hacia actividades económicas de pequeña escala, con alto nivel de rendimiento.

En México ya se ha avanzado en ese sentido con las reformas creando el Bansefi (Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros), que ha diseñado una normatividad y regulación para la operación del sistema de microcrédito, para permitir la creación y expansión de microfinancieras que permitan el acceso a servicios financieros a los sectores de menores ingresos.

Este es un paso indispensable para lograr que la población en situación de pobreza tenga la posibilidad de contar con recursos para la inversión. Sin ello no será posible aprovechar el bono demográfico ni impulsar el desarrollo.