LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

BANAMEX-CITYBANK. LA DESNACIONALIZACIÓN DE LA BANCA MEXICANA

28 de mayo de 2001

Con la compra de Banamex por parte del City Bank, la semana pasada, se concretó una de las operaciones financieras más trascendentales de los últimos años y culmina un proceso de desnacionalización del sistema bancario nacional, cuyo origen se encuentra en la crisis de la banca de 1995, que puso al borde de la quiebra a todo el sistema financiero nacional y de la que sólo fue posible salir gracias a la intervención del Estado, que mediante la creación del Fobaproa y después del IPAB saneó prácticamente las 18 sociedades nacionales de crédito existentes en ese momento, y cuya propiedad ya había sido transferida por el gobierno a particulares.

Con recursos fiscales derivados del pago de impuestos, se pagaron las deudas de los bancos para hacerlos atractivos a los futuros compradores. Así, poco a poco, empezaron a aparecer los inversionistas extranjeros como dueños de bancos nacionales como Bilbao Vizcaya que compró Bancomer; Scotian Bank, Grupo Santander, y finalmente el más poderoso de los grupos financieros a nivel mundial, el City Bank que mediante una operación de 12,500 millones dólares tomó posesión del banco más antiguo e importante del país.

Hoy, a diez años del inicio de la privatización que inició el presidente Salinas, el 80% de los activos del sistema bancario está en manos de extranjeros. De hecho tan sólo en tres bancos (Banamex-City Bank, Bancomer-BBV y Serfin-Scotiant) se concentra el 55% de los activos bancarios del país y el 60% de la cartera total.

El problema de que los bancos comerciales se encuentren en manos de extranjeros radica en el hecho de que el sistema bancario es el mecanismo mediante el cual se regula la liquidez y el crédito de la economía mexicana. Hay que recordar que en México, el 90% del valor de las transacciones totales se realizan a través del sistema bancario. Esa es la razón por la cual dicho sistema constituye parte fundamental de la política monetaria y cambiaria. Estando en manos extranjeras, será muy difícil que el país mantenga su capacidad para controlar y dirigir efectivamente esas políticas, y cumplir con el fin de orientar el funcionamiento de los bancos para que respondan a objetivos nacionales. Y esta incapacidad pone en riesgo el sistema de pagos del país, del cual depende la operatividad de todo el sistema económico nacional.

¿Qué ganamos los mexicanos con la fusión de Banamex-CityBank?. Nada realmente o ¿acaso cree Ud. que el volumen del crédito va a incrementarse?. O ¿mejorarán las facilidades de acceso a esos créditos?. O ¿llegarán estos créditos a quienes realmente lo requieren?, por ejemplo el sector agropecuario y las micro y pequeñas empresas. La respuesta a estas interrogantes es un no rotundo, de modo que Ud. y yo no tenemos nada que celebrar.

Sin embargo, vale la pena el momento y la circunstancia para hacer notar que esta operación es una prueba de cómo avanza y se consolida el proceso de globalización en que está inmerso nuestro país y esta operación, también, es una muestra de a quién beneficia realmente dicha globalización.

Con Banamex, (antes con Bancomer, con ambos de hecho) se desvanece uno más de los iconos del México nacionalista de empresas y empresarios comprometidos con su país, y no simples especuladores que venden su alma al mejor postor. Un país donde no sólo la riqueza está cada vez más lejana para las mayorías, sino que también es lejana la posibilidad de corregir esa situación debido a la pérdida de la soberanía económica que significa entregar los activos nacionales a manos extranjeras.

Este país cada vez se parece menos al que tuvimos alguna vez, el problema es que cada vez, se parece menos al que quisiéramos tener.