NEOLIBERALISMO ECONÓMICO Y SU IMPACTO EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA PRIVADA Y SOCIAL

NEOLIBERALISMO ECONÓMICO Y SU IMPACTO EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA PRIVADA Y SOCIAL

Jesús Fernando Isaac García

Volver al índice

 

 

 

 

3.2. FILOSOFÍA QUE SUSTENTA AL NEOLIBERALISMO.

Hablemos ahora de la base filosófica de estas teorías para poder entender el mecanismo de aplicación.

La filosofía en la cual se plasman las bases de lo que hoy se llama el nuevo liberalismo se remonta a 1700 con el doctor Bernard Mandeville que sirvió de inspiración hasta nuestros días, pero veamos quien fue esta celebridad.

BERNARD MANDEVILLE (1670-1733).

Nació en Holanda. Médico de profesión, hizo carrera en Londres donde alcanzó fama pública por su vida licenciosa y de derroche, así como por formar agrupaciones satánicas como el “club fuego del infierno” (Hay pruebas en el museo Británico) también existe evidencia de que Mandeville era accionista de la compañía “mar del sur” la más gigantesca empresa especuladora y defraudadora del siglo XVII.

En 1714 publicó su libro “la fábula de las abejas o vicios privados, beneficios públicos”.

En todos sus escritos el planteamiento axiomático de Mandeville es que la naturaleza humana descansa en los siete pecados capitales. Según Mandeville si se suprimieran todos los actos salvo los debidos al desinterés, a la idea pura de bondad y amor a Dios cesaría el comercio, las artes se harían innecesarias y la mayoría de los oficios quedarían abandonados pues todas estas cosas existen para satisfacer apetitos puramente mundanos, los cuales son todos egoístas. “Si la naturaleza del hombre es viciosa, entonces las cosas provechosas para él proceden de causas viciosa, y así, los viciosos privados hacen la prosperidad pública” (1).

El mal llamado poema “el panal rumoroso” es un desarrollo de este axioma. Los hombres cual abejas de un panal rumoroso y prospero se movilizan por el afán de ocultarse los unos a los otros su pereza, lujuria, avaricia y orgullo. La envidia y la vanidad son las ruedas que mueven la industria y el comercio.

La moraleja del poema es que ante las quejas de los hombres insecto de sus propias mal andanzas, el Dios Júpiter decide liberar por completo el panal del fraude y colmar los corazones de honradez. En este instante todas las actividades productivas cesan y el panal desparece.

En base a este poema y a las observaciones que él mismo hiciera Mandeville reelabora los siete pecados capitales a los que denomina “apetitos capitales”.

1) Mandeville Bernard, “La Fabula de las Abejas”, Edit. F.C.E. , México D.F., Marzo 1986, Pag. 10.

1. SOBERBIA (Orgullo) / HUMILDAD.

Esto se debe a que pensamos que somos superiores a la creación. La humildad es como se disfraza el orgullo.

2. IRA / PACIENCIA.

La ira es la pasión que se adueña de nosotros cuando se estorban o contrarían nuestros deseos. La paciencia es el miedo única pasión útil que posee el hombre para contribuir a la paz y a la tranquilidad.

3. GULA / TEMPLANZA.

La templanza (honor) es el temor al reproche público.

4. LUJURIA / CASTIDAD.

La castidad es solo una mascara artificial de la lujuria. Sofoca y oculta las inclinaciones para propagar nuestra especie.

5. ENVIDIA / CARIDAD.

La envidia es el motor de la industria y el comercio. La caridad solo es un artificio que promueve la pereza.

6. AVARICIA / LARGUEZA.

Juntos son el más noble de los pecados. La avaricia es el ansia de riqueza y la largueza el afán de gastarlas.

7. PEREZA / DILIGENCIA.

La pereza la produce la religión y la diligencia solo se logra en la consecución de nuestros deseos y la satisfacción del amor propio. (2)

En cuanto a la religión, según Mandeville quienes constituyen los sectores más inteligentes y educados de la nación en todas partes son los que menos tienen de ella; que el artificio que más poder para hacer bribones que la estupidez, y en general el vicio no predomina en ninguna parte que no sea donde florecen las artes y las ciencias, además afirma que entre las gentes menos ilustradas, los pobres y los bobalicones campesinos en donde se encuentra generalmente la inocencia y la honradez.

Y termina atacando el concepto del nuevo testamento, “la caridad”:

“Las escuelas de caridad y todas las cosas que promueven la ociosidad y alejan del trabajo al pobre, son más cómplices de la villanía que el no saber leer y escribir”. (3)

En uno de sus ensayos Mandeville asegura que en una nación libre donde no se permite la esclavitud la riqueza más segura consiste en una multitud de pobres laboriosos y bueno, aún en las circunstancias más humildes es necesario que sean pobres al igualmente necesario que sean totalmente ignorantes de esta manera, será más fácil satisfacerles sus necesidades, entre menos educados sean, se conformarán con menos.

También afirma que el saber leer, escribir y conocer la aritmética, es muy necesario para aquellos cuyo negocio lo requieren pero que donde la subsistencia de la gente no depende de estas habilidades intelectuales, estas, son artes muy perjudiciales. (4)

“La asistencia a la escuela comparada con cualquier otro trabajo es holgazanería pura; cuanto más tiempo continúen los menores con este cómodo estilo de vida, más ineptos serán cuando crezcan, tanto en fortaleza como disposición para el trabajo que están condenados”. (5)

En realidad es una óptica muy clara de cómo se pretende dominar a la gente, como se aprecia, poco a poco se va aclarando el porque de los mecanismos de acción de las políticas económicas y su dureza en la población.

El padre de la economía Adam Smith fue fuertemente influenciado por Mandeville, que este a su vez, sirvió de inspiración a Michael Novak y a Friedrich Agust Von Hayek que son los padres de la doctrina neoliberal.

A continuación se pone en evidencia el sistema ético de estos dos importantes pensadores. De esta manera podremos determinar claramente el sistema ético vertido en la aplicación de las políticas económicas y comprender porque los gobiernos son tan duros en la ejecución de estos mecanismos.