NEOLIBERALISMO ECONÓMICO Y SU IMPACTO EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA PRIVADA Y SOCIAL

NEOLIBERALISMO ECONÓMICO Y SU IMPACTO EN LA ADMINISTRACIÓN PUBLICA PRIVADA Y SOCIAL

Jesús Fernando Isaac García

Volver al índice

 

 

 

 

ANTECEDENTES DEL NEOLIBERALISMO.

LA CRISIS DE UN SISTEMA.

La hegemonía del pensamiento neoliberal y el vigor de su puesta en marcha son dadas a mediados del siglo pasado.

Esta supremacía no fue impuesta en un día. Para comprender el génesis se deben de comprender dos ciclos históricos. El primero implica una larga batalla de ideas.

En junio de 1938, en Paris se tiene sin interrupción, una conferencia en la cual se discute la crisis del neoliberalismo. Esta reunión se desarrolla en el instituto nacional de cooperación intelectual convocada por el profesor francés Louis Rougier. El libro del ensayista americano Walter Lippman “The good society”, publicado en 1937 constituye la referencia de este coloquio. (1)

Lippman denuncia el lanzamiento del “colectivismo”. Según Lippman, el colectivismo se encarna en los regímenes, fascistas, nacional socialistas y Estalinistas, en el “New Deal” de los Estados Unidos o en el progreso del Keynesianismo en Gran Bretaña o todavía dentro del planismo de los partidos socialistas.

Para Lippman el “Colectivismo” forma el pensamiento único de esta época. Clasificar así el conjunto de estas corrientes económicas y políticas de por si diferentes bajo una sola formula “El colectivismo”, demuestra una falta de pertinencia por demás clara. (2)

Desde 1938 comienza una batalla ideológica contra el colectivismo y para una rehabilitación del “Liberalismo económico”.

Hablemos ahora del segundo momento histórico, el más importante y decisivo de los dos.

El neoliberalismo nace después de la segunda guerra mundial en Europa del Oeste. Traduce una reacción teórica vehemente contra el intervensionismo social “Welfare state”.

Friedrich August Von Hayek pública en 1944 “The road of serfdom” traducido como (El camino de la servidumbre).

Esta obra constituye en cierto modo la carta magna fundamentadora del neoliberalismo. Un ataque apasionado contra toda limitación del Estado del libre funcionamiento de los mecanismos del mercado es desarrollado. Estas trabas son denunciadas pues contienen al parecer, una amenaza mortal contra la libertad económica pero también política.

En esta época el blanco inmediato de Von Hayek es el partido laboral Inglés. Las elecciones se anuncian en Gran Bretaña y este partido les gana finalmente en 1945. El mensaje de Von Hayek puede ser resumido así:

“Después de todas sus buenas intenciones, el social demócrata moderado Inglés conduce al mismo desastre que el Nazismo Alemán, a la servidumbre moderna”. (3)

LOS ACOMPAÑANTES DE MONTPELERIN.

Tres años más tarde, en 1947, cuando los fundamentos del Estado social se llevan acabo en Europa de la post guerra. Von Hayek convoca a todos aquellos que compartían su orientación ideológica. La reunión se llevó a cabo en una pequeña estación en Suiza, entre los participantes célebres en esta reunión se encontraban no solo adversarios determinados del Estado social en Europa sino también los enemigos feroces del New Deal Norteamericano.

Dentro de la asistencia escogida, reunida en Abril en el hotel del parque mencionamos a: Maurice Allais, Milton Friedman, Walter Lippman, Salvador de Madariaga, Ludwig Von Mises, Michael Polangi, William E. Rapard, Willhelm Röpque y Lionel Robins.

Al final de esta reunión es fundada la sociedad Montpelerin, con los objetivos de combatir el Keynesianismo, las medidas de solidaridad social que prevalecen después de la segunda guerra mundial, y por otra parte, de preparar

para el futuro próximo los fundamentos teóricos de otro tipo de capitalismo, duro y liberado de toda regla. Durante este periodo las condiciones para tal empresa no son del todo favorables. En efecto el capitalismo que sería llamado unos años más tarde como neocapitalismo entra entonces en una onda larga y expansiva. Representa su edad de oro. Su crecimiento es rápido y permanente en el transcurso de los años cincuenta y sesenta. (4)

Por esta razón, la vigilancia de los neoliberales contra los peligros que representa cualquier control de mercado es inminente. Para ellos el igualitarismo promovido por el Estado providencial es destructor de la libertad de los ciudadanos y de la vitalidad de las competencias, dos cualidades de las cuales depende la prioridad para todos. Pretenden que la inigualdad es un valor positivo de hecho indispensable el cual las sociedades occidentales tienen necesidad. (5)

EL GIRO DE 1974.

Todo cambia desde la eclosión de la gran crisis del modelo económico de la post guerra en 1974. El conjunto de los países capitalistas desarrollados entra entonces en una profunda recesión. Por primera vez se combinan tasas de crecimiento bajas y tasas de inflación elevadas (estanflación). A favor de esta situación, las ideas neoliberales empiezan a ganar terreno.

En un primer tiempo la mayoría de los países de la O.C.D.E. (Organización para la Cooperación y el desarrollo Económico) intentaron aplicar remedios Keynesianos a esta crisis abierta por la recesión generalizada de 1974-1975 fracasando rotundamente. (6)

Pero hay preguntas muy importantes que se tienen que contestar: ¿En dónde se implanta por primera vez el neoliberalismo? ¿Cuáles son las condiciones políticas para imponerlo?

AMERICA LATINA UN LABORATORIO.

El impacto de las teorías neoliberales en Europa del este se hizo sentir en otras partes del globo, particularmente en América Latina.

Es la primera gran región de experimentación de las políticas neoliberales. De hecho aún si ciertas medidas de privatizaciones masivas se aplicaron en los países del la O.C.D.E o en ciertos países de Europa del este, el continente Americano ha sido testigo de la primer experiencia neoliberal aplicada de manera sistemática.

Nos referimos con esto al caso de Chile bajo la dictadura de Pinochet, después del golpe de Estado en Septiembre de 1973.

Este régimen tiene el mérito de haberse puesto en marcha las teorías neoliberales, es decir, el nuevo capitalismo se implementaba por primera vez.

En Chile, la inspiración teórica de la experiencia de Pinochet era más directamente norteamericana. Milton Friedman era la referencia principal más que el Austriaco Von Hayek.

Conviene subrayar que la experiencia chilena de los setenta interesó mucho a los consejeros Ingleses de madame Tatcher. Excelentes relaciones se tejieron entre los dos regímenes en el curso de los años ochenta. El neoliberalismo chileno, bien entendido, presupone la abolición de la democracia y la puesta en marcha de una de las dictaduras más crueles de la post guerra pues se supone que la democracia jamás ha sido ni será un valor central en el neoliberalismo. (

En Chile se aplicó de inmediato, bajo las formas más duras, desregulación, desempleo masivo, represión antisindical, privatización del sector público, etc. Esto empezó casi una década antes de Tatcher. Podían justificar su admiración por la economía chilena pues esta experimentó avances sometida a los programas neoliberales.

Si Chile representa una experiencia piloto para el neoliberalismo en los países de la O.C.D.E. América Latina ha servido de terreno para experimentar planos que serían aplicados al este. Aquí se hace alusión a las reformas aplicadas en Bolivia desde 1985. Jeffery Sach el joven gurú economista Americano puso en práctica su tratamiento de shock en Bolivia antes de proponerlo en Polonia y en Rusia. (7)

Si Chile y Bolivia han servido de laboratorio en las experimentaciones neoliberales. Pero fueron excepciones en Latinoamérica hasta el final de los años ochenta. El viraje alrededor del neoliberalismo se prolonga con la llegada de Carlos Salinas de Gortari en México, la reelección de Carlos Raúl Mennem en Argentina y con el debut de la segunda presidencia de Carlos Andrés Pérez en Venezuela que poco después es acusado de fraude y robo a la nación destituyéndolo del cargo las autoridades de aquella nación. El mismo año de la segunda presidencia de Mennem, Fujimori asume la presidencia de Perú volviéndose a reelegir más adelante.

Ninguno de estos gobernantes hizo conocer a la población, antes de ser electos, el contenido de las políticas que aplicarían. Mennem, Pérez y Fujimori, al contrario, habían prometido exactamente la inversa de las medidas antipopulares que aplicaran en los noventa. En cuanto a Salinas es de notoriedad pública que él no hubiera sido elegido si el PRI. (partido revolucionario institucional) no hubiese organizado el fraude masivo electoral.

De las cuatro experiencias, tres han conocido el éxito inmediato impresionante contra la hiperinflación, México, Argentina, y Perú. Y un fracaso, Venezuela. La diferencia es importante. En efecto las condiciones políticas necesarias para una deflación, a una desregulación total al aumento del desempleo y las privatizaciones han sido proveídas por la existencia de ejecutivos concentrando un poder aplastante.

Este tipo de autoritarismo político jamás pudo ser aplicado en Venezuela. Podríamos afirmar entonces que solo los regímenes autoritarios podían imponer las políticas neoliberales en esa época.

Esto en cuanto a América Latina pero ahora vallamos a Europa, ¿Cómo empieza al régimen neoliberal y en que país?

Una vez arrancado el plan en Chile se monitoreó todo el procedimiento pero en Europa tardó casi una década para imponerse.

No obstante desde el final de los años setenta, en 1979 para ser más exactos una situación política se reafirmó. En aquel año, en Inglaterra comenzaba la administración de Margaret Tatcher.

Es el primer gobierno de un país capitalista avanzado que se atreve públicamente a poner en marcha el plan neoliberal.

Un año más tarde, en 1980 Ronald Reagan es elegido en Estados Unidos, en 1982 asume la presidencia de México Miguel de la Madrid, al mismo tiempo en Alemania Helmut Kohl y la coalición C.D.U. demócrata cristiana gana el puesto.

También en ese año, en Dinamarca, símbolo del modelo escandinavo del Estado providencial, una coalición claramente de derecha toma el poder bajo la dirección de Paul Schlüter. Por consiguiente casi todos los países del Norte de Europa, operan girando a la derecha. La oleada de conversión a la derecha en estos años permite reunir las condiciones políticas necesarias para la aplicación de las recetas neoliberales.