UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

III. Mas allá del horizonte...

"Desearía que mis hijos fueran alguien"

Isabel.

¿Que desearían alcanzar en el futuro? A partir del momento en que fue administrado el cuestionario, 157 de las mujeres desea, aún cuando las condiciones hoy son más difíciles, estudiar alguna carrera universitaria o realizar cursos, generalmente de habilidad manual, para obtener incremento sustancial en el ingreso familiar. Tener una casa propia desean 46 mujeres (9%) para contribuir a su seguridad y a la de sus hijos. Tener un buen trabajo, 67 mujeres (13%), para mejorar las condiciones concretas de existencia; ser buena madre 16 mujeres (3%) o casarse, 26 mujeres (5%) para "darles un buen padre" a los hijos.

Así, la definición del futuro se traza sobre dos líneas fundamentales: 1) la búsqueda del mejoramiento de las condiciones actuales de vida, en función de los hijos -al que responden por lo menos 256 mujeres (51%) y 2) la búsqueda de la satisfacción de necesidades y deseos a nivel personal que realicen a cada una de ellas, 169 mujeres (34%). En otro nivel situamos a las que no tienen metas trazadas o que no tienen definición al respecto, 73 mujeres (15%).

Destaca, pues, el hecho de que los dos tercios de las mujeres no tienen definición clara sobre su futuro. Este queda reducido a la sobrevivencia, con un intenso deseo de estar en mejores condiciones materiales para el bienestar de los hijos. Aquí encontramos una fusión de su rol de mujer con el de madre, anulando al primero con sus propias necesidades.

En esas condiciones, impulsar proyectos de tipo económico, como los predominantes y que se reducen a la formación de microempresas, autogestionarias o con otras denominaciones, van con seguridad a fracasar o a implementarse con mayor dificultad, pues no se tienen resueltos problemas de fondo que tienen que ver con la realización en otros planos de la vida.

Los verdaderos proyectos de Desarrollo deben pasar por la superación, tanto en el nivel individual como en el colectivo, de ese estado de casi inanición en que las relaciones sociales han sumergido a la mujer. Probablemente por eso los proyectos exitosos son tan publicitados, pues conseguirlo y mantenerlo es sumamente difícil.

Se debe propender a la búsqueda de definiciones personales, como primer paso, reeducando, pero no entendiendo esto como el simple vaciamiento de contenidos, sino mostrando transformaciones profundas en la autovaloración, planeación del futuro o dotación de recursos para alcanzar el éxito que trascienda el campo de lo meramente económico y sobrevivencial.