UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

Conclusiones

1. La forma de crianza basada en relaciones violentas como las descritas anula las posibilidades del Desarrollo individual y social, las detiene o atrasa.

2. La forma de crianza expuesta es predominantemente violenta y crea personas dependientes, sumisas, inseguras, tímidas, adictas, etc.

3. El eje alrededor del cual gira la transformación de las relaciones violentas está dado por el trabajo que se realice para modificar las conductas en el seno del hogar.

4. La forma de crianza como la que hemos expuesto es violenta y perpetúa la violencia con sus distintas manifestaciones en la sociedad.

5. Las consecuencias psico-sociales generadas, por el trato que se dio en la crianza, son las siguientes:

5.1. Dependencia.

5.2. Incapacidad para la intimidad.

5.3. Dificultad para establecer relaciones interpersonales sanas.

5.4. Comportamiento estereotipado.

5.5. Disfuncionalidad en la sexualidad.

5.6. Baja autoestima.

5.7. Pobre desarrollo afectivo y carencia afectiva importante.

5.8. Desconfianza hacia los demás.

5.9. Anulación de la creatividad.

6. La represión que se impone a la mujer de su sexualidad es mutiladora, por lo que cualquier conducta no esperada se censura desde el hogar; de ahí que se refuerza la sublimación a través de conductas socialmente aceptadas.

7. La violencia, como lo hemos demostrado, se produce en todas direcciones en el seno del hogar, sin distingo de sexo, de padres a hijos, de hijos a padres, entre la pareja, entre hermanos y hacia afuera en los distintos niveles. Por ejemplo, en los niños con su grupo de iguales, en la escuela o la comunidad, ensayan los patrones violentos o los construyen como forma de identificación. Es un fenómeno multi-direccional. Dar prioridad sólo a una de esas direcciones o sentidos es anticientífico, oculta parte importante de la realidad y es epistemológicamente errado, pues produce un conocimiento no ajustado a la realidad.

8. Reducir la violencia a sólo una de sus manifestaciones es metodológicamente erróneo, reduccionista y sólo contribuye a mistificar la realidad atrasando el desarrollo del conocimiento sobre el particular y detiene el Desarrollo de la sociedad.

9. En el lenguaje cotidiano se encuentran expresiones como:

 Maldita la hora en que lo conocí (dicho por la mujer a su compañero).

 Salado yo que me casé con usted (dicho por el compañero a ella).

 Mami usted sí que es estúpida (de una hija a una madre).

 Mejor no los hubiera parido (de una madre a sus hijos).

 Usted es regalada (de un hermano a una hermana).

 Usted no es mi hermano (de una hermana a un hermano).

Lo cual configura el esquema de agresión intrafamiliar que mostramos en la ilustración que se contiene en anexo 1.

10. Se produce una especie de "acostumbramiento" a la violencia lo cual se reproducirá en la vida adulta, ya sea porque se encuentre una pareja con la cual se revive el trato dado en el período de crianza, porque se asuman y ejecuten los roles de las personas modelo predominantes o porque se cría a los hijos de acuerdo con el patrón aprendido.

11. La vinculación que se establece entre los progenitores y los niños está centrada en la censura y no en la estimulación y el afecto.

12. En síntesis, nuestro trabajo demuestra la gran contradicción en que las sociedades actuales hemos caído: hablamos de libertad pero en el hogar aprendemos la dependencia; hablamos de democracia pero enseñamos el autoritarismo; hablamos de alcanzar el Desarrollo de los pueblos pero limitamos las posibilidades del Desarrollo; hablamos de creatividad pero en casa la anulamos; hablamos de toma de decisiones, de autonomía pero no la permitimos; queremos que nuestros hijos alcancen el éxito pero los predisponemos al fracaso; hablamos de paz pero nuestros hijos los criamos permanentemente en guerra y opresión.

El asunto no es cuestión de que la escuela impulse programas o planes que tiendan hacia la elaboración de proyectos de Desarrollo personal pues cuando el niño o niña llegan a la escuela ya llevan dentro de sí el germen de la violencia y sus propias limitaciones para el Desarrollo.

Por ello se deben descodificar, en lo aprendido sobre este particular, como mecanismo de modificación de esas conductas.

Lo expuesto no es desconocido para muchos investigadores, pero esta es la primera vez en que por un estudio científico se sistematiza esta situación expuesta por las madres de familia.

Por ello, insistimos, no se debe reificar indebidamente una sola de las líneas de agresión. La atención debe darse al conjunto, de manera integral e integradora, y conducir la familia a nuevos equilibrios.

La única manera de detener el sistema, modelo o patrón de crianza y socialización imperante se basa en lo siguiente:

o Reconstrucción del valor de sí misma, dejando de lado o minimizando el impacto del trato recibido en el pasado, y elevando su propia estima.

o No permitir el trato agresivo que venga de los demás.

o No dar un trato agresivo a los demás.

En una frase, descodificar esas conductas. En esta tarea, propia del Desarrollo, del mejoramiento de la calidad de vida de los pueblos, estamos involucrados todos sin distingos de ninguna clase.