UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

III. A MANERA DE CONCLUSIONES

De los distintos análisis particulares, relativos a los elementos que sustentan la teoría de los expositores, queremos destacar las ideas comunes. Vamos a dejar de lado las ideas de Robert Constanza por lo que tienen de particulares, sin descontar que aún con el aporte que él realiza no se tiene una clara teoría del Desarrollo:

a. Cuando se habla de “desarrollo” se hace referencia a “desarrollo económico” y este, en sus argumentaciones, es lo mismo que crecimiento de la economía (lo cual se mide por el producto interno bruto -PIB-).

b. Se pretende que hay un efecto de cascada: si hay crecimiento, hay “desarrollo humano”.

c. Se tiene la concepción de que el todo está formado por un conjunto de partes, separadas en la realidad, pero que pueden integrarse, sin que pueda explicar ni tenga claro.

d. Existe una reificación de la economía por encima de las relaciones sociales.

e. En casi todos los expositores encontramos confusión entre los conceptos. En esto radica la pobreza de la teoría.

f. En casi todos los expositores, de organismos internacionales o no, encontramos que la pobreza y su erradicación se constituyen en el eje alrededor del cual giran las posibilidades del “desarrollo”. Construyen una pobre teoría de la pobreza que, en su discurso, adquiere riqueza en cuanto sobre ella se alza la panacea del siglo XXI, y de la humanidad entera. También aquí se encuentra pobreza en la teoría.

g. No se han planteado argumentos sólidos que permitan afirmar que hay un avance significativo en la teoría ni elementos que contribuyan a fortalecerla. Simplemente se repite el estribillo a diestra y siniestra, en unos casos como orador principal de la conferencia y en otros como comentarista de alguno de ellos.

h. Las propuestas, tanto teóricas como prácticas, se refieren en general al campo del mejoramiento de las Condiciones para el Desarrollo. Algunas enfatizan en un elemento de la Base. Pero no alcanzan a visualizar la relación que debe existir entre ambos Factores para que el Desarrollo se dé.

Tal situación es sumamente grave, puesto que los argumentos esgrimidos no permiten visualizar posibilidades para el Desarrollo de los pueblos en los albores del siglo XXI, pero se vocifera en relación con la necesidad de hacer algo para alcanzar el “desarrollo”.

Sin embargo, si no se tiene clara la teoría, la práctica nunca llegará a donde se pretende que llegue. ¿O es que en la confusión algo sale y eso cuenta?

¿Cuáles son los elementos significativos de dicha confusión?

1. Que las relaciones sociales son el gran marco en el cual se desenvuelven los miembros de una sociedad.

2. Que esas relaciones sociales pueden tener que ver con la producción, distribución, intercambio de productos (bienes y servicios) que es lo que denominamos Economía, o bien pueden ser de carácter político, etc. Y son, por lo tanto, solo una parte de los distintos tipos de relaciones sociales, entre las personas.

En su justa dimensión, entonces, deben ser consideradas como parte y no como el todo. Como elementos constitutivos, determinantes y determinados, por el todo social y por el equilibrio entre las partes.

La división que hacemos de ellas es de carácter metodológico. Con el fin de aprehender los hechos y relaciones que se producen en la sociedad.

3. Que el crecimiento en la economía, lo cual se mide por el conocido Producto Interno Bruto -PIB- o sus parientes, es una parte importante pero no el todo del Desarrollo. Tal y como lo proponen algunos autores, de quienes aquí analizamos su exposición, "no hay automaticidad entre el crecimiento económico y el Desarrollo". Es decir, no se puede afirmar que existe ese efecto de cascada y que el Desarrollo se deriva del crecimiento y, mucho menos, que el Desarrollo es el crecimiento.

La reificación de la economía representa una distorsión de la realidad y no podríamos, partiendo de ella, llevar a cabo acciones sustantivas para el Desarrollo, que sean objetivas y que trasciendan el campo propio de la economía.

De mantener esta visión teórica, tanto en los organismos internacionales como en los profesionales, académicos e investigadores y políticos y dirigentes, el atraso en que sumimos a las generaciones presentes y futuras tiene consecuencias desastrosas para todos los pueblos del mundo.

Por ello debemos someter a la crítica y transformación el pensamiento y la acción en aras de procurar el verdadero Desarrollo, que es lo que, sin lugar a dudas, todos queremos.

De lo anterior concluimos que hoy la humanidad no cuenta con una teoría, ni una estrategia para el Desarrollo. No se tiene proyecto ni se sabe hacia donde se va.