UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

Los factores del Desarrollo

En ese contexto, las posibilidades para el Desarrollo están dadas por la integración de dos factores fundamentales:

1. La Base del Desarrollo, que es el conjunto de características, propias y/o adquiridas por las personas, que les permiten aprovechar las primeras. Estas están conformadas, a su vez, por dos categorías de elementos básicos que son:

2.1. Formativos: el conjunto de características que forman la personalidad de los individuos. Entre ellas: autopercepción, actitudes, forma de crianza, modelos de autoridad, creatividad, etc.

2.2. Cognitivos: son todos aquellos elementos que se adquieren por la vía de los estudios llamados formales, tales como el tipo y nivel de escolaridad, capacitación técnica, etc.

2. Las Condiciones para el Desarrollo, entendiendo por estas el conjunto de elementos y oportunidades que la sociedad ofrece a sus integrantes: ambiente, economía, legislación, etc.

El Desarrollo individual presupone un adecuado equilibrio entre las diferentes áreas que integran la personalidad de los seres humanos y las relaciones entre éstos y su ambiente. O, mejor dicho, entre la Base del Desarrollo y las Condiciones para el Desarrollo. Gráficamente nuestra Teoría del Desarrollo debe verse así:

La propensión que una persona tenga hacia el Desarrollo es uno de los elementos fundamentales para que ella se conduzca en ese camino hacia el éxito. Esa propensión se forma en el seno de la familia, básicamente en el período de crianza, niñez y adolescencia.

Por ello es de suma importancia tener un proyecto de familia y de vida para cada uno de sus miembros, llevar a cabo un proceso de crianza acorde con ese proyecto y emplear un lenguaje que estimule, a todos los integrantes, hacia el Desarrollo.

Solo así formaremos individuos exitosos, Desarrollados, con alto grado de madurez y autonomía, libres y construyendo una vida en paz y armonía.

Para comprender mejor la importancia de esos factores, consideremos, entre los más relevantes a saber: el Proyecto de Vida, el Ejercicio de la Autoridad y el Lenguaje de crianza.