UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

3. La Teoría del Desarrollo Humano Sostenible

Esta teoría es también de muy reciente factura. Fue formulada y presentada como un avance cualitativo a las teorías que le precedían. Su mayor impacto lo ha alcanzado a raíz del apoyo que le diera su aceptación y promoción por parte de la Comisión Brundtland y las cumbres de la tierra y medio ambiente.

Al igual que la Teoría del Capital Humano, sus fuentes y partes integrantes provienen de la Teoría Económica del Desarrollo, a partir de lo cual deja de ser una alternativa, ampliando aquella.

Contiene una verdad de Perogrullo, por cuanto sólo el ser humano puede ser sujeto de Desarrollo. Aporta como elemento novedoso -que es muy práctico para la concreción del Desarrollo- el concepto de sostenibilidad, aunque formula, erróneamente, que ésta se da en la medida en que hay un diálogo social con la naturaleza en una búsqueda del equilibrio, lo que asegura a la humanidad la sostenibilidad del Desarrollo.

Esa visión plantea, por una parte, que las necesidades del futuro serían las mismas, o similares, a las del presente. Plantea, por otra parte, que la producción tendrá las mismas características que la actual y que la racionalidad y conciencia tendrán, también, parecidas características a las actuales.

Sin embargo, de acuerdo con el nivel de conocimientos que tenemos hoy, aquello no es previsible con tanta certeza como parecen tener los formuladores de tales ideas. Pero sí podemos partir de que nuestro modelo servirá de base para el Desarrollo de las sociedades futuras.

La integración de la naturaleza ha sido considerada desde dos puntos de vista, el primero que correctamente incluye al ser humano como parte de ella y el otro que lo excluye. El gran pecado de la Teoría del Desarrollo Sostenible es que ubica al ser humano fuera de la naturaleza.

Según la primera propuesta las personas somos determinantes de y determinadas por lo que sucede en el universo como conjunto (nosotros incluidos, desde luego).

La posibilidad de emplear los elementos mediante el trabajo, en la satisfacción de las necesidades humanas, es lo que convierte a los elementos en recursos. Al conjunto de recursos utilizándose en función del Desarrollo es lo que denominamos medio. Esta posibilidad es, por tanto, histórica y corresponde con la evolución del ser humano y las relaciones que entre ellos se establecen.

Dicho de otra manera, las personas establecen una relación con los elementos, externos o no, y de acuerdo con sus características propias de inteligencia, maduración, etc. emplean, o no, ese conjunto de elementos (o partes de él) en su proceso de Desarrollo. Se configura individualmente y/o en conjunto una probabilidad de Desarrollo. A cada persona le corresponde elevar esa probabilidad hasta concretar el Desarrollo. Entonces, y sólo entonces, esos elementos constituyen recursos y a ellos junto con las relaciones que se establecen los denominamos medio.

Cada individuo tiene, entonces, probabilidad, mayor o menor, de transformar el medio en condiciones para el Desarrollo. Y, socialmente, crear una cultura que haga al Desarrollo sostenible, de esa manera.

Reconocemos en las teorías del desarrollo presentadas un gran vacío, por cuanto el ser humano deja de ser el fin último, convirtiéndose en un gran medio para el alcance de otros logros, concepciones que empobrecen y disminuyen cualquier proyecto social, y por ende el valor de cada uno de nosotros.

Los mecanismos sociales externos al individuo que permiten potenciar o aniquilar las posibilidades del Desarrollo son variados y de distinta naturaleza. Los más críticos, entendiendo por ello los que mayor impacto tienen en su logro, son las teorías del Desarrollo señaladas (que en la actualidad predominan), la visión de mundo imperante en nuestras sociedades, las políticas estatales atinentes, los sistemas de relaciones sociales -al interior de sí y con el medio-, los elementos por los cuales evaluamos los resultados de nuestra acción, etc.

Debido a esta carencia fundamental, hemos decidido plantear nuestra propuesta teórica sobre el Desarrollo con una perspectiva cualitativamente humana.

Seguros de los aportes que podría generar queremos compartir los planteamientos que a continuación exponemos.