UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

I. INTRODUCCIÓN

Decir que la ciencia es empírica es decir una verdad de perogrullo. Sin embargo, dado el estado de situación, en el campo de la epistemología y la ciencia, en nuestros países, resulta necesario recalcar dicha verdad, hasta el hartazgo y más allá, pues por doquier aparecen los falsarios quienes, de distinta manera, lo niegan llamando a engaño a los pueblos.

El camino que el científico recorre para aprehender su objeto de estudio está rigurosamente marcado por el método científico. En el caso que nos ocupa encontramos cómo el concepto de Desarrollo no está claramente definido y, por lo tanto, el proceso que conduce hasta su medición, a través del Índice de Desarrollo Humano, no se corresponde con las reglas del método científico.

De esa manera se induce a engaño, de esa manera se retrasa el verdadero Desarrollo de los pueblos.

Quienes en un nivel más reducido no emplean el Índice de Desarrollo Humano para referirse a los cambios en la calidad de vida de los pueblos emplean otras medidas más simples e igualmente imprecisas. El indicador que más comúnmente se emplea para demostrar que la calidad de vida está mejorando es el ingreso per cápita. Se dice entonces que el nivel de vida se está elevando puesto que el Producto Interno Bruto per cápita está aumentando.

Sin embargo, ese indicador constituye un elemento ideológico absurdo en tanto que no tiene correlato con la realidad. Pero permite, empleando la Estadística, a la que algunos temen todavía, engañar a muchos y entretener a otros en la medida que crea una realidad falsa basada en medidas concretas y contribuye, así, a que las condiciones de reproducción de las llamadas economías de mercado, tal y como las podemos observar en la actualidad, se mantengan, crezcan y se perpetúen en detrimento de la calidad de vida de las grandes mayorías.

El PIB per cápita, muy usado por profesionales, investigadores, políticos, dirigentes de trabajadores y otros, es el resultado matemático de dividir el valor del PIB entre la población total. Así:

PIBpc = PIB / Población total

El PIB per cápita se ha convertido (deberíamos decir lo han convertido los falsos científicos) en el indicador por excelencia del mejoramiento en las condiciones y calidad de vida de los pueblos. Además de irreal y absurdo este indicador no dice nada acerca de aquello que dice medir.

De seguido expondremos la manera como en los últimos años se viene "mejorando" la calidad de vida e "incrementando los niveles de desarrollo" en Costa Rica.

Consignamos los siguientes datos acerca de Costa Rica, que en los informes del desarrollo humano aparecen como de los más altos en América Latina. Los datos fueron tomados de publicaciones oficiales hechas por el Ministerio de Planificación, relativas al año 1996:

 Población total: 3.202.440

 PIB (96): 8.035 millones $ USA (1.887.973.4 millones de colones)

 PEA ocupada: 1.145.021

 Salario mínimo: 38.012 colones / mes

 Salario medio: 66.228,2 colones / mes

Con base en esas cifras el cálculo del PIB per cápita daría el siguiente resultado, el cual significa el ingreso que cada persona debería tener, en un año, si el Producto Interno Bruto se repartiera por igual entre todos los habitantes del país y no el que realmente tiene.

PIBpc = PIB / Pob. total

Sin embargo, el Presidente de la República en su discurso de clausura de la conferencia sobre El Desarrollo Humano Sostenible Frente a la Globalización, auspiciado por el PNUD, que se realizó en Costa Rica (29-08-97) enfatizó en el logro de una cifra de $ 7300 por habitante. ¿Cómo se obtuvo esa cifra? A ella se llega con solo cambiar la base sobre la cual se lleva a cabo la supuesta distribución del producto. En lugar de tomar la población total se usa la cifra de la Población Económicamente Activa -PEA- ocupada y así tendremos:

PIBpc = PIB / PEA ocupada

De esa manera, según explicó el señor presidente, "cada costarricense dispone de más de 7 mil dólares" y se apura a comentar que es una "cifra sin precedentes en la historia de Costa Rica". En tanto, sostiene que su gobierno está haciendo lo que debe en función del “desarrollo del país”.

Sin embargo, la misma publicación del Ministerio de Planificación, que consultamos para obtener los datos que arriba exponemos, revela que el salario promedio mensual asciende en el país a cerca de $300, lo cual multiplicado por 13 (que son los doce meses del año más el aguinaldo) da la cifra de $3900 como salario anual total, esto es la mitad de lo que apuntó el Presidente.

Esa manera de presentar y usar los indicadores es lo que constituye un freno al verdadero Desarrollo del pueblo. Por un lado, tenemos que no es cierto que cada costarricense disponga de más de 7 mil dólares para su sostenimiento vital. Por el otro, se está induciendo a pensar que con el solo aumento en el ingreso o salario se está produciendo el “desarrollo” y, finalmente, se pretende legitimar un gobierno y un sistema que está frenando las posibilidades de Desarrollo.