UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

 

4.2. Exposición del doctor Leonardo Garnier Rímolo. Ministro de Planificación Nacional y Política Económica de Costa Rica (1994-1998).

El doctor Garnier establece una clara diferencia entre crecimiento y “desarrollo”. Esto parece, prima facie, de la afirmación que de seguido resaltamos:

“...visiones muy distintas de crecimiento y desarrollo.” (135)

Acto seguido confunde crecimiento con “desarrollo” y nos hace ver que hay un algo, distinto del “desarrollo” y del crecimiento, que se llama “desarrollo humano”, el cual puede ser, o no, sostenible y en la confusión de sus conceptos se puede ver también que el crecimiento puede ser, o no, sostenible.

“La economía puede crecer pero ese desarrollo no se traduce en desarrollo humano ni es sostenible.” (135)

Por lo tanto, deducimos, el crecimiento se puede traducir, o no, en “desarrollo humano”. Aquí nos afirma que el crecimiento es un medio para alcanzar el “desarrollo”.

“El desarrollo sostenible en las tres áreas: social, ambiental y económica, tiene ciertas características;

1. En el campo social, la sostenibilidad se logra mediante la integración de la sociedad por medio de las oportunidades. Tiene que haber oportunidades educativas y formativas para toda la población. (135)

2. Si pasamos al campo de la sostenibilidad ambiental, tenemos que integrar nuestra vida social al entorno natural donde vivimos. (135)

3. Para que el desarrollo sea sostenible, en términos económicos, la sociedad tiene que estar en capacidad de generar, distribuir y utilizar la riqueza para sustentar el tipo de desarrollo al que aspira.” (136)

Es decir, cada área en la que a nosotros se nos ocurra dividir lo que llamamos “desarrollo sostenible” tiene una sostenibilidad. Debemos aclarar que la sostenibilidad, es una sola y no muchas y se ubica en la formación de las personas. El doctor Garnier se asoma a una concepción correcta de Desarrollo, pero no le es posible aprehenderla en su totalidad pues está atrapado en su teoría.

“Se puede construir un triángulo virtuoso en donde la sostenibilidad social, ambiental, y económica, más que contraponerse, se apoyen la una a la otra.” (136)

Y, la sostenibilidad del Desarrollo no tiene que andar construyendo triángulos virtuosos, en oposición a los círculos viciosos. Son las personas las que determinan, con sus actos, la sostenibilidad.

“En el campo social, la calidad de vida y del entorno social deberían apoyarse y gozar del ambiente, en vez de sufrirlo. Y este debería ser bien tratado por nuestra vida social, así debería ser también la relación de la política social con la económica. La calidad de vida de los costarricenses debiera reflejarse también en la calidad de los costarricenses vistos desde el otro lado de la moneda, como recursos productivos.” (136)

Ahora resulta que la calidad de vida y el entorno social son entes con vida propia y que pueden dar apoyo y gozar del ambiente o capaces de manifestar sensaciones como si fueran humanos. La calidad de vida es un equilibrio social, una resultante.

Nótese como el galimatías que hace el doctor Garnier abarca diversos conceptos y hace una telaraña difícil de desenredar.

Para ser necio:

“En la sostenibilidad ambiental, la relación ambiente y vida social, ambiente y producción se convierten en dos caras de la misma moneda. Y en el campo económico, la productividad como sustento de la calidad de vida y lo productivo que pueda ser el ambiente natural, se convierten en lo que uno querría que fuesen las señas para la toma de decisiones.” (136-137)

Los seres humanos se confunden con sus productos y relaciones en un discurso sin anclaje en el ámbito del Desarrollo.