UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

 

4.4. Exposición del doctor Ajit Singh, Profesor de Economía, Universidad de Cambridge, Inglaterra.

El doctor Singh centra su atención en el proceso de globalización y cómo se inserta el problema del empleo. El orden lógico que dimos a su exposición es el siguiente:

“Me parece que para que una economía global liberalizada sea sostenible, debe ser capaz de enfrentar adecuadamente retos económicos y humanos fundamentales.” (161)

“El régimen actual de liberalización global solo será sostenible si es capaz de ofrecer las oportunidades de empleo adecuadas tanto en el Norte como en el Sur.” (168)

En estos primeros párrafos nos habla de la sostenibilidad de la "economía global liberalizada", centrando aquella en la capacidad de enfrentar adecuadamente retos económicos y humanos fundamentales.

Es decir, separa lo económico de lo humano. Y establece ambos como fundamentales, pero no dice para qué. Si la sostenibilidad se ubica en ese punto, entonces ¿el empleo es la convergencia de ambos? Prosigamos:

“El reto es eliminar el actual desempleo masivo en el Norte y restaurar el empleo total; y además, es importante proveer trabajo remunerado para las rápidamente crecientes fuerzas laborales, en los países en vías de desarrollo en el Sur.” (161)

Obsérvese la dicotomía norte-sur que emplea. El norte es el área “desarrollada”, el sur la “subdesarrollada”, como si no se diera, en la realidad de ambas regiones, distintos grados de lo que tradicionalmente se ha dado en llamar “desarrollo económico”.

En primera instancia, pareciera, el reto es “desarrollar” más el ya “desarrollado” norte. En segunda instancia, pero en un nivel de menor relevancia, "proveer trabajo remunerado" en el “subdesarrollado” sur. Si se observa con detenimiento, hasta en el discurso el desequilibrio es notorio.

Dar empleo es, pues, la gran solución que el doctor Singh nos propone como mecanismo para alcanzar el Desarrollo, tanto en el norte como en el sur. No importa la historia, no importan las estructuras sociales, no importan otras necesidades. ¡El empleo es la panacea del siglo!

“Por la forma como nuestras sociedades están actualmente organizadas, la mayoría de las personas aceptaría la idea de que el desempleo no representa solamente un desperdicio económico sino que nos lleva hacia una degradación social, hacia una mala salud y, de hecho, hacia la criminalidad. Ademas, disminuye la autoestima, es desmotivante y genera inseguridad y resistencia hacia los cambios técnicos, entre otras cosas. El desempleo es, por lo tanto, profundamente dañino para el ciudadano.” (161)

¿Es la forma de organización social lo que fundamenta la aceptación de que el desempleo es todo eso? Se alcanzaría el Desarrollo de los pueblos poniendo a trabajar como empleados, asalariados, a todos los ciudadanos?

“Basándose en las pasadas relaciones estadísticas, solo para proveer de trabajo a los nuevos integrantes de esta fuerza laboral, estas economías (las del sur) tendrían que crecer alrededor de 6 por ciento anual.” (161)

“Los análisis previos nos sugieren que para enfrentar el reto de empleo de la humanidad se requiere, tanto en el Norte como en el Sur, una tendencia hacia el crecimiento substancial a largo plazo, en el crecimiento económico.” (165)

“La estrategia alternativa que propongo se basa en un aumento sustancial de la tasa de crecimiento de la demanda mundial real. En medio de factores positivos, un crecimiento económico más rápido en los países de la OCDE ayudará, de muchas maneras, a las naciones en vías de desarrollo, porque permitiría un crecimiento más rápido del empleo y del producto en el Sur. Este, a su vez, ayudará al Norte, a través de una respuesta positiva y más importaciones.” (167)

“La rapidez de crecimiento es más probable bajo un régimen keynesiano global.” (168)

Y aparece el fundamento. Para dar empleo es necesario crecer. El crecimiento económico se ubica, entonces, en el sustrato de la solución a los problemas, todos aquellos que mencionó el doctor Singh, de la humanidad.

Sin embargo, olvida una gran cantidad de factores que se interrelacionan con el empleo para dar los resultados que ahora el mismo doctor Singh critica.

De manera resumida, la propuesta es: se debe crecer en la economía, ese crecimiento se traduce automáticamente en mayor empleo, el empleo se traduce en “desarrollo”. Es exactamente la misma propuesta de sus compañeros de conferencia.

Pero, ¿es que no se han dado cuenta de que esa receta es la misma que se ha aplicado a las economías en todos los años precedentes y que nunca ha dado resultado positivo? ¿Acaso no son esos resultados los que ellos mismos proponen cambiar?

El tema de la sostenibilidad lo ubica aquí en el plano de la ecología y del medio ambiente, al igual que la mayoría de los expositores:

“El crecimiento más rápido de la economía mundial puede, sin embargo, ir en contra de ... la sostenibilidad en términos de ecología, naturaleza y medio ambiente.. El más rápido crecimiento de la producción y la demanda global tendrían que ser consistentes, con respecto a las preocupaciones de tipo ecológico.” (168)

Lo que no menciona, puesto que en su discurso no aparecen los tomadores de decisiones, es que los mismos seres humanos son quienes "pueden ir en contra de... la naturaleza y medio ambiente".

Somos las personas quienes establecemos relaciones con otras personas y con la naturaleza. Esas relaciones pueden constituir, o bien formas de Desarrollo, o trabas para ello.

En su alocución el doctor Singh hace referencia a conceptos tales como “desarrollo”, crecimiento económico, retos humanos y otros. Pero, se ubica fuera del contexto de la participación humana en ellos.

Centra sus apreciaciones en el problema del desempleo y afirma que la disparidad entre norte y sur se resuelve por decisiones que se tomen en el norte en relación con el incremento del empleo para alcanzar el crecimiento económico que, según él, requiere el proceso de globalización.

Los conceptos empleados por el doctor Singh son los más tradicionales de la economía liberal y no hace variaciones sustantivas que apoyen un concepto propio del “desarrollo”.

Menciona, de pasada, algunas categorías de moda, pero no se sale del libreto ortodoxo de la economía trasnochada.