UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

V. ENFOQUE CRÍTICO DEL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO

1. Como se puede ver, tres son las variables que fundamentan los cálculos del IDH. Tales bases implican un reduccionismo, a ellas, del concepto de Desarrollo. Si bien, casi ningún modelo podría abarcar todas las variables posibles de ser incluidas en el concepto, lo es también que podría ampliarse el número de ellas de manera tal que se tenga mayor cobertura y, por tanto, una mejor representación de lo que acontece en la realidad.

Hablamos, en otras palabras, de procurar que exista un correlato entre las variables y el concepto.

2. La selección de las variables introduce un sesgo significativo en el proceso.

3. La forma de calcular los índices constituye una manipulación de los datos, los relativiza arbitrariamente y los pondera sin fundamento científico (como sucede con la fijación de límites, 25 y 85, en la esperanza de vida).

4. La esperanza de vida al nacer es sólo una probabilidad, no es un hecho cierto.

5. La tasa de matrícula no implica que dicha población concluya sus estudios en el nivel correspondiente y no indica necesariamente que esa variable represente niveles de Desarrollo para un país, cualquiera que este sea (puesto que las tasas de deserción son altas).

6. Si seguimos el proceso, desde la elaboración de índices hasta la formulación del concepto tendremos que el “desarrollo” se alcanza elevando el PIB per cápita, incrementando el porcentaje de alfabetización y matrícula en centros educativos y aumentando la esperanza de vida. Ello explica el centramiento que se produce en los programas de gobierno acerca de estos temas y el apuro de exponer cifras sobre crecimiento alrededor de ellos.

Como lo demostramos en el ejemplo, el peso más alto en la ecuación lo tiene el PIB per cápita. Elevar éste se vuelve, por ello, un elemento fundamental en las recomendaciones de política económica que se hacen a los gobernantes del mundo. Lo es también el fundamento de la teoría.

¿Cómo se eleva el PIB per cápita? Señalemos dos maneras:

1) Incrementando en mayor proporción el valor del producto (PIB) que la población y

2) Manteniendo el valor del producto y disminuyendo la población. Sin embargo, como lo comentamos en el inciso que sigue, no es un hecho real que el producto se reparte entre toda la población; por tanto esta medida no incide en el proceso de Desarrollo.

7. El resultado matemático del PIB per cápita es sólo un supuesto; no es cierto que el Producto Interno Bruto sea repartido, por igual, entre todos los miembros de una sociedad o habitantes de un país. Aquí no hacemos eco de la discusión acerca de cuál medida emplear para determinar el valor de la producción de un país, si el Producto Nacional Bruto o el Producto Interno Bruto con todas sus determinaciones, ello puede darse en otro foro científico.

La medida del ingreso per cápita constituye solamente un recurso analítico que ha sido empleado por los expertos del Banco Mundial para clasificar los países, como el mismo Banco sostiene:

"Con ciertos fines analíticos y relacionados con las operaciones, el Banco Mundial clasifica los países según su Producto Nacional Bruto per cápita.

Los países se clasifican como de ingreso bajo, de ingreso mediano (subdivididos en países de ingreso mediano bajo y países de ingreso mediano alto) o de ingreso alto...

* Países de ingreso bajo son los que en 1990 tenían un PNB per cápita de hasta $610.

* Países de ingreso mediano son los que en 1990 tenían un PNB per cápita superior a $610 pero inferior a $7620. Dentro de este grupo se establece otra división entre países de ingreso mediano bajo y países de ingreso mediano alto, adoptándose como línea divisoria un PNB per cápita de $2465 en 1990.

* Países de ingreso alto son los que en 1990 tenían un PNB per cápita de $7620 o más...

A veces se hace referencia a los países de ingreso bajo y de ingreso mediano con la expresión "países en desarrollo", por razones de conveniencia; con ello no se pretende sugerir que todos los países así agrupados experimenten un nivel similar de desarrollo o que otros países hayan alcanzado una fase preferida o final del proceso de desarrollo; la clasificación por nivel de ingreso no indica necesariamente un determinado nivel de desarrollo".

Nótese que el Banco Mundial fija desde el principio que su propuesta de medición del ingreso es relativa al momento histórico, no la plantea como absoluta y relativiza también su fundamento.

Sin embargo, es frecuente encontrar entre quienes usan sus cifras la inversión de esa medición. Es corriente la afirmación de que tal o cual país es “subdesarrollado” o que tal o cual país "está en vías de desarrollo". Todos los países se encuentran en procesos de Desarrollo, aún cuando en ciertos momentos pasen por un desequilibrio o por una reequilibración.

"Los países que integran cada grupo de ingreso pueden variar...",

Advierte el mismo Banco Mundial .

Como sabemos, el PNB per cápita es el cociente que resulta de dividir el PNB entre el total de la población de un país. Esta división es solamente parte de un modelo teórico, un artificio técnico, sin sustento en lo real. Es un constructo que no tiene correlato para fundamentar el uso del indicador como en la actualidad se hace.