UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

UNA TEORÍA DEL DESARROLLO ¿PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Ángel Blas Yanes
María del Carmen Rojas Alfaro

Volver al índice

 

 

 

III. CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE EL DESARROLLO

El desarrollo hace referencia al mejoramiento de las condiciones y calidad de vida de todos los miembros de la sociedad. No es asunto de sólo crecimiento económico y no lo es de la modernidad entendida como la disposición de más objetos o lo que denominamos "cultura del neón", de una representación, a la vista, de objetos de apariencia o esencia modernos. El desarrollo tiene como condición sine qua non el conocimiento científico y con él la capacidad de la sociedad, grupo o individuo, de adaptarse a nuevos elementos, asimilándolos y produciendo las transformaciones necesarias para perpetuarse.

Por extensión de la conceptualización Piagetiana , podemos decir que el desarrollo es un proceso que conduce a una sociedad, grupo o individuo, a ciertos estados de equilibrio aproximado a otros, cualitativamente diferentes (mejores socialmente), pasando por múltiples desequilibrios y reequilibraciones.

Conviene resaltar el carácter de proceso en oposición a lo que en muchos casos se sostiene en el sentido de considerarlo como un estado. De esa manera encontraremos que tiene permanencia, historicidad y continuidad.

En relación con el desarrollo, tres son los problemas por resolver:

a. Las formas de equilibrio.

b. La razón de los desequilibrios.

c. El mecanismo de las equilibraciones y reequilibraciones.

Conviene dejar claro que "las reequilibraciones sólo en ciertos casos constituyen regresos a un equilibrio anterior" y, que "las reequilibraciones que son fundamentales para el desarrollo consisten en la formación de un nuevo equilibrio, de un equilibrio mejor en general, lo que hará que hablemos de reequilibraciones maximizadoras, y suscitará la cuestión de la autoorganización".

En relación con las formas de equilibración, tenemos 3, a saber:

1. Equilibración entre asimilación (de los esquemas de acción) y acomodación (de esos esquemas de acción a los objetos), lo cual implica conservación mutua.

2. Equilibración en las interacciones de los subsistemas.

3. Equilibrio progresivo de la diferenciación y la integración y, por lo tanto, de las relaciones entre los subsistemas y la totalidad que los engloba. Esto toca el punto de las jerarquizaciones.

Como vemos,

"todo esquema de asimilación tiende a alimentarse. Esto es, a incorporar los elementos exteriores a él y compatibles con su naturaleza". También "todo esquema de asimilación se encuentra obligado a acomodarse a los elementos que asimila. Esto es, modificarse en función de sus particularidades, pero sin perder por ello su continuidad (y su cerramiento) ni sus anteriores poderes de asimilación y acomodación)".

El concepto de Desarrollo, como lo hemos expuesto, hace referencia a un proceso de cambio hacia una sociedad mejor. Desde nuestra óptica, es el mejoramiento de la calidad de vida de los pueblos. Es un proceso, producto de la acción humana, sea esta planificada o no. En el primer caso hablamos de la existencia de un proyecto, lo cual supone objetivos, metas y la elaboración de un diagnóstico de la situación, de los mecanismos, técnicas, instrumentos por emplear, así como de un método y una organización (estrategia), a ello agreguemos un compromiso (de todas las partes involucradas en la estrategia) y una actitud.

Entendiendo el Desarrollo de los pueblos como el mejoramiento de las condiciones y calidad de vida de su gente, las condiciones de vida están constituidas por la concatenación de todas aquellas características de ambiente, cultura, educación, economía, legislación, salud, etc. en las cuales las personas se desenvuelven (recursos). A la posibilidad de uso de esos recursos en adelante le llamaremos medio. La calidad de vida es el resultado, el beneficio que las personas obtienen de su interacción con el medio, ello lo medimos a través de un Índice de Desarrollo Humano, pertinente teórica y prácticamente.

Pretendemos que la calidad de vida mejore constantemente. Para ello debemos modificar las condiciones y la interacción humana con su medio. Es decir, transformar la manera en que los pueblos interactúan con su medio para convertirla en posibilidades para el Desarrollo.

Además, debemos asegurar que esa manera de interacción sea perdurable, sea sostenible, convirtiéndola en una cultura presente y futura de tal forma que el desarrollo sea sostenible. La sostenibilidad está dada por el hecho de que no comprometamos hoy el patrimonio de la sociedad del mañana, se ubica en el plano de la conciencia del ser humano. La visión in extenso de nuestra teoría se expone en el capítulo IV.

Nuestra gran tarea hoy es procurar que tanto los proyectos en que nos desempeñamos como nuestra relación con otras personas, organizaciones y comunidades generen una visión de mundo más amplia, acciones audaces y participación más arriesgada, siempre en procura del éxito, potenciando al máximo las iniciativas propias y la creatividad. Con mucha frecuencia tales condiciones son en extremo aniquiladas y, por tanto, el Desarrollo se ve constantemente frenado o aniquilado.

Tal y como lo señalamos, los Factores del Desarrollo son de distinta naturaleza. Los más críticos, entendiendo por ello los que mayor impacto tienen en su logro, son: la visión de mundo imperante en nuestras sociedades; las políticas estatales atinentes; la cultura generalizada de interacción entre la sociedad (población y sistema de relaciones) y el medio; los elementos con los cuales evaluamos los resultados de nuestra acción.

La tarea fundamental es revertir esos factores críticos hasta generar un verdadero Desarrollo. Adaptar el concepto de Desarrollo con el quehacer social, transformando los indicadores de Desarrollo hacia metas cada vez mejores para los pueblos, es parte del reto que tiene esta perspectiva que hoy proponemos.

Probablemente la tarea más difícil que se vaya a ejecutar, por parte de los distintos actores involucrados en el desarrollo, es promover un verdadero diálogo, que conduzca a la acción por el Desarrollo Humano, que asegure la eficacia: mejorar la calidad de vida de la gente y su sostenibilidad.