POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

POLÍTICAS Y GESTIÓN PÚBLICA PARA EL ESTUDIO MUNICIPAL: CONSULTORÍA ESPECIALIZADA

Maria Cecilia Montemayor Marin y otros

Volver al índice

 

 

 

 

EL PUERTO Y LA CIUDAD

Para todos los actores directamente involucrados con la toma de decisiones, relacionadas con el desarrollo de esta ciudad, el fenómeno urbano tiene que ser considerado como un proceso multidimensional. Su dinámica se inscribe al interior de “redes urbanas” identificadas como estructuras de relacionamiento de ciudades de distintos tipos, involucradas en territorios específicos (Bolay, 2003), por ello es cada vez más apremiante, sujetar sus decisiones de crecimiento a un plan estratégico que contemple los desafíos económicos, sociales y ambientales a los que se deberá responder en el futuro.

En este contexto, muchas ciudades y puertos del mundo, han venido experimentando importantes cambios, para hacer frente a las constantes evoluciones del transporte marítimo. Por lo tanto, como consecuencia de los cambios que registran los flujos de mercancías, muchos puertos se han visto en la necesidad de llevar a cabo construcciones deslocalizadas…Para algunos estudiosos del tema como (Gay, 1986), la deslocalización espacial de los equipamientos fuera de las ciudades, cada vez más lejos del "núcleo portuario" original, no es un fenómeno nuevo…y si permite asegurar mejores niveles de competitividad que les mantenga en las preferencias de los demandantes de estos servicios. Estos cambios se llevan a cabo para atender ciertas partes del proceso de la nueva distribución física de las mercancías, y en algunos casos estas deslocalizaciones se trasladaron a decenas de kilómetros de sus muelles históricos. Por ello, la región metropolitana sustituyó a la ciudad en calidad de marco territorial apropiado para el desarrollo del puerto… Por su parte, la ciudad portuaria histórica resultó beneficiada, ante la oportunidad de llevar a cabo grandes proyectos de desarrollos urbanos nuevos, no sólo emblemáticos sino innovadores (AIVP, 2006).

En este nuevo orden, la ciudad y puerto pueden optar por la ampliación o traslado de algunas de las funciones portuarias, por una parte, y la recomposición de los sectores centrales de la ciudad en torno a los muelles históricos, por la otra, para lograr de esta manera nuevas sinergias, para crecer y desarrollarse al amparo de esta nueva relación territorial, donde es imprescindible sumar esfuerzos y ajustarse a estrategias, que respondan a las exigencias presentes, pero visualizando las acciones a futuro que responderán a nuevos cambios en la demanda.

Por lo expuesto resulta por demás claro, que para garantizar la buena gobernabilidad de los territorios de ciudades-puertos como la que nos ocupa, es importante no dejar el beneficio del aumento de los flujos de mercancías sólo a los operadores marítimos y portuarios globalizados, sino que también es necesaria la coparticipación responsable de la autoridad municipal para su logro, garantizando al mismo tiempo la llegada de inversiones, que contribuyan también a elevar y mantener la dinámica económica de la región y la creación de empleos.

En la actualidad, es una responsabilidad compartida que las ciudades y los puertos aprenden a vivir juntos. Ya que juntos, se someten a las tensiones de la competencia económica mundial. Y juntos, deben ser capaces de proponer respuestas apropiadas a las múltiples interrogantes de la ciudadanía en materia de empleos, de calidad de vida, de seguridad o de medio ambiente. Por ello, crear la ciudad con el puerto supone esta en condiciones de manejar una dinámica común inscrita en un contexto regional cada vez mayor, tomando en cuenta los beneficios, pero también los costos de cada solución (AIVP, 2006).

En el presente trabajo no se pretende focalizar los volúmenes y tipos de cargas operadas a través del puerto, se busca recuperar una relación ciudad puerto o puerto ciudad, que con el paso del tiempo y la complacencia de autoridades municipales y portuarias, parece ser que se ha contribuido a un abandono parcial de muchas instalaciones que sin barcos, son un mudo paisaje en la margen izquierda de Río Pánuco, sin que se aprecie una estrategia conjunta para identificar acciones o planes que contribuyan a sacar de esta condición de casi abandono a estas instalaciones portuarias y ferrocarrileras, al tiempo que se pueda revitalizar al tejido urbano, en estas áreas, a través de inversiones, que respondan a una nueva organización tanto de las funciones urbanas como portuarias, de tal manera que se garanticen rendimientos económicos que impacten los niveles de calidad de vida, en este nuevo afán por recomponer el territorio de la ciudad puerto.

Si como parte de los planes de mediano y largo plazo, es necesario que algunos muelles dejen de operar, se podrá pensar en reconvertirlos y destinarlos como se ha mencionado para museos, en los cuales se podrá exhibir, todo sobre el petróleo o la pesca, además de construir en la propia carpeta del muelle restaurantes, para ofertar la gastronomía de la región.

El turismo, que en buena medida podrá ser el principal beneficiario de estas instalaciones reconvertidas, encontrará en estos sitios un elemento adicional al de sol y playa ofertado año con año, además de que estará en condiciones de asistir a ferias artesanales y del vestido.

Hemos venido mencionando que Tampico, es un importante puerto pluvial, que durante muchos años, se significó por el manejo de importantes volúmenes de carga tanto de importación como de exportación, descargadas y transportadas por una buena cantidad de embarcaciones, que con el paso del tiempo, incrementaron su tamaño, para abatir costos y transportar una mayor cantidad de carga contenerizada, que exigía mayores inversiones en infraestructura, y equipo portuario, así como más calado en el canal de navegación, para evitar varaduras y perdida de tiempo por la lentitud en la maniobras directas, consideradas como puntos de rompimiento en lugar de interfases, capaces de reexpedir las cargas a sus destinos en tiempos record y a costos más bajos.

En la actualidad el puerto opera a un porcentaje muy bajo producto en buena medida de las limitaciones tanto en calado como en equipo en tierra y áreas para la estiba de cajas contenedoras, siendo esta una de las razones por las cuales las Autoridades Municipales, han considerado que el puerto, puede reconvertirse, para atender embarcaciones de pasaje, situación que no es nueva para la Administración Portuaria Integral, además de que recientemente fue recibido un buque de pasaje, y aunque no se tiene mayores informes de que volverán, sabemos de buenas fuentes, que se hacen esfuerzos importantes por buscar que alguna de estas líneas encuentre atractivo el puerto y la ciudad para programar escalas más regulares.