LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

SECTOR EXTERNO: VULNERABILIDAD Y DETERIORO

Julio, 1991

Los problemas estructurales por los que atraviesa la economía mexicana se vuelven evidentes en el deterioro y vulnerabilidad de su sector externo. Ello constituye actualmente uno de los principales frenos al desarrollo económico y presenta uno de los más grandes riesgos de la apertura comercial.

Durante años nuestro país ha sido incapaz de producir los bienes de capital e insumos necesarios para sus procesos productivos. Esto ha conducido a una constante y creciente dependencia con lo extranjero en materia de suministro de estos productos.

Sin una estrategia clara y definida por la generación de tecnología propia, nuestra economía sufre constantemente las consecuencias de esta dependencia. Las que se vuelven más grandes cuando se intenta imprimir una dinámica mas acelerada al proceso de crecimiento económico.

El año pasado, según cifras de la Secretaria de Hacienda, el déficit en la balanza comercial ascendió a 3,000 millones de dólares (md). Ello se debió fundamentalmente al aumento más rápido de las importaciones que el de las exportaciones.

Este año según datos del Banco de México y del Instituto Nacional de Estadísticas, Geografía e Informática (INEGI) el deterioro del sector externo continua. En el primer semestre del año la balanza comercial arrojó un déficit de 3,993.9 md. Es decir que en solo 6 meses dicho déficit ha acumulado una suma mayor a los que presento durante los 12 meses del año anterior. En 1990, el déficit en su cuenta corriente fue de cerca de 6000 md, cifra bastante elevada que, sin embargo, podría ser superada este año, ya que durante el primer semestre dicho déficit suma ya 5420 md.

En gran parte esta situación se debe a la mayor demanda por importaciones de materias primas para la industria. Ya que estas suman en dicho periodo 11,114.7 md. Esto es, el 64% del total de las importaciones realizadas por nuestro país. En buena medida esto es producto de la insuficiencia en la oferta de materias primas a nivel interno. Esto debido a la crisis del aparato productivo, su baja eficiencia y productividad.

Esta situación a traído también, como consecuencia, el deterioro de la competitividad de muchos productos en los mercados internacionales. Ello se a traducido en una disminución relativa de las exportaciones que realiza el país. A ello hay que aunarle el constante deterioro de los términos de intercambio de nuestras mercancías que implica tener que ofrecer mas de nuestros productos por la misma cantidad de productos extranjeros.

Este cuadro general representa en sí mismo un problema de magnitud considerable. Sin embargo puede ser mas grave. Sobre todo por que al agotarse la capacidad de compra de las exportaciones, en necesario recurrir al endeudamiento externo. Y ello hace pensar en el renacimiento de ese circulo vicioso que llevo a nuestro país a esa gran crisis financiera en la década pasada: déficit comercial-endeudamiento-menor capacidad de financiamiento -déficit comercial- endeudamiento.

Una especial atención habrá que poner para solucionar los problemas del sector externo. Problemas que no se solucionan en la disminución de las importaciones o el incremento de las exportaciones. Esa es una solución coyuntural y el problema es de orden estructural. La planta productiva industrial debe recibir apoyos para modernizarse, eficientarse y volverse competitiva. Pero sobre todo debe procurarse estimular la producción de tecnología propia a gran escala. De forma tal que no haya de recurrir al exterior para dotarnos de bienes de capital e insumos productivos. No al menos en una medida tal que se ponga en riesgo el desarrollo sano y equilibrado del país. Muchos retos hay que vencer aun mientras la apertura comercial nos impide avanzar y ganar una posición más competitiva en el proceso de integración mundial. Si fue un error no consolidar antes de abrir la economía, lo dirá el sector externo. Y su déficit medirá el tamaño del error.