LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

LAS ASOCIACIONES COMERCIALES Y LA INTEGRACIÓN ECONÓMICA

Enero, 1989

El tan discutido tema del Tratado del Libre Comercio (TLC) ha despertado muchas dudas y confusiones. Esto sobre todo cuando se le compara con el tipo de asociación comercial que representa la Comunidad Económica Europea (CEE) y otras agrupaciones. Por tal motivo me propongo mostrar es este espacio, algunos de las características de los diferentes tipos de asociaciones comerciales que en diversos países practican. La primera de ellas es el llamado Club de Comercio Preferencial. Este lo forman dos o más países. Sus características principales son dos: Uno, una reducción (no eliminación) de sus impuestos a la importación de todas las bases (con excepción de los servicios de capital): Y dos, cada uno de los miembros mantiene sus impuestos originales con el resto del mundo. Es decir las preferencias arancelarias solo las gozan los miembros del club y no unifican los aranceles que imponen a los bienes provenientes de otros países no miembros.

El segundo tipo de asociación se le conoce como Área o Asociación de Libre Comercio. En estos los países participantes suprimen todas las restricciones arancelarias y no arancelarias sobre el comercio que realizan entre ellos, (con excepción de los servicios de capital). Es decir suprimen todos los impuestos al comercio y todas aquellas prácticas restrictivas no arancelarias como las cuotas de importación. De igual forma todos los países miembros mantienen sus impuestos originales al resto del mundo. Este es el tipo de asociación que tendrá lugar en nuestro país con la firma del TLC.

Un tercer tipo de asociación, que implica una integración económica más amplia, esta representado por las llamadas Uniones aduaneras. En cierta forma, esta es una derivación de la anterior. Aquí todos los países miembros suprimen todas las restricciones a su comercio exterior, pero a diferencia del área de Libre Comercio, aquí los miembros adoptan un arancel externo común para las mercancías provenientes del resto del mundo. Es decir, ya no conservan cada uno sus impuestos originales que aplicaban a países no miembros. Mediante una negociación entre ellos, establecen un solo impuesto que cada país se obliga a aplicar al resto del mundo.

El cuarto tipo de asociación comercial es el llamado Mercado Común. Se considera un tipo de asociación que implica una integración económica mucho más amplia que las mencionadas anteriormente. En ella los países miembros suprimen todas las restricciones arancelarias y no arancelarias a su comercio exterior. Establecen un arancel externo común y permiten el libre movimiento de todos los factores de la producción (trabajo y capital) entre sí. Un ejemplo muy claro de este tipo de asociación nos la da la Comunidad Económica Europea. Donde lo distintivo de la asociación no es solo el libre tráfico de mercancías, como también, y principalmente, el de mano de obra y capital.

La forma más compleja de integración económica está dada por la llamada Unión Económica. En esta, además de la supresión a todas las restricciones al comercio, el establecimiento de un arancel externo y la libre movilidad del trabajo y capital, también se da una unificación de las políticas fiscales, monetarias y socioeconómicas entre los países miembros. La comunidad Económica Europea ya trabaja con el fin de convertirse en 1993 en una Unión Económica de estas características.

Se supone que el fin de la integración económica es elevar los niveles de producción, productividad y consumo en todo el mundo. Lo que implica elevar el nivel de bienestar de toda la población. Sin embargo los ajustes no son automáticos. Existen muchos problemas en el cambio de la integración. Y desde luego, sus resultados no son siempre los esperados en términos de bienestar social cuando las diferencias entre los países que se integran son asimétricas.

Valga decir aquí, como conclusión que la forma del TLC es un paso en el camino a una integración económica más profunda. Como la que representan las Uniones Económicas. Es necesario valorar hasta que punto es conveniente para nuestro país avanzar más en un sentido. Ello porque cada paso en ese sentido implica ceder soberanía. Y si en la Comunidad Económica Europea los países están decididos a ello es porque dicha cesión no implica un riesgo tan grande dado a su poderío económico y político individual. Pero en el caso de nuestro país en relación a Estados Unidos y Canadá, las cosas podrían ser diferentes. Pensemos en una unión económica, (a la que podría llevarnos una mayor integración) es más o menos el tipo de unión que tienen los estados que conforman la Unión Americana. Y que avanzar en la integración económica nos llevaría a convertirnos en un estado más de dicha unión. No digo que esto sea bueno ni malo. Es algo sobre lo que los mexicanos debemos discutir y opinar.