LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

LA ECONOMÍA MEXICANA FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN DEL PROTECCIONISMO AL LIBRE MERCADO

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

AHÍ VIENEN LOS CHINOS.

Por siglos China fue uno de los países más cerrados al mundo. En los últimos años la apertura de su economía la ha convertido en una amenaza para economías como la mexicana, porque su expansionismo le roba espacios vitales a nuestro país

El ingreso de China a la OMC es un reflejo, precisamente de esta apertura y el medio a través del cual está colocándose de manera impresionante en los mercados más importantes del mundo.

El riesgo que esto representa para las empresas mexicanas, no sólo consiste en la llegada de productos e inversiones chinas que vienen a competir al interior de nuestro país, sino, además, en su posicionamiento en el mercado de E.U., que es el destino da casi todas nuestras exportaciones. De 1993 a la fecha, las importaciones chinas a E.U. se han incrementado un 98% en cambio las mexicanas sólo lo han hecho un 69% por esta razón, mientras que en 1993 las ventas de productos chinos representan el 5.4 por ciento de las importaciones totales de Estados Unidos, actualmente representan el 10.7 por ciento. En cambio las importaciones de origen mexicano que equivalían al 6.8 por ciento, hoy representan el 11.5.

Más fuerte ha sido su expansión en Europa. Mientras que en 1993, los productos chinos representaron el 4.2 por ciento del total de las importaciones totales de la Unión Europea, en la actualidad representa el 8%. En cambio los productos mexicanos que en el primer año representaban el 0.4 por ciento, hoy todavía tienen una muy baja participación del 0.7 por ciento.

Sin embargo, la situación es más grave si se observa la participación de ambos países por sectores. Así se puede observar que el 67 por ciento de los juguetes importados por E.U. son de origen chino, en cambio, sólo 5.6% son de origen mexicano. El 66% de los zapatos que importan los norteamericanos son chinos, y sólo el 1.8% son mexicanos; el 31% de los muebles son chinos y el 18% son mexicanos; el 27% de los artículos de plástico son chinos y el 7.3% mexicanos y el 25% de productos metalmecánicos son chinos y el 8.3% son mexicanos. En cambio México sólo supera la participación de los chinos en el mercado norteamericano en el sector de autopartes en donde controla el 17% de las importaciones norteamericanas contra el 2.4% de la participación china y en el sector del acero en donde participa con el 10% mientras que los chinos sólo lo hacen con el 3%. Y participan de igual manera en dos sectores: alimentos con el 5% cada uno y confección con el 13% respectivamente.

En la Unión Europea, prácticamente no competimos con los chinos, pues estos dominan con el 57% las importaciones de juguetes a esta zona; con el 23% en artículos de plástico; 20% metalmecánica y 19% calzado. En cambio la participación de México en las importaciones a Europa en esos sectores es prácticamente nula. La participación más importante de productos mexicanos se da en el sector de auto partes en que contribuye con el 2.3% del total; el 1% en electrónicos y el 0.5% en acero. Pero incluso en auto partes donde está su mayor contribución, no supera a los chinos que contribuyen, prácticamente de la misma manera que nuestro país.

Si durante los noventas la economía mexicana pudo tener crecimiento económico fue gracias a la expansión de sus exportaciones, que encontraron colocación en el mercado norteamericano. Hoy las posibilidades de experimentar una recuperación económica se confía a un incremento de las exportaciones que realizamos a E.U., y que por estar en recesión ha disminuido sus compras mexicanas.

Es decir, dependemos del sector externo para crecer y en el tenemos depositadas todas las confianzas para impulsar el desarrollo del país. ¿qué vamos a hacer si los chinos nos desplazan de nuestros mercados tradicionales en E.U? ¿Iremos a vender a Europa, en donde ya los chinos nos llevan una enorme ventaja?

Por último, recordemos que dentro de nuestro país también los chinos están teniendo una cada vez mayor presencia, entonces ¿en donde van a vender sus productos, nuestras empresas mexicanas? Y, lo que es peor? ¿de qué vamos a vivir?