GUÍA DE APRENDIZAJE DE ÉTICA INFORMÁTICA: UNA EXPERIENCIA APLICABLE A LA GESTIÓN EMPRESARIAL

GUÍA DE APRENDIZAJE DE ÉTICA INFORMÁTICA: UNA EXPERIENCIA APLICABLE A LA GESTIÓN EMPRESARIAL

Dr. Mario González Arencibia

Volver al índice

 

 

 

Lectura No. 3

Aspectos éticos y sociales en la producción de software

El marco conceptual propuesto tiene como finalidad ofrecer un conjunto de criterios para considerar los temas éticos y sociales en la producción de software. Dicho marco puede conceptualizarse en términos de cinco componentes diferentes:

a) El tipo de tecnología o área de aplicación

b) El nivel de responsabilidad (individual y profesional)

c) Los niveles de análisis social

d) Los temas éticos

e) Incorporación a la producción de software

Con respecto al primero de los componentes, el marco conceptual tiene instancias en cada una de las áreas técnicas de la disciplina. En relación con el último componente, la incorporación a la producción de software, el marco en cuestión toma únicamente un nivel de análisis, a saber, la responsabilidad individual y profesional.

Uno de los aspectos llamativos de esta propuesta es que dicho marco puede presentarse de manera gráfica con lo cual se logra un nivel muy alto de comprensión. En la gráfica siguiente se presenta el esquema básico:

El enfoque propuesto tiene un carácter positivo en el sentido de que trata de promover que se impacte de manera positiva en los niveles correspondientes. Sin embargo, también permite hacer análisis de riesgos.

1. El nivel superior indica el campo o tipo de tecnología por utilizar.

La idea es que los niveles potenciales de impacto de una tecnología determinada no son los mismos que los aplicados en otro campo. Por otro lado, la evaluación de una tecnología, desde el punto de vista del impacto, varía con el tiempo.

2. Los niveles de análisis social hacen referencia a los componentes que deben ser tomados en consideración cuando se desarrolla un producto tecnológico asociado a la producción de software, en el sentido de prever el impacto negativo que pueda tener sobre cada uno de esos niveles y optimizar los beneficios de la tecnología en cuestión. Por ejemplo, todos los ambientes gráficos han excluido de manera explícita a los no-videntes. En este mismo nivel se considera importante que los individuos comprendan la cultura en la que se vive y la cultura hacia la cual va dirigido un producto, con el propósito de reducir los conflictos e impactos de dicha tecnología.

3. Los científicos y tecnólogos, desempeñan un doble papel, como individuos y como profesionales. Como individuos tienen una gran responsabilidad como miembros de un grupo y de una sociedad.

Como individuos deben promover un determinado tipo de sociedad y actuar de manera consistente con ese modelo de sociedad y las normas de la misma. Como profesionales tienen una gran responsabilidad en cuanto a los productos y el tipo de función social que están llamados a desempeñar. En muchas ocasiones los valores profesionales y personales pueden ser diferentes. Sin embargo, lo deseable es que su comportamiento como profesionales y como individuos sea compatible. Para esto es importante que los profesionales analicen de manera consciente los valores que deben promover.

4. Los temas éticos hacen referencia a aquellos aspectos o grupos de indicadores con los que el profesional debe comprometerse a promover.

Muchos de estos aspectos, como puede observarse remiten a conjuntos de indicadores más que a uno solo, pero para tecnologías específicas no es necesario que todo el conjunto de indicadores sea tomado en consideración. Por ejemplo; “calidad de vida” de acuerdo con los enfoques actuales sobre desarrollo humano, agrupa un conjunto muy amplio de indicadores.

Por eso es que muchos aspectos que tienen que ver con calidad de vida, son incluidos como temas éticos debido al papel preponderante que pueden desempeñar en una tecnología específica. Pero en algunas aplicaciones se puede favorecer, por ejemplo, el acceso a la educación o el mejoramiento de un tratamiento específico, o el confort. Pero también puede reducir el acceso a un servicio a un número importante de personas.

El marco conceptual anterior es fácilmente extendible para incorporar conceptos más amplios referidos a la estructura de la responsabilidad, por ejemplo, responsabilidad compartida la cual se puede expresar mediante escalas que asignen grados de responsabilidad según se trate de individuos y profesionales, de empresas o corporaciones, de grupos y organizaciones y de los entes gubernamentales involucrados según la legislación del país o estado en donde se desarrolle y aplique la tecnología.

De hecho, a nivel de la producción de software es importante analizar la responsabilidad de los tomadores de decisiones de una empresa en relación con el desarrollo de ciertos productos computacionales.

Los principales riesgos en los proyectos de software están fuera del alcance del diseñador o del coordinador del proyecto, y tienen que ver más bien con el nivel de involucramiento e identificación de la administración en el proyecto en cuestión.

En el gráfico siguiente se ilustran los niveles de análisis involucrados y los temas éticos que son susceptibles de impacto en la producción de software. Se marcan con gris aquellos temas y niveles en los que es relevante la tecnología computacional en la medicina. Esto tiene la función de centralizar la atención del profesional en aquellos aspectos que son críticos para esa tecnología específica, evitando que pierda tiempo tratando de determinarlos.

Existe una fuerte tendencia a nivel mundial y nacional para automatizar procesos rutinarios relacionados con la atención médica, incluyendo, expediente electrónico, control de medicamentos, reportes de exámenes de laboratorio, asignación de citas, consultas en línea con especialistas de otros lugares, servicio de telemedicina, así como en aspectos más especializados como sistemas de diagnóstico de instrumentos, diagnósticos genéticos, etc. Pero, además, los registros médicos “pueden contener información más sensible sobre quienes y qué somos - temas como fertilidad y abortos, problemas emocionales y psiquiátricos, conducta sexual, enfermedades de transmisión sexual, estatus en relación con el HIV, abuso de substancias, abuso físico, predisposiciones genéticas a enfermedades, etc.” Y con ello la posibilidad de que se pueda accesar información sobre pacientes para utilizarla con propósitos específicos, por ejemplo, para seleccionar candidatos a puestos de trabajo, para seguros, para selección de pareja, etc. Tomando en consideración, como se indicó anteriormente, la vulnerabilidad de los sistemas computacionales, estos aspectos revisten una importancia fundamental.

En el caso de los sistemas médicos los aspectos relacionados con vulnerabilidad se complican aun más, si tomamos en consideración, como indica Rindfleisch (1997,...) “la gran mayoría de las personas (pacientes y médicos también) tienen una comprensión muy vaga de hacia donde circula la información médica, con frecuencia con poco control de su uso. Como en muchos sistemas de información, pocos datos cuantitativos existen sobre la naturaleza y complejidad de los problemas de seguridad en las instituciones de atención médica.

Hay pocos incentivos o mecanismos para reportar incidentes, y los casos específicos son muy frecuentemente manejados de manera silenciosa, a menos que un proceso leal se inicie”.

Aun así, como continua diciendo el autor, se prevén varios mecanismos por los cuales información médica sobre pacientes puede ser expuesta. Entre ellos están exponer información de manera accidental, curiosidad del personal de la institución de salud sobre aspectos relacionados con determinados pacientes, sobornos al personal de la institución, uso secundario de información sobre pacientes, es decir, utilizar información por otra institución sin autorización del paciente y acceso no autorizado.

Como puede observarse, los aspectos críticos en relación con esta tecnología, son efectivamente, los relacionados con riesgos y responsabilidad.

. De igual manera, los niveles de impacto son los indicados. Finalmente, el profesional en computación tiene un nivel de responsabilidad en los diferentes niveles para reducir los impactos negativos, mediante el establecimiento conjunto y la adopción de procedimientos que contribuyan a reducir el impacto negativo que estas tecnologías puedan tener.

Sin embargo, no sólo se trata de los aspectos negativos, sino que las tecnologías de información son herramientas muy importante que como señala el National Research Concil (citado en Rindfleisch ,1997)) pueden contribuir en cinco aspectos principales:

1-.Disponibilidad e integralidad de información en el momento y lugar apropiados.

2-. Desarrollo de nuevos niveles de responsabilidad y de rendición de cuentas a los encargados de la atención médica.

3-.Delimitación de los ámbitos dentro de los cuales el acceso de información es permisible y establecimiento de mecanismos de control tanto físicos como lógicos.

4-. Selección y acceso de la información médica relevante dependiendo de las características y funciones del trabajo.

5-. Posibilidad de “entender y tener un control efectivo sobre los aspectos apropiados de seguridad de la información y acceso”.

En este sentido, las tecnologías de la información están llamadas a desempeñar un papel fundamental en aspectos sustantivos de la salud. Pero también debe prestarse particular atención a los riesgos potenciales que esta tecnología conlleva y establecer marcos de control que permita disminuirlos.