Endeudamiento y Proyectos

Las empresas necesitan continuamente de capital para poder iniciar actividades nuevas, o nuevos negocios. El estado o las entidades de proyectos sociales no son la excepción, se requiere continuamente de capital para financiar las operaciones de cualquier proyecto. Este capital puede provenir del mismo empresario, en ese caso se denomina capital propio. Pero muchas veces los capitales propios son escasos, de manera que un crecimiento rápido requiere de capitales externos, de modo que se recurre continuamente a solicitar un crédito. Algunas figuras de financiamiento no tienen la estructura tradicional de deuda capital, se ha ensayado en grandes proyectos de infraestructura la figura de aportantes en general, es decir todos los participantes del proyecto son aportantes de un capital de riesgo, el mismo que es cubierto por los flujos de caja generados por el mismo, en este caso no hay acreedores, todos asumen el riesgo del proyecto, aún cuando en estos casos los riesgos son cubiertos de distintas formas, por ejemplo contratos de compra de productos, arreglos con los proveedores a largo plazo, seguros de riesgo y hasta especialistas aportantes por alguno de los socios, esta estructura novedosa de diseño financiero de un proyecto se denomina Project Finance.

El empresario pequeño, a diferencia de la gran empresa, por lo general no evalúa las condiciones del crédito, le basta con tener el dinero disponible, sin embargo muchas veces este crédito viene en condiciones desventajosas, a tasas sumamente elevadas y con garantías por demás excesivas para el monto otorgado como préstamo. Dichas condiciones van cambiando en la medida que el mercado financiero se profundiza y el empresario aprende de las distintas modalidades que ofrece un mercado financiero con un amplio grado de competencia.

En esta sección evaluaremos la naturaleza del crédito, veremos bajo que condiciones se otorgan y como medir la capacidad de pago del mismo, es necesario conocer cuanto cuesta el préstamo, los riesgos inherentes al pago y el mejor uso posible del dinero, labor en donde la asesoría o especialización del empresario es vital.

Naturaleza de los créditos

Los créditos surgen cuando los negocios tienen necesidades de capital, estas necesidades pueden ser para inversiones de mediano o largo plazo, o también para necesidades de financiar la campaña de ventas en meses estacionales tipo navidad (Corto plazo), es decir crédito sólo para capital de trabajo.

Un crédito a largo plazo o un crédito por campaña implican que el negocio, el sector en donde se encuentra el mismo, e inclusive el propietario serán evaluados. Esta evaluación consiste en aspectos de la solvencia moral, económica, arraigo local, la experiencia, antecedentes financieros, operaciones con el mismo operador de crédito, el nivel de crecimiento del sector en donde esta el negocio, el potencial de crecimiento del producto a vender o la situación futura estimada del mercado en donde se venderá el producto.

La figura 3.4 resume el proceso y análisis de las variables mencionadas para ser considerado un sujeto de crédito.

El rol fundamental del operador o asesor del proyecto en esta parte, es guiar al empresario, puesto que si no se le comenta que el sector esta mal, que los precios pueden venirse abajo, que posee deudas impagas, que no esta asociado y que las demás características del otorgamiento de créditos no se cumplen, entonces no será sujeto de crédito.

Por otro lado, si el empresario desea obtener un crédito aún en malas condiciones del negocio o el sector, lo más probable es que quien le otorgue el crédito sea un prestatario informal, quien a cambio de su riesgo cobrará elevadas tasas de interés y solicitará inclusive documentos de propiedades, pudiendo el empresario perder sus activos personales, ya que las condiciones no eran las mejores para ir adelante en un proyecto con financiamiento externo.

Sin embargo, puede darse que un empresario que cumple con las condiciones del crédito, no recibe el tratamiento adecuado en las instituciones financieras, siendo considerado no sujeto al crédito, en este caso lo probable es que las condiciones del entorno sean desfavorables y el banco o la entidad de créditos ha decidido no financiar ningún proyecto del sector. Aquí se recomienda conseguir buenos fiadores o buenas garantías para la entidad financiera.

El otorgamiento de créditos no pasa necesariamente por las entidades bancarias, muchas veces el financista es el propio comprador o proveedor, en este caso de igual modo se fijan una serie de dimensiones, como lo moral, lo económico, el entorno, los antecedentes, claro que ello enmarcado en las estrictas dimensiones del negocio, es decir el análisis es menos sofisticado pero se da, aun cuando sea de manera poco formal en quien provee el dinero.

Una vez que hemos determinado las dimensiones que se analizan al entregar un crédito, ahora pasemos al lado del productor y verifiquemos las variables que contiene un crédito.

Figura 3.4.Condiciones para el crédito

Análisis de endeudamiento

Para fines de análisis del crédito, es muy importante comparar las tasas que ofrecen las diversas entidades financieras, para verificar cual es la más costosa y elegir aquella que brinde los mayores beneficios. Para el otorgamiento de un crédito se solicitan muchas veces garantías, estas pueden ser los equipos que se poseen, los terrenos, inclusive la producción. Es decir se solicita como garantía cualquier activo que el banco pueda usar para cobrarse en caso no se pague el crédito.

Por lo general las entidades financieras recargan las garantías como un mecanismo de defensa que a la vez desalienta el crédito. Muchas de las garantías son por el 100% del monto prestado. Es decir una deuda de 1,000 debe ser garantizada por una propiedad o activo que valga 2,000. En este caso debemos tener mucho cuidado cuando entregamos garantías, eso dependerá ya en la práctica del valor que el banco, entidad financiera, ONG o cualquier prestamista le otorgue a nuestras propiedades.

No se debe aceptar valorizaciones muy bajas de nuestras propiedades, debemos negociar con el valor de nuestras propiedades en la mente. Sean los valores que el mercado le asigna o los valores que los tasadores establecen, para ello debemos conseguir tasadores fiables y autorizados o capacitados. No obstante todo este proceso encarece el crédito.

Otras modalidades de financiamiento

Además del financiamiento obtenido por créditos bancarios, los productores con frecuencia recurren a créditos directos del proveedor, en este caso el costo efectivo del crédito es bastante mayor al sólo recargo de precios. Veamos algunos ejemplos:

Un empresario agrícola que siembra arroz, para lo cual necesita algunos insumos, ha recurrido con frecuencia a molineros, uno de ellos le presta para sus insumos el monto de 600 dólares, con las siguientes condiciones:

• Obligación de venderle la cosecha al precio de mercado.

• Entrega en garantía del título de propiedad.

• Tasa de interés de 5% mensual.

• Período desde la entrega del dinero al pago: 5 meses

El empresario como no tiene mayores opciones acepta el crédito, el cambia el monto otorgado en dólares a soles, porque los mayoristas de insumos venden en soles. El tipo de cambio al momento de cambiar los dólares es por ejemplo, de 3.46 soles por dólar, por lo que asume 2,076 soles.

El empresario cultiva por ejemplo, una hectárea de arroz y cosecha 6 toneladas, al momento de la cosecha el precio en chacra esta 0.50 soles por kilo y el tipo de cambio ha subido a 3.50 soles. Veamos los costos del crédito:

1. Por Intereses: 600 x 5% x 5 = 150 dólares = 562.5 soles (A 3.50 soles por dólar)

2. Por Tipo de cambio: 600 x (3.5 – 3.46) = 24 soles

3. Pago total en soles: 586.5 soles

4. Costo efectivo del crédito: 586.5 / 2076 = 28.25 % en 5 meses.

5. Costo efectivo mensual del crédito: 28.25/5 = 5.65%

Este costo efectivo sube, si la compra del arroz en chacra se realiza por debajo del precio de mercado, en ese caso existe una pérdida adicional para el agricultor.

Otro ejemplo, supongamos que el mismo empresario solicita un crédito por abonos en una tienda de insumos y esta se lo otorga, previo título de propiedad, la tienda hace las siguientes entregas de fertilizantes:

Tabla 3.34. Endeudamiento por insumos agrícolas a precio recargado

El agricultor sabe que en condiciones normales la urea cuesta 36.6 soles el saco, el fosfato de amonio vale 43.50 soles y el fosfato triple 41. 80 soles. Pero acepta los precios impuestos por la tienda debido a la necesidad de contar con los fertilizantes, ya que como en tantos otros casos de siembra no planificada, su arroz esta sembrado y requiere el abono.

La tasa de interés por el crédito es de 6% mensual, y se paga en 5 meses. Veamos los costos del crédito:

1. Por intereses: 857 x 6% x 5 = 257.10 soles

2. Por recargo en precios (ver cuadro adjunto): 857 - 750.7 = 106.30

Tabla 3.35. Insumos agrícolas a precio de mercado

3. Costo total del crédito: 363.40 soles

4. Costo efectivo del crédito: 363.40 / 750.70 = 48.41 %

5. Costo efectivo mensual del crédito: 48.41 % / 5 = 9.68 %

En ambos ejemplos hemos empleado tasa de interés simple, que son las modalidades que comúnmente pueden usar los comerciantes o acopiadores, como se ve, generalmente se termina pagando más por el dinero recibido que lo pactado, ello puede suceder también en un crédito bancario, cuando se le añaden comisiones y demás recargos al préstamo.

No debemos olvidar que en ambos casos el poder de negociación del acopiador o proveedor impulsa al empresario ha entregar sus documentos de propiedad de activos, lo que es un riesgo tremendo ante la informalidad en que se realizan estos créditos.

La capacidad de endeudamiento

La pregunta aquí es crucial, hasta que monto se endeuda la empresa o el negocio, ¿que políticas se debe tener en mente cuando existe la posibilidad de endeudamiento?

La respuesta más lógica sería: una empresa o proyecto se endeuda hasta donde soporta su flujo de caja, es decir si el flujo de caja neto es de 1,000 soles mensuales, la empresa se endeuda como máximo por una cuota de 1000 soles mensuales.

Sin embargo en la práctica esta decisión no es tan simple, puesto que a esos 1,000 soles netos, debo descontarles algún margen de riesgo, que sucedería si no se llega a los 1,000 de caja neto, en ese caso no se podrá pagar el crédito.

Entonces lo más lógico es mencionar que los negocios se endeudan hasta el flujo de caja en situación conservadora o pesimista. Por ejemplo se espera 1,000 neto, pero si sucede lo peor entonces se tendrá sólo 500, por lo cual la deuda máxima es hasta 500 soles. Ser más arriesgado requiere que el empresario posea otras fuentes de caja, por ejemplo negocios con riesgo distinto o un portafolio de productos que generan caja como para cubrir el negocio endeudado. Veamos el siguiente gráfico para tener una idea más amplia de la capacidad de deuda:

Figura 3.5. Esquemas de financiamiento a largo plazo

Como señala el gráfico anterior, la línea fluctuante es el flujo de efectivo que posee la empresa para sus negocios. Este flujo de efectivo esta compuesto por las inversiones que realizamos en equipos, por las inversiones en capital de trabajo (que implican costos operativos), por otros costos o gastos no relacionados al negocio principal y por los ingresos resultantes.

Si estamos en un proyecto de largo plazo, ejemplo un cultivo de mango o una inversión en productos nuevos, podemos requerir un tractor o maquinaria, en este caso esta inversión se debe financiar con deudas de largo plazo, toda vez que su envergadura y el monto a invertir no se recuperan en 4 meses, ni en un año, puede llegar inclusive a cinco años, de modo que debemos financiarnos a largo plazo para no arriesgar el efectivo del negocio.

Para el caso del mango, por ejemplo, si el producto recién me da cosechas en el tercer año, necesito un crédito a mediano plazo, para financiar el capital de trabajo necesario, es decir debo calzar el efectivo que recibiré en ese lapso con el vencimiento del crédito.

Siguiendo con las inversiones agrarias, si se desea tener campañas chicas en medio del mango, por ejemplo menestras, o alquiler de planta en temporadas bajas o subproductos derivados, en ese caso el financiamiento debe ser de corto plazo, calzando que el vencimiento de la deuda coincida con la cosecha de las menestras o la venta de los subproductos, en cualquier caso debe coincidir con estos ingresos derivados de un negocio secundario.

Tal como muestra el gráfico anterior, las deudas de mayor plazo, que implican un mayor cuidado del productor, deben hacerse al flujo de caja mínimo que esperamos (la base de la línea fluctuante). Por encima de este flujo mínimo, podemos ir calzando el vencimiento de nuestras deudas de corto plazo con los períodos de ingresos.

El siguiente gráfico, muestra el caso de un agricultor que se dedica a cultivos de corto plazo, por ejemplo el maíz, también puede darse el caso de pequeños empresarios de servicios o comerciantes, en este caso se recomienda que las deudas que asuma sean sólo de capital de trabajo, considerando el flujo mínimo de efectivo que se espera.

Cualquier desembolso por encima del flujo mínimo se recomienda que sea financiado con capitales propios, debido a que el riesgo de no pago se hace elevado. Por ejemplo negocios con un ciclo de vida rápido, requieren calzar muy bien el efectivo de corto plazo con la deuda de corto plazo, cualquier inversión adicional debe ser con fondos propios o deuda a largo plazo.

Figura 3.6. Esquemas de financiamiento a corto plazo

El monto mínimo al que se refieren los gráficos anteriores, puede ser perfectamente los estimados de efectivo en los casos pesimistas, es decir que esperamos que suceda lo peor, o que nuestro estimado futuro de efectivo sea bastante conservador, de este modo estamos cubiertos contra cualquier riesgo futuro.

Mostremos un ejemplo sencillo para la capacidad de endeudamiento, usando nuevamente el caso de un productor agrario:

Supongamos que se quiere financiar la campaña de maíz, los costos directos estimados para una hectárea son 700 dólares, asimismo se espera producir 6,000 kilos por hectárea. El precio estimado esta en 0.50 soles el kilo desde hace dos años, de modo que el flujo estimado es de 3,000 soles, en dólares sería 865 (Usando por ejemplo 3.47 soles por dólar de tipo de cambio).

Ahora, por diversos factores, el clima, mal abonamiento, mala asistencia técnica y otros, la producción puede caer hasta en 3,500 kilos, además el tipo de cambio puede subir hasta 3.50 soles. En ese caso por la venta de la producción se obtiene 1,750 soles; que resultan 500 dólares.

Si este es el flujo mínimo a obtener, debo solicitar un crédito de capital de trabajo por 500 dólares incluido intereses. Claro esta que el saldo de la inversión es la pérdida, pero no se arriesgan las propiedades del productor.

Si se cuenta con seguridad sobre el precio (información histórica), del rendimiento y de otras variables que afectan al cultivo, así como de la capacidad de pago al obtener créditos, entonces se solicita el crédito necesario para financiar la campaña en condiciones normales.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga