Importancia económica mundial de la economía del arroz
BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

 

ECONOMÍA DEL ARROZ: VARIEDADES Y MEJORA

Josep Maria Franquet Bernis
Cinta Borràs Pàmies

 

 

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (445 páginas, 5.17 Mb) pulsando aquí

 

 

 

 

1. Importancia económica mundial

1.1. Introducción

De todos los cereales existentes o conocidos, el arroz es, sin duda alguna, el que ofrece la posibilidad de llenar más rápidamente un déficit de producción agrícola para la alimentación del hombre y, junto con el trigo y la carne o el pescado, constituye la base de la alimentación humana. El 75% de la población mundial lo incluye en su dieta alimenticia diaria, pudiendo superar en algunos casos el consumo de otros cereales como el maíz y el trigo. La producción mundial de arroz supera los 500 millones de toneladas, teniendo en cuenta que sólo los países asiáticos obtienen el 90% de la producción. La historia nos ha demostrado, en efecto, cuánta consideración los hombres han tenido siempre por el arroz y por sus preciosas cualidades nutritivas. Miles de años atrás, en China se cultivaba el arroz sólo para la alimentación del Emperador y de los miembros de su familia.

El arroz proporciona entre el 25 y el 80% de las calorías de la dieta diaria a 2,7 mil millones de personas de Asia (donde se produce el 90% de la producción mundial), es decir, a más del 50% de la población mundial, donde se le considera el alimento básico de la civilización oriental. Por este motivo, es el cereal más utilizado en la alimentación humana (básicamente sólo se destina a esa finalidad), aunque su producción todavía no alcanza a la del trigo (considerado como el alimento básico de la civilización occidental).

El arroz en uno de los cultivos más antiguos. Se domesticó hace miles de años en Asia (aunque no hay unanimidad respecto el lugar ni el periodo, pero se han encontrado restos de unos 8.000 años de antigüedad en la China) y en África. Se extendió por China y por toda Asia 3.000 años antes de nuestra era. Europa oyó hablar del arroz a los escritores que acompañaron a Alejandro Magno (“el Grande”) en la conquista de la India. A partir del siglo VIII se cultivó en España y Portugal y entre los siglos IX y X también en el sur de Italia.

Durante el último milenio se ha introducido progresivamente en el resto de los continentes. En los Estados Unidos se desarrolló a partir de los esclavos negros venidos del oeste de África, que ya lo conocían. Esta circunstancia se produjo alrededor del año 1718. En el New South Wales (Australia) las primeras tentativas de cultivo de arroz se efectuaron en el año 1891.

Si bien se trata de una planta de origen tropical, se encuentra totalmente adaptada desde los desiertos egipcios o australianos hasta alturas de 2.400 metros sobre el nivel del mar en el Nepal o los altiplanos andinos. Se cultiva principalmente en agua mediante el sistema de campos inundados (el 56% del total cultivado: todo el de Europa, de Norte América, de Oceanía y más del 50% del de Asia), pero también puede efectuarse en secano, en lugares bajos donde las lluvias son abundantes (Suramérica, África y en diversas zonas de Asia) o bien en “tierras altas”. En la parte baja de los grandes ríos de Asia (Bangladesh, delta del Mekong, etc.) se cultivan los arroces flotantes, capaces de vivir a una cierta profundidad en el agua. De hecho, el agua en el cultivo del arroz actúa más impidiendo por gravedad el ascenso capilar de las sales de las capas freáticas más o menos superficiales que proporcionando sustento líquido para una elevada evapotranspiración de la planta.

En el mundo hay distintas formas de cultivo del arroz, teniendo en cuenta la profundidad del agua de cultivo y el tipo de variedad del arroz, según el porte de la planta. Así pues, el arroz cultivado en secano (a 0 metros de profundidad en el agua) y en aguas someras (con una profundidad del agua de cultivo de 0,50 metros) es del tipo enano y semienano. En las aguas intermedias con una profundidad aproximada de 1 metro se cultivan variedades altas y en las aguas profundas, de hasta 5 metros de agua de cultivo, se utilizan las variedades de arroz flotantes, mencionadas anteriormente.

Las 25 especies conocidas aproximadamente del género Oryza se encuentran distribuidas en las regiones tropicales y subtropicales de Asia, Norte y Sur de Australia y Suramérica. También en África Occidental encontramos el arroz, pues parece que fue introducido por los portugueses desde Asia. En la cuenca del Mediterráneo ya se conocía durante el Imperio Romano. Concretamente, en España fue difundido seis siglos atrás por los árabes y en Italia por los españoles, los cuales, con el descubrimiento del Nuevo Mundo, lo divulgaron luego en Centro y Suramérica, mientras que los portugueses lo llevaron a Brasil.

Con esto demostramos que, cualquiera que fuese su tierra de origen, el arroz conquistó, en poco tiempo, a los hombres y mujeres de casi todos los países del mundo. De hecho, como ya hemos expresado, si el trigo se conocía como el alimento básico de la civilización occidental, el arroz se ha considerado del mismo modo de la oriental, aunque hoy en día este calificativo lo podemos extender también a escala mundial.

Lo que sí es cierto es que el arroz es uno de los productos agrícolas cuyo cultivo y consumo más auge ha experimentado en los últimos años. Es el recurso alimenticio más utilizado por los países pobres en su alimentación y la demanda en los países ricos aumenta cada año. En la UE, el ritmo del incremento de esta demanda, si bien ha decrecido en los últimos años, sigue estando entorno al 2% anual, situándose actualmente entre los 4’5 y 5’0 kilogramos por persona al año. Aliado ecológico en algunos países, en donde los campos de arroz conviven en buena armonía con humedales y ecosistemas protegidos de altísimo valor faunístico y florístico, en otros el cultivo del arroz se convierte en un peligro por la presión que se ejerce sobre los bosques y los intentos de incrementar los rendimientos a través de productos agroquímicos diversos (especialmente abonos y productos fitosanitarios).

En la mayoría de los principales países productores de arroz se produce para el consumo interno. Es precisamente en Asia donde están los seis primeros productores de arroz del mundo: China, India, Indonesia, Vietnam, Bangladesh y Thailandia. Son, además de grandes productores, grandes consumidores de dicho cereal de verano, por lo que pocos de estos países se encuentran entre los más exportadores, como es el caso de China e India que, aunque juntos acaparan el 60% de la producción mundial, sólo exportan el 1% de su propia producción, dedicando el resto al consumo interno. El comercio del arroz es, en cualquier caso, pequeño comparado con el de otros productos agrícolas; así, en la primera mitad de los años 90 del pasado siglo, ha sido del 4% sobre el total de la producción, mientras que en el caso de otros productos como el trigo, el comercio mundial ha representado en el mismo período un 18% con respecto a la producción mundial. A pesar de que algunos de los principales exportadores, como EE.UU. y Thailandia, han aumentado sus ventas, en el año 1996 la comercialización fue de 18 millones de toneladas, 2’7 millones de toneladas menos que en el año 1995.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet