Estructura y política turística de Sevilla

 

Pulse aquí para acceder al índice general del libro.

Esta página carece de formato, tablas y notas. Pulsando aquí puede acceder al texto completo en formato DOC comprimido en ZIP (239 páginas, 550 Kb)

F.J. Blancas Peral y E.M. Buitrago Esquinas

CAPÍTULO VI. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.

Como hemos podido comprobar a lo largo de todo el trabajo, el turismo se ha convertido en una de las actividades económicas más importantes de la ciudad de Sevilla (según las estimaciones recogidas en el Plan Estratégico Sevilla 2010, el turismo aporta el 11% del PIB del municipio) y en uno de los centros de turismo urbano más relevantes a nivel nacional (es la tercera ciudad de España tras Madrid y Barcelona y la primera de Andalucía).

A lo largo de las últimas décadas, el turismo en el municipio se Sevilla ha experimentado grandes cambios. Sevilla ha sido un destino turístico tradicional en los circuitos de turismo urbano. Durante el modelo clásico se benefició de la proximidad de la Costa del Sol, así los turistas que viajaban a estas playas solían realizar excursiones, de breve estancia, a Córdoba, Granada y Sevilla. Era, por tanto, un turismo muy estacional, fundamentalmente extranjero y dominado por los grandes tour operadores. El modelo clásico entra en crisis a finales de los ochenta motivado principalmente por cambios en la demanda que no son correspondidos, de forma inmediata, por la oferta. Estamos ante un turista más experimentado, al que no le importa pagar un mayor precio si ve satisfechas sus expectativas; exige, por tanto, mayores niveles de calidad en los servicios, de autenticidad en cultural y de respeto medio ambiental. Busca un turismo menos masificado, más personal y, sobre todo, más activo y diversificado. Sevilla afrontó esta crisis en mejor situación que otros destinos debido a la celebración de la Exposición Universal de 1992. Este evento proporcionó los fondos y motivos necesarios para agilizar los cambios en la oferta turística y permitió transmitir internacionalmente la imagen de una ciudad moderna, diversa y con servicios de calidad. De todos los acontecimientos que hemos analizado, sin duda, este ha sido el que mayores repercusiones ha tenido sobre el turismo de la ciudad de Sevilla. Al terminar la Expo`92, fue necesario reconvertir las instalaciones, en algunos casos, sobredimensionadas, para garantizar un aprovechamiento óptimo de las mismas. Esto se ha conseguido, como hemos podido constatar al analizar los datos de oferta y demanda de los últimos años. Hoy tenemos una ciudad en la que se pueden desarrollar un amplio abanico de tipologías turísticas, tenemos un turismo menos estacional, que permanece más días en el municipio y con un mayor gasto medio. Podemos afirmar que el nuevo modelo turístico “diverso y de calidad” está plenamente consolidados en Sevilla.

Con respecto a las rentas de situación que han hecho y hacen posible el desarrollo del turismo en Sevilla, cabe destacar: aspectos físicos y naturales, aspectos culturales y socioeconómicos.

- Entre los aspectos físicos y naturales, contamos con: un clima suave durante prácticamente todo el año, que permite el desarrollo de numerosas tipologías al aire libre; una situación geográfica privilegiada que ha permitido que en Sevilla hayan convivido una gran cantidad de civilizaciones; y unos recursos naturales que, aunque menores por estar ante un turismo urbano, sirven de complemento para el desarrollo de tipologías turísticas tradicionales.

- Con relación a los aspectos culturales, hemos podido constatar como son los que tradicionalmente han servido de factor de atracción principal hacia Sevilla. Dentro de estos se incluyen: un patrimonio histórico-artístico diverso, amplio y en buen estado de conservación; fiestas y folklore de repercusión internacional; unos habitantes de carácter abierto, espontáneo y tolerantes; y una gastronomía a la que aún le queda un gran potencial por explotar.

- Finalmente, de entre los aspectos socioeconómicos hemos querido resaltar: las buenas infraestructuras de transportes y comunicaciones que, en general, quedaron tras la Expo`92, la capitalidad de Andalucía y el hecho se ser una economía tercializada, lo cual permite a los turistas disfrutar de servicios que de otra forma no encontrarían (compras, instalaciones deportivas, teatros, cines, etc.).

Al ser una zona tradicionalmente turística, la mayor parte de estas rentas ya están siendo explotadas. No obstante hemos detectado algunos puntos negativos que consideramos necesario reorientar. Así, el clima extremo del verano y las precipitaciones irregulares del otoño y primavera pueden limitar las visitas durante dichos periodos. Para paliarlo, recomendamos: potenciar actividades nocturnas (apertura más amplia de los establecimientos turísticos y programar actividades diversas en esta franja horaria), ofrecer una oferta complementaria para las horas centrales del día acorde con las altas temperaturas (en este sentido, los parques temáticos, los centros de compras y ocio o la organización de actividades dentro de los recintos elegidos como alojamientos pueden ser una buena alternativa). Por otro lado, la situación geográfica puede ser un problema de no existir buenas comunicaciones por estar en la periferia de Europa. No obstante, esta limitación está bastante superada tras las obras realizadas con motivo de la Expo`92, únicamente podemos señalar la necesidad de mejorar las conexiones del aeropuerto de San Pablo con los circuitos internacionales, acelerar la construcción del AVE a Málaga y solucionar algunos problemas de congestión en los accesos a la ciudad (construcción de S-40 y tren metropolitano). Con relación a los aspectos culturales, creemos necesario potenciar los recursos menos explotados y la creación de rutas alternativas a las tradicionales. Todo ello con un doble objetivo: evitar la posible saturación del nudo Catedral-Giralda-Alcázar e incrementar la estancia media de los turistas al ofrecer nuevas posibilidades durante su visita. Por otro lado, seguir potenciando la gastronomía, en especial la cultura de la tapa como elemento menos explotado turísticamente. En cuanto a los habitantes, se debe incrementar la seguridad ciudadana y evitar la picaresca con los turistas ya que son dos de los elementos que más deterioran la imagen que de la ciudad se tiene en el exterior. Finalmente, aunque con motivo de la Expo`92 se construyó una infraestructura turística diversa, abundante y de calidad, creemos necesario poner los medios para que esta siga siendo acorde con las crecientes y cambiantes exigencias del nuevo turista.

La demanda turística que visita Sevilla ha seguido una tendencia continuamente creciente tanto en número de viajeros como en pernoctaciones. Del análisis realizado podemos concluir que el perfil del turista de nuestra ciudad se caracteriza por:

- Ser mayoritariamente de origen nacional (principalmente andaluces, madrileños y catalanes) aunque el porcentaje de extranjeros es creciente y superior a la media de Andalucía. También es mayor la presencia de viajeros procedentes de destinos lejanos (norteamericanos y japoneses).

- La renta de estos turistas es media-alta y el gasto es creciente y superior a la media andaluza. Así, en el año 2001, un visitante de Sevilla representa, en términos de gasto medio diario, lo que en 1997 representaban 1,6 visitantes. Por otro lado, los turistas que más gastan son los procedentes de destinos más lejanos y los que vienen motivados por la asistencia a ferias, congresos o negocios, principalmente.

- La estancia media del turismo urbano es inferior a la de otras tipologías, por ello esta variable es inferior en Sevilla que la media de Andalucía. No obstante, es creciente y esta en línea con los datos de otras ciudades de similares características.

- Otro rasgo diferencial del turismo urbano es su menor estacionalidad (por depender menos del clima que el turismo de sol y playa). Aún así, la demanda del municipio de Sevilla presenta una importante estacionalidad, concentrándose la mayor parte del turismo en primavera y otoño (coincidiendo con las fiestas mayores, con un clima más suave y la temporada alta en la actividad congresual). Los principales cambios que se han producido con relación a esta variable son: una ligera tendencia hacia la desestacionalización y un cambio en los meses de máxima afluencia ya que durante el modelo clásico estos coincidían con los meses estivales al aprovecharse del turismo de la Costa del Sol.

- La principal motivación de los turistas que visitan Sevilla sigue siendo las “vacaciones y ocio”, aunque en los últimos años ha ido perdiendo importancia a favor de los “negocios/ferias/congresos” y de “otros”; lo que constata las nuevas tendencias de la demanda hacia un turismo más diversificado y, por lo tanto, la necesidad de segmentar la oferta turística para satisfacer a todas las formas de demanda.

- La satisfacción del turista de nuestra ciudad es muy similar a la de la media andaluza. Aunque, en los últimos años, encontramos algunas diferencias al desagregar los motivos de dicha satisfacción: Sevilla obtiene menor puntuación en seguridad ciudadana, en trato-atención y en relación calidad precio; y mayor en ocio y diversión. En esta línea, lo más valorado por los turistas extranjeros son los monumentos, el clima y el conjunto de la ciudad y los aspectos que causan insatisfacción son la suciedad y el mal olor, el tráfico y deficiencias en algunas infraestructuras y servicios públicos. No obstante, el 99,3% recomendaría la visita a la ciudad.

- En cuanto al alojamiento preferido es el hotel, aunque la categoría elegida varía mucho en función del motivo del viaje: los hoteles de 3 o cuatro estrellas para el turista que busca conocer la Sevilla cultural y, los hoteles de 4 o 5 estrellas para los visitantes por motivo de congresos, trabajo o incentivos.

Una vez analizadas la evolución y principales características de la demanda turística de Sevilla consideramos que los retos más importantes que presentan estas variables de cara al futuro son: continuar incrementando la estancia media y el gasto del turista, desestacionalizar las llegadas y tratar de atraer a los diversos segmentos con productos diferenciados y de calidad.

Con relación a la evolución y composición de la oferta tanto de alojamiento como complementaria, ha estado totalmente marcada por la celebración de la Expo`92 ya que, como hemos señalado anteriormente, este evento fue aprovechado por la ciudad para dotarse de una oferta más diversa y de mayor calidad.

- La principal tipología de alojamiento existente en Sevilla es el hotelero como ocurre en la mayor parte de las ciudades turísticas. El alojamiento hotelero (hoteles, hostales y hoteles-apartamentos) ha supuesto un 80% del total de los establecimientos y un 81% de las plazas disponibles en la provincia en 2001. Por otra parte, de este tipo de alojamiento destacan los de categoría superior: en 2001 el 78% de las plazas ofertadas en establecimientos hoteleros correspondían a hoteles y, dentro de estos, el 66% tenían 4 o 5 estrellas. Como venimos señalando, ha sido con motivo de la Expo`92 cuando se ha producido el mayor incremento de plazas y fundamentalmente de categorías superiores.

- En cuanto a la oferta complementaría primaria, es destacable la menor presencia de restaurantes en Sevilla respecto de otras áreas, en especial, los de mayor categoría. Ello se debe a la preferencia de la demanda por los bares de tapas dada su importante tradición. En los últimos años, la apuesta de la ciudad por un turismo de mayor calidad que deje mayores ingresos, se ha visto reflejada en un notable incremento de los restaurantes de mayor categoría. Por su parte, la importancia relativa de las cafeterías es también menor, lo que se debe fundamentalmente a las buenas condiciones climáticas que permiten la “vida al aire libre” prácticamente durante todo el año.

- La oferta complementaría específica se ha centrado tradicionalmente en el turismo cultural y de circuitos. En la actualidad, aunque siguen siendo las tipologías más importantes, la tendencia ha sido hacia la diversificación, tanto de las tipologías tradicionales (se aprovechan recursos culturales aún no explotados turísticamente y se crean nuevas rutas y eventos) como por la creación y potenciación de nuevas tipologías. En este sentido cabe destacar: el turismo de congresos, reuniones y negocios y el turismo temático. Con todo ello, se pretende fundamentalmente ampliar las posibilidades del turista que visita Sevilla y, con ello: conseguir un mejor aprovechamiento de los distintos segmentos de demanda, incrementar la estancia media y el gasto en la ciudad y desestacionalizar. Exactamente los retos que tiene planteados la demanda y que señalábamos anteriormente. Cada vez se concede menor importancia a la cantidad de turistas y más a los impactos (económicos, sociales y medioambientales) que estos pueden provocar.

Siguiendo esta línea argumental, si comparamos las tendencias de la oferta con las de la demanda podemos afirmar que existe un nivel de coherencia muy superior en Sevilla al que hemos encontrado en otros destinos estudiados. Ello se debe a que la mayor parte de las nuevas exigencias de la demanda (mayor calidad en los servicios, autenticidad cultural, respeto ambiental, turismo más diversificado, más activo y menos masificado) están siendo correspondidos por la oferta. Esto ocurre tanto en los aspectos más cualitativos como en los cuantitativos; así, el grado de ocupación de los alojamientos, la satisfacción de los turistas y los ingresos que generan son cada vez mayores y menos estacionales. No obstante, consideramos fundamental seguir muy de cerca las tendencias de una demanda cada vez más cambiante para que la oferta se pueda seguir adaptando como lo ha hecho hasta ahora. En este sentido, cabe señalar que en el pasado se contó con la Expo`92 y que, previsiblemente, en los próximos años no tendremos un evento de tal magnitud; por lo que tendrán que ser los agentes locales (públicos y privados) los impulsores de los futuros cambios. Esperamos que este trabajo pueda servir para facilitar esta tarea.

A la configuración y desarrollo del mercado turístico en Sevilla ha contribuido de manera importante el desarrollo de una política turística, bajo nuestro punto de vista, bastante adecuada.

Como hemos podido comprobar, Sevilla constituyó un caso excepcional y pionero en cuanto a la puesta en marcha de medidas de planificación dirigidas al sector turístico. Aprovechando la celebración de la Expo´ 92 en Sevilla y la transformación que el citado evento traería para la ciudad, se puso en marcha el denominado Plan de Ordenación Turística de 1988. Con este plan se pretendía organizar lo mejor posible el sector turístico para afrontar con la máxima eficiencia la celebración del evento y aprovechar el mismo como plataforma de lanzamiento de la nueva oferta de la ciudad. En la práctica, lo que se pretendió fue conseguir el máximo aprovechamiento turístico de todas las infraestructuras y recursos con los que se dotó a la ciudad para la Expo´ 92. A nuestro juicio, la principal repercusión de todas las medidas que se pusieron en marcha fue la promoción que se realizó de la imagen nueva de la ciudad, cuestión fundamental para la explotación turística que se presentía conseguir y la consolidación del nuevo modelo turístico en Sevilla. La nueva imagen que se debía ofrecer al mundo es la de una ciudad bien organizada, capaz de afrontar con éxito un gran reto como era la celebración de Expo´ 92, una ciudad que desde el punto de vista turístico empezaba a ofrecer una oferta cualificada, de calidad y diversificada, con un gran potencial de mejora. En definitiva, Sevilla se adelantaba, como decíamos anteriormente, a todos los planes estatales y autonómicos, que posteriormente se desarrollarían en España y Andalucía a partir de 1993 y que iban encaminados a la instauración de un modelo turístico diverso y de calidad. Nos referimos, en el caso de España, a los Planes FUTURES I (1993-1995) y II (1996-1999) y al PICTE (2000-2006); y en el caso de Andalucía, al Plan DIA y al Plan General de Turismo de Andalucía.

Después del éxito de 1992, Sevilla dedicó el año 1993 a la necesaria redefinición de los usos de suelos, infraestructuras y servicios creados con motivo de la Expo´ 92 y que, en principio, resultaron sobredimensionados respecto al ritmo normal de utilización de la ciudad. De esta forma, se pusieron en marcha una serie de actuaciones tendentes a obtener su máxima utilización y rentabilizar adecuadamente las inversiones efectuadas; de tal manera que se incorporarían a la vida normal de la ciudad.

Tras estas actuaciones en 1994, empezarían a desarrollarse en Sevilla una serie de proyectos enmarcados dentro de las líneas estratégicas recogidas en el Plan DIA a través de las órdenes de subvenciones destinadas a entes privados y entes públicos locales respectivamente, con las limitaciones que este procedimiento presenta como ya analizamos en su momento.

- Los esfuerzos de los entes privados se concentraron en: la realización de un importante número de proyectos dedicados a la modernización y renovación de la oferta de alojamiento ya existente, la modernización de los equipamientos de dichas instalaciones y mejora de servicios ofrecidos, la creación de nueva oferta de alojamiento, de agencias de viajes, de restaurantes, acciones de promoción y patrocinio de eventos culturales y deportivos así como proyectos tendentes a la mejora de la formación turística y los relacionados con los centros educativos. En definitiva, realizaron una importante contribución a la mejora de la calidad de la oferta turística sevillana, haciéndola más moderna y competitiva, y en proceso de adaptación continua a las exigencias cada vez mayores de la demanda y, a la vez, se dio un gran paso en la creación de una oferta complementaria cada vez más rica.

- Por su parte, el ente local destinó sus proyectos a: la señalización turística urbana, el establecimiento de Oficinas de Información Turística a lo largo de toda la ciudad, sobre todo en aquellas zonas eminentemente turísticas; el embellecimiento y mejora de los entornos turísticos, con especial referencia a la ordenación de los espacios naturales, puesta en valor de recursos y rutas turísticas e iluminación de enclaves y conjuntos monumentales, así como la dotación de oferta complementaria y animación turística. A todo esto se unió la importantísima puesta en marcha de planes de promoción turística, los cuales concentraron un importante número de proyectos materializados mediante la presencia en las Ferias Internacionales de Turismo, organización de Fun Tryps y la elaboración de multitud de folletos y publicaciones repartidos a través de las Oficinas de Información Turística.

La puesta en marcha de nuevas líneas estratégicas del denominado Plan General de Turismo de Andalucía no ha supuesto para Sevilla más que una continuación de antiguos proyectos y convenios ya iniciados con el Plan DIA, ante el proceso actual de revisión que el citado Plan General está viéndose sometido. Un ejemplo de ello es el Programa de Grandes Ciudades de Sevilla. A pesar de todo, como ya analizamos, la actuación en Sevilla ha cambiado por los compromisos que el ente local tiene atribuidos en virtud del artículo 3 de la Ley de Turismo de Andalucía que se han circunscrito fundamentalmente a la promoción, a través del Consorcio de Turismo de Sevilla, y a la tan importante labor de los servicios públicos. Respecto a estos servicios públicos ya señalamos, en su momento, que un aspecto fundamental en cuanto a la determinación de la relación calidad precio de Sevilla como destino Turístico. Este aspecto, a pesar del importante esfuerzo presupuestario realizado por el municipio de Sevilla, es uno de los peor valorados por parte de los turistas; lo que pone de manifiesto la necesidad de intentar conseguir una mayor eficiencia y eficacia en estas prestaciones. La mayoría de estos problemas son debido a la gran descoordinación que afecta a la actuación de las distintas instituciones públicas con competencias directas o indirectas en materia de turismo.

En la actualidad se está elaborando una planificación estratégica e integrada de la ciudad a través del Plan Estratégico de Sevilla 2010, que ha supuesto un importante paso para afrontar los grandes retos del turismo en Sevilla. Este plan sitúa al turismo dentro del proyecto denominado “Sevilla Capital del Turismo Urbano Europeo”, enmarcado en la línea estratégica para modernizar la estructura productiva y de empleo en la ciudad. En este ámbito se pretende, sobre todo, la potenciación de dos segmentos claves y en auge como son: el Turismo de Ferias y Congresos y el Turismo Cultural, para los que se establecen una serie de proyectos y medidas a realizar que colocaran a Sevilla en una situación competitiva a nivel mundial en dichos segmentos. En nuestra opinión, si realmente llegan a desarrollarse las líneas establecidas en el citado Plan, el avance que experimentará Sevilla en materia turística será muy importante, lo cual está aún por ver puesto que dependerá del empeño y la eficacia que la Administración local demuestre en su desarrollo y la acogida que reciba por parte de los agentes privados.

Tras la realización de este estudio sobre la estructura del mercado turístico sevillano y de la política que sobre él se ha realizado, creemos que Sevilla debe seguir apostando por el desarrollo de su turismo urbano, el cual presenta, bajo nuestro punto de vista, importantes potencialidades, entre las que cabe destacar:

- Gran cantidad de recursos, fundamentalmente culturales, susceptibles de generar una mayor oferta de productos turísticos.
- Alta posibilidad de complementariedad de la oferta de la ciudad con el turismo de los municipios de toda la provincia de Sevilla y con el turismo de litoral.
- Buen sistema de comunicaciones, aunque mejorable, con el resto del país, Europa y el mundo.
- Demanda creciente, fiel, exigente y de mayor poder adquisitivo.
- Creciente desestacionalización.
- Una oferta turística de alojamiento creciente, de mayor calidad y adaptada a las necesidades de los visitantes.
- Gran potencial de diversificación de la oferta complementaria de la ciudad (actividades culturales, congresuales, deportivas, rutas, etc.).
- Buena imagen exterior de Sevilla como destino turístico.
- Capacidad de atracción de nueva demanda de larga distancia a través de una buena promoción en nuevos mercados que empiezan a abrirse.
- Gran capacidad de ajuste ante las variaciones del mercado turístico, como se ha demostrado a lo largo de la última década.
- Existencia de un plan integral (Plan Estratégico Sevilla 2010) para el conjunto de la ciudad muy en línea con la planificación global que consideramos más adecuada para la política turística.

Todas estas potencialidades se verán favorecidas, a su vez, por las megatendencias que la Organización Mundial de Turismo prevé para un futuro próximo. Estas impulsarán los centros urbanos y Sevilla tiene grandes posibilidades. En este sentido, cabe señalar:
o Por un lado, el progresivo envejecimiento de la población en los países desarrollados, aumentará la edad de los turistas; así, incrementarán los turistas jubilados que, a su vez, tendrán más tiempo, más renta, más salud, más cultura y experiencia turística que el mismo segmento en la actualidad. Estos turistas muestran una clara atracción por el turismo urbano y de circuitos siempre que este le ofrezca las suficientes garantías de seguridad, accesibilidad y calidad.

o Por otro lado, también según la OMT, la nuevas tecnologías propiciaran un abaratamiento de los transportes que permitirán un incremento de los viajes de larga distancia. Los turistas procedentes de países lejanos suelen viajar atraídos por el descubrimiento de nuevas culturas y eligen mayoritariamente el turismo cultural y de circuitos. En esta línea, es interesante potenciar la promoción de Sevilla en el mercado chino, ya que es el que se prevé tenga mayor la expansión.

o También estamos asistiendo a en las últimas décadas a un fraccionamiento en las vacaciones que favorece el desarrollo de esta tipología turística. La mayor flexibilidad laboral hace que se tienda a dividir más las vacaciones: en lugar de pasar un mes de verano en la playa, cada vez más, se reduce ese tiempo a dos o tres semanas y, el resto se disfruta en puentes, Semana Santa, Navidades, etc. Es en estos periodos cuando la visita a ciudades se convierte en un alternativa más que factible.

o Finalmente, uno de los segmentos de mayor crecimiento en los últimos tiempos ha sido el turismo de congresos, reuniones y negocios, y las ciudades se convierten en un lugar idóneo para su celebración si cuentan con las instalaciones necesarias. Así mismo, la OMT también confirma la existencia de factores que potenciaran el turismo de cruceros. Esto podría ser aprovechado por Sevilla si se confirmara la viabilidad económica y medio ambiental de la ampliación del Puerto.

Todos estos elementos beneficiaran de modo indudable al turismo que se desarrolla en Sevilla, aunque para ello deberá seguir preparándose con el objetivo de afrontar los múltiples retos que se le plantean:

- Seguirán apareciendo nuevos competidores. Las nuevas tecnologías de transportes y comunicaciones permiten el acceso a ciudades que antes no se incluían en los circuitos internacionales de turismo.

- Se refuerza el turismo desarrollado en gran parte de los competidores tradicionales, ya que éstos también están reconvirtiendo su oferta.

- El turista se hace más exigente tanto en la calidad del servicio como en la autenticidad de lo social y el respeto medioambiental. Es un turista al que no le importa pagar un mayor precio, pero siempre a cambio de ver satisfechas sus expectativas.

- Es necesario una planificación flexible, que permita la adaptación a los continuos y rápidos cambios tecnológicos que modifican a gran velocidad las ventajas competitivas del sector turístico.

De este modo, el turismo urbano, en general y el que se desarrolla en la ciudad de Sevilla, en particular, también presenta importantes debilidades que hay que tratar de superar, entre ellas destacamos las siguientes:

- Una clara subexplotación de algunos de los recursos de la ciudad que sustentan su turismo, sobre todo de los patrimoniales.
- Significativa concentración de las actividades turísticas en las zonas tradicionales: necesidad de expansión de la oferta a otras zonas de la ciudad.
- Saturación en la explotación de los recursos más atractivos de la ciudad: insatisfacción de la demanda en este aspecto.
- Irregular cuidado y conservación de las infraestructuras y recursos de la ciudad.
- Incipiente oferta complementaria de calidad en comparación con la existente en otros centros importantes de turismo urbano europeos.
- Escasez de productos turísticos integrales de la ciudad.
- Problemas de gestión y prestación de servicios públicos de forma satisfactoria.
- Deficiente coordinación administrativa local entre los entes con competencias directas o indirectas en materia turística.
- Recursos humanos, aún, con falta de una mayor cualificación para la prestación de servicios de mayor calidad.

Tras analizar las principales potencialidades y debilidades que tiene ante sí el turismo sevillano de cara al futuro, concluimos resumiendo algunas de las recomendaciones que, a nuestro parecer, consideramos más interesantes.

1. En primer lugar, consideramos imprescindibles una Planificación Integral de la Ciudad en un triple sentido:

- Una planificación que considere al turismo como un producto global; ofreciéndose el municipio, en su conjunto, como un producto turístico en si mismo, en el que, a su vez, se pueden desarrollar un amplio abanico de tipologías turísticas.
- Una planificación turística integrada en la planificación global de la ciudad, ya que el estado general del municipio influye de manera muy significativa en la satisfacción del turista. De este modo, los servicios públicos y el estado de las infraestructuras son básicos para un turismo de calidad.
- Una planificación turística del municipio coordinada con el resto de las administraciones competentes de la provincia y Comunidad Autónoma.

En la actualidad, la cuidad de Sevilla sigue esta orientación con la elaboración del Plan Estratégico Sevilla 2010. No obstante, consideramos necesario incrementar los esfuerzos en la coordinación administrativa, tanto intra como supramunicipal y de los agentes públicos y privados. Así mismo, es importante cuidar la correcta prestación de servicios públicos y el estado de las infraestructuras, ya estos aspectos son uno de los elementos que más inciden en la imagen exterior de la ciudad.

2. Con el objeto de seguir consolidando el nuevo modelo turístico es necesario continuar los trabajos para incrementar la calidad y diversidad de los productos turísticos ofrecidos. Para ello hay que seguir impulsando el desarrollo de las nuevas tipologías y renovando las tradicionales. En esta línea proponemos, entre otras medidas, la creación y promoción de diversas rutas turísticas:

o Por un lado, rutas que permitan el aprovechamiento de recursos turísticos infrautilizados de la ciudad. En este sentido, podemos destacar: rutas gastronómicas, rutas históricas (la Sevilla romana, árabe, judía, etc.), rutas de pintores, escritores y otros artistas, ruta de los conventos e iglesias, etc.
o Por otro, rutas que permitan unir la actividad turística con otras actividades económicas relevantes para Sevilla. A modo de ejemplo proponemos, la creación de una ruta de la industria artesanal ceramista tradicional de Sevilla, que incluya desde el recorrido por la Plaza de España (haciendo especial referencia a sus azulejos) hasta la visita a los barrios y talleres con tradición en estas materias (Triana y Zona Centro, fundamentalmente). Esto mismo podría desarrollarse con la industria tradicional cofrade (orfebres, tallistas, escultores, bordadores, cererías, etc.).
o Finalmente, rutas que incluyan la ciudad como parte de un circuito más amplio, ya sea a nivel provincial, regional, nacional, o incluso internacional.
Para la promoción de todas ellas, consideramos muy acertada la idea del Museo de la Ciudad de Sevilla, que serviría como punto de inicio de muchas de ellas y centro de interpretación de las mismas.

Por otro lado, creemos que es fundamental una correcta coordinación de los diversos eventos y actividades que se pueden desarrollar en la ciudad; de modo que se busque la complementariedad de actividades para tratar de incrementar la estancia del viajero, de desestacionalizar sus visitas y, en definitiva, incrementar su satisfacción. Así, proponemos: coordinar el calendario de los distintos recintos (Palacio de Congresos, Teatro de la Maestranza, Lope de Vega, etc.) y que la programación de los mismos sea acorde con las características de los turistas que nos visitan en cada época del año; y, en los meses estivales, potenciar la celebración de actividades nocturnas al aire libre (un ejemplo de esto lo constituyen las Noches en los Jardines del Alcázar, actividades culturales que se celebran durante los meses de julio, agosto y septiembre en este recinto) y actividades acordes con las temperaturas extremas de las horas centrales del día.

Finalmente, nos parece interesante continuar los esfuerzos que se están realizando para atraer la celebración de grandes eventos de repercusión internacional a nuestra ciudad; ya que contamos con grandes infraestructuras que aún no han sido rentabilizadas (el Estadio Olímpico es un ejemplo de ello).

Con todas estas medidas, se colaboraría a paliar algunos de los grandes retos anteriormente señalados: mejor aprovechamiento de los recursos existentes, evitar la saturación de algunos puntos, desestacionalizar las visitas, aumento de la estancia media, aumento de las posibilidades de gasto de los turistas y fidelización de los mismos.

3. Todas estas recomendaciones deben ser completadas con una correcta promoción y comercialización de los productos creados. En este sentido, proponemos: seguir reforzando la presencia de la ciudad en las Ferias Internacionales de Turismo, continuar con la organización de Fun Tryps, mejorar las Oficinas de Turismo, potenciar la creación de la “Sevilla Card” y prestar especial atención a la información que de Sevilla ofrezca en internet. Este último aspecto nos parece especialmente relevante por su creciente utilización y por su repercusión internacional; así, un porcentaje importante de los viajeros que organizan su visita de modo independiente utilizan este medio. Por ello, recomendamos ofrecer una información permanentemente actualizada y completa, en la que se incluyan las diversas opciones que tienen los distintos turista que acude a la ciudad. Un ejemplo de ello, podría ser incluir rutas y actividades diversas a realizar en función de la época del año elegida y de la duración de la estancia.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet