ENCUENTROS ACADÉMICOS INTERNACIONALES
organizados y realizados íntegramente a través de Internet



Economía y educación: pensar la enseñanza universitaria desde el paradigma de las ciencias de la complejidad

Marcelo Fabián Vitarelli

Resumen.
El trabajo aborda el tratamiento preliminar de las relaciones entre la Economía y la Educación en la enseñanza universitaria en el marco del paradigma de las ciencias de la complejidad. Es decir que se atreve a pensar la naturaleza y estructura del complejo “economía y educación” en el orden de la formación de educadores en la universidad argentina del siglo XXI a partir de nociones alternativas al paradigma que ha sido el oficial. Pensar dicha relación implica superar el modelo positivo de la ciencia que instaló a la Economía de la Educación como campo de saber hegemónico para hacer pie en un fundamento epistemológico acorde a los desarrollos recientes de concepciones que desplazan al pensamiento lineal, determinista y universalista.


Palabras clave.
Educación, economía, enseñanza, universidad, ciencias de la complejidad.

Este texto fue presentado como ponencia al
SEGUNDO ENCUENTRO INTERNACIONAL SOBRE
Economía, educación y cultura
realizado del 6 al 24 de febrero de 2006


Esta página muestra parte del texto de la ponencia, pero carece de las tablas o imágenes o fórmulas o notas que pudiera haber en el texto original.

Pulsando aquí puede solicitar que le enviemos el Informe Completo y Actas Oficiales en CD-ROM
que incluye todos los debates en los foros, la lista de participantes, con indicación de sus centros de trabajo y los documentos que se presentaron en el Exhibidor del Encuentro.

Si usted participó en este Encuentro, le enviaremos a la vez su certificado en papel oficial.

Vea aquí los resúmenes de otros Encuentros Internacionales como éste

VEA AQUÍ LOS PRÓXIMOS ENCUENTROS CONVOCADOS

El curso de “ECONOMIA Y EDUCACION” constituye una instancia pedagógica obligatoria de enseñanza y aprendizaje para quien aspira al grado académico de licenciado en Ciencias de la Educación que se forma en la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Luis. Dicho espacio previsto en la currícula del Pedagogo se inscribe en el horizonte que amplía el espectro de los posibles campos laborales y su debate en la sociedad actual. Asimismo tomando como punto de partida una intensificación de las relaciones teoría-práctica propone la necesidad de una mayor profundización de carácter transdisciplinario a la luz de prácticas históricas contextualizadas en la realidad social en la cual el futuro profesional deberá actuar.


El quehacer profesional del licenciado en Ciencias de la Educación tiene como horizonte el conjunto de prácticas que acontecen en una sociedad en constante transformación. La inmersión en el campo de lo social fundamenta la necesidad de adquirir en este momento particular de la praxis, herramientas para intervenir la realidad a partir de sus demandas y necesidades en marcos democráticos de acción. La agitada vida de las democracias latinoamericanas nos exige el desafío de dar respuestas alternativas a las necesidades reales y concretas que el presente nos plantea, para lo cual los fundamentos de una economía en interacción constante con la educación nos sirven convenientemente.

“Para algunos se estaría dando un cambio inevitable de modelo, de una economía internacional industrial – cuyo principal recurso era el aparato productivo transformador de la naturaleza, gran insumidor de fuentes de energía no renovable, y cuyo monopolio constituía la base de una sociedad excluyente- al de una economía global donde el principal recurso es el conocimiento, el cual tendría la característica de no tener (ahora sí) límites, y de estar al alcance de todos. De ahí la centralidad atribuida a la educación en estas nuevas condiciones, como productora – reproductora y distribuidora del principal recurso económico”

En el orden de ir construyendo una identidad profesional es que hoy nos acercamos a modo de ejercicio a las posibles relaciones de “Economía y Educación” como campo de saber con un grupo de incumbencias que el licenciado en Ciencias de la Educación debe llevar adelante; asimismo, nos preocupa el espacio que ocupa en la propuesta curricular este campo de saberes, y finalmente, nos interrogamos acerca de su estatuto epistemológico en construcción y debate en el plano de la reforma de la enseñanza en el sistema universitario.




2. Economía y Educación en el marco de la formación profesional de un educador

a) El plano de las Incumbencias profesionales

En el horizonte de análisis de las regulaciones sociales que atraviesan la relación educación – sociedad en los 90 en América Latina y en particular en Argentina, la economía juega un papel preponderante. Los vínculos entre educación y desarrollo económico que vivieron durante el proceso de industrialización los países desarrollados en las primeras décadas del siglo XX, y Latinoamérica en particular desde 1930, comenzaron a ser cuestionados hacia inicios de 1980. Dicho cuestionamiento tiene que ver con el creciente aumento de las riquezas de las naciones y la pobreza que atraviesan sus poblaciones. Discusiones encontradas en torno a las transformaciones sociales van a marcar fundamentalmente un proceso de pauperización que se dirige marcadamente a las condiciones de trabajo, como efecto propio de la globalización .

Los países latinoamericanos se encuentran con políticas sociales orientadas a los más pobres y desfavorecidos, a las privatizaciones y a las descentralizaciones entre otras características, de modo tal que las políticas sociales liberales en su aspecto más nuevo de las políticas están centradas en procesos de reestructuración de los Estados sobre la base del liberalismo económico. El concepto de mercado se encuentra en mutación, las fuerzas sociales se tornan complejas, nuevos escenarios hacen su entrada y la condición de educación en los 90 necesita ser reconsiderada . El énfasis en la educación forma parte de una revalorización social de los conocimientos y de la convicción de que estamos en una era global en la cual los países con mayores perspectivas económicas y de crecimiento de la ciudadanía serán aquellos con mejor acceso y calidad de educación.

La gestión de la cartera educativa nacional en Argentina intentó ampliar su legitimidad a través de reformas educativas que buscaron transformar el sistema escolar mediante estrategias e instrumentos de un centro altamente modernizante y profesionalista . En este marco nuevos marcos jurídicos – Ley Federal de Educación y Ley de Educación Superior- van a plasmar concepciones de la época y funcionar como el aparato visible de cambios en las formas de regulación social que modificaran notablemente el panorama local. Desde allí aparece entonces, entre otros, en el campo de la enseñanza universitaria, la necesidad de insertar al educador en tanto profesional de lo social en el marco de problemáticas tales como: la inserción laboral, las formas de relación vigentes entre la inserción y la formación profesional, la educación en el marco del aparato productivo, etc. todo lo cual nos interesa en tanto que demanda de nuestras instituciones educativas jóvenes egresados profesionales con una formación sólida para intervenir en la realidad y hacer frente a las mutaciones de la geopolítica del sistema.

Pensamos que el complejo de saberes que dibuja « Economía y Educación » puede contribuir a desarrollar campos en las siguientes incumbencias del Licenciado/a en Ciencias de la Educación :

• « Elaborar y evaluar modelos y propuestas curriculares a niveles macro y micro educativos, para la educación formal ; presencial ; a distancia y para los procesos de formación de formadores o formación de extensionistas » ;
• « Diseñar, dirigir, ejecutar y evaluar planes, programas, proyectos educativos y culturales, proyectos destinados a la capacitación de recursos humanos y proyectos de investigación educativa » ;
• « Elaborar, ejecutar y evaluar modelos y diseños de organización y administración educacional » ;
• « Elaborar, ejecutar y evaluar planes, programas y proyectos de información y orientación educacional y ocupacional » ;
• « Administrar y organizar unidades y servicios educativos y pedagógicos » ;
• « Asesorar en la formulación de políticas educativas y culturales » ;
• « Participar, desde la perspectiva educativa, en la elaboración, ejecución y evaluación de planes, programas y proyectos de acción sociocultural en comunidades » ;
• « Asesorar para el diseño y planeamiento de los espacios y de la infraestructura, destinados a actividades educativas, recreativas y culturales » ;
• « Diseñar y realizar acciones de análisis e intervención institucional ».


b) La currícula de formación del licenciado en Ciencias de la Educación :


Los saberes del complejo « Economía y Educación » pueden contribuir en la praxis profesional del licenciado en Ciencias de la Educación en tanto que posibilitan

• Llevar adelante un compromiso ético – político, ya que desde el nivel de fundamentos específicos el futuro profesional se encuentra en condiciones de aportar a lo social y de intervenir con prácticas específicas;
• Desarrollar una actitud crítica – reflexiva, basada en un análisis e interpretación de lo real, comprometida con las necesidades y demandas de un tiempo y una geografía local en donde se encuentran acotadas las prácticas;
• Consolidar una formación teórico – práctica, en el sentido de la integración de saberes disciplinarios que se han recibido previamente en la formación y la potenciación de los mismos a la luz de una nueva lectura de la problemática presente;
• Instrumentar una actitud abierta y cooperativa en diálogo permanente con la realidad en el orden de la preservación de la condición humana y de una mejor calidad de vida;


Para poder poner en marcha estas acciones se necesita entonces:

a) de un riguroso trabajo interdisciplinario que vincule los distintos campos de saberes implicados en este “conjunto”;
b) de igual manera exige una profundización del campo de saber de las ciencias de la educación como espacio de conocimiento que aporta a lo social y desde allí recibe los nutrientes para su reflexión permanente;
c) una instancia de diálogo y retroalimentación entre las prácticas profesionales, docentes e investigativas que desde este espacio se generen y que puedan dar y recibir diferentes aportes; y finalmente
d) una “vigilancia epistemológica” en esta región del conocimiento pedagógico que se inscriba en un auténtico “racionalismo aplicado”.


Lo hasta aquí esbozado nos sirve como marco interpretativo para operar una “vigilancia epistemológica” de la currícula de formación del licenciado en Ciencias de la Educación, en la cual hemos de distinguir:
a) los aportes que Economía y Educación recibe del campo de espacios disciplinarios instalados en la ciencia contemporánea,
b) los aportes que Economía y Educación recibe de algunos campos aplicados que hacen a la labor específica de las ciencias de la educación como espectro de saber,
c) el trabajo de colaboración que Economía y Educación puede realizar con otros campo del saber social entrando en diálogo permanente con ellos, y
d) los aportes que Economía y Educación realiza a campos de saber alternativos que se estructuran en torno a problemáticas contemporáneas de la pedagogía.


Figura de síntesis



ECONOMIA Y EDUCACION



Recibe aportes




Espacios Campos
disciplinares aplicados


Trabaja en colaboración

Campos del saber de lo social

Aporta




Campos del saber alternativos




En primer lugar podemos afirmar que recibe aportes considerables del campo de fundamentos generales que tienen que ver con las disciplinas tradicionales, ellas aportan desde el espacio de las ciencias sociales las bases para pensar una relación posible entre “Economía y Educación”. De este modo llegan hasta aquí la filosofía, la sociología, la antropología, la teoría pedagógica y la historia dando un contexto de referencia al pensar de nuestro campo. De igual manera la Epistemología de las Ciencias Sociales brinda el punto de referencia para comprender la “Alianza de los saberes” necesarios para abordar nuestro estudio; la Política educacional nos introduce en el campo de las políticas públicas, la relación entre el Estado, la sociedad civil y el poder, los cuales entre otros aspectos nos aportan elementos de comprensión directa para el comportamiento de la economía a distintas escalas de consideración.

En segundo lugar los fundamentos se refieren a campos de aplicación específicos que designan una región de saberes introduciendo particularidades y definiciones conceptuales directas a nuestro objeto de estudio. Problemáticas como las de la Educación de adultos, la Educación no formal y la de la Marginalidad y la exclusión nos sitúan en un universo próximo de la realidad de las necesidades sociales de las cuales se ocupa la economía y la educación. Por último el Gobierno y la gestión institucional nos colocan en el filo de temas que pueden y deben entenderse en estrecha relación y debate con nuestro objeto de conocimiento;


En tercer lugar pensamos que “Economía y Educación” puede realizar un trabajo en colaboración con otros campos del saber social que recibe el alumno, tales como: el Planeamiento educacional y el Análisis institucional. La Agenda de planificación para América latina desde lo micro a lo macro, se encuentra atravesada por relaciones económicas, por realidades que necesitan de las múltiples lecturas posibles de la cultura institucional. De este modo nuestro objeto de estudio puede trabajar con campos de saber en estrecha relación, interactuando sistemáticamente y retroalimentándose; así se presenta al alumno como un campo de saberes compartidos que no por ello no guarda su propia especificidad;


Finalmente diremos que “Economía y Educación” puede realizar sustantivos aportes a otros campos de saberes y prácticas con los cuales comparte el espacio de formación y que hoy constituyen área de innovación dentro del saber pedagógico. Por un lado se encuentra a la base de la Organización social del trabajo y la educación y de las Condiciones estructurales del trabajo docente, otorgando fundamento desde la evolución misma de las relaciones entre la economía y la educación; la Formación y capacitación en distintos ámbitos laborales requiere de un manejo claro del mercado de trabajo y del mercado económico en donde se insertan las prácticas, allí nuestro espacio de conocimiento actúa directamente dando sustento a la práctica. Para cerrar este apartado diremos que el campo de la Praxis V, también llamado “práctica profesional” aparece como un espacio propicio de integración de saberes en donde la economía, el trabajo, la formación y capacitación en ámbitos laborales se relacionan directamente con la educación comprendida fundamentalmente como práctica social, de la cual emanan las prácticas: docentes, investigativas y profesionales ( Ver el cuadro explicativo de Asignaturas y Ejes de contenidos colocado como anexo 1)




3. Hacia la construcción del estatuto epistemológico de “Economía y Educación”


a) “Economía y Educación” versus “Economía de la Educación”

Desde el punto de vista histórico la modernidad ha sido preparada a partir de determinadas condiciones de posibilidad que sentaron una nueva imagen de la realidad, entre ellas:
• El Renacimiento por un lado como proyecto civilizatorio en donde la estabilidad y la medida de todas las cosas serán desplazadas por el movimiento y el afán de romper los límites,
• La Reforma y Contrarreforma en el plano religioso que traerá aparejada la fragmentación de la unidad cristiana junto a la introducción de la práctica de la tolerancia, y finalmente
• La Revolución comercial operada a partir del 1400 con la declaración del comercio como empresa mundial y el mercantilismo como filosofía de vida.

Es esta modernidad la que se caracteriza, según Mario Casalla, por una serie de rupturas tales como:
a) ruptura del ritmo y del espacio del mundo,
b) ruptura de la unidad del proyecto europeo-occidental de existencia,
c) ruptura de los límites del poder que finalmente trae aparejado la aparición del mercado, del tráfico y del dinero como símbolos de un nuevo tiempo histórico.

“Esto permite explicar, además, que en el campo del conocimiento haga su aparición una nueva ciencia encargada de reglar y estudiar el mercado en su conjunto, tanto como de diagnosticar y predecir su comportamiento: la Economía” . La economía ocupará entonces el lugar privilegiado dentro de esta nueva maquinaria social, que a futuro gestaría la idea del “orden y progreso” trayendo aparejado la instalación del mundo como mercado junto a la producción y el universo de las mercancías. La economía, la política y la sociología, buscaron encontrar su espacio en las nacientes ciencias sociales a partir de la adopción de métodos cuantitativos apoyadas en el principio del determinismo del universo de lo social, tratando entonces leyes de alcance universal afines a las ya formuladas por la física.

La nueva disciplina se constituyó entonces como un tipo de saber moderno que ocupó el amplio espectro de lo social rechazando los lazos de intercomunicación con su medio, abstrayendo y construyendo entonces en su lugar un campo conceptual compartimentado que desafió la multi-dimensionalidad a partir de la modelización matemática cerrada en si misma. De este modo, la economía que aparece en nuestros días como una ciencia social matemáticamente desarrollada es la ciencia social que desde el punto de vista humano se encuentra más retrazada .

La economía de corte cerrado fortaleció la idea y el papel de un especialista descontextualizado, como así también la de una hiper-especialización abstrayendo las características en que las condiciones económicas acontecen. En consecuencia un saber fragmentado y parcial intentó ocupar el espacio de reflexión de la condición humana, pero sus resultados al presente nos hablan más de su inoperancia o ineficacia, que de logros sustantivos. La economía se inscribía entonces en el horizonte de la ciencia clásica de carácter newtoniano apoyada en el determinismo. Sin embargo, “no se puede considerar la economía como una entidad cerrada: Es una instancia autónoma dependiente de otras instancias, ellas también autónomas/dependientes unas de las otras” . Este modo de pensamiento que simplificó la realidad y trató con ligereza la condición humana lideró el movimiento en el cual surgió la Economía de la Educación como disciplina.

Si bien las referencias sobre los preliminares para establecer la relación entre el valor económico del ser humano y su productividad pueden remitirse a varios siglos atrás, es aproximadamente 35 o 40 años atrás que la línea de Economía de la Educación comenzó a formularse a partir de la teoría del capital humano . Antes de 1960 nadie había utilizado el término “economía de la educación”, el cual fuera pronunciado por Theodore Schultz ante la reunión anual de la American Economic Association , dando inicio a un movimiento de aceleración en la investigación en el terreno. La teoría del capital humano se constituyó rápidamente como la respuesta válida para la comprensión “racional” de las inversiones en educación y en el campo de la formación. En esta línea se estudiaron las relaciones entre la inversión y el crecimiento económico, entre la inversión y el rendimiento y los factores asociados y entre la inversión educativa y la distribución de la renta “per cápita” y nacional (Becker, 1964 y 1983; Mincer, 1962; Schultz, 1961 y 1972).

Sin embargo la Economía de la Educación conservó todas las características de la ciencia madre de donde provenía: parcializó la realidad, la representó matemáticamente bajo un lenguaje propio y la hizo asunto de especialistas. A partir de los años 70 en América latina la Economía de la Educación formó parte del corpus científico de economistas y además del cuerpo de saberes de planificadores de educación. Sin embargo, el predominio del lenguaje matemático sobre el de la comprensión de los fenómenos sociales de una manera integral logró que las cátedras de enseñanza universitaria fueran ocupadas por economistas de formación que repentinamente imponían reglas de juego a la educación como fenómeno social; y al no manejar los cientistas sociales este lenguaje contribuyeron así a un mayor aislamiento y dominio de un grupo que paso a formar parte de elites de intelectuales y de cuerpos político-técnico en los ministerios de educación y planificación social en nuestros países. Algunas líneas de pensamiento se desarrollaron en este marco y son aún objeto de su enseñanza, tales como: la educación, el empleo y la renta de la mano de la inversión en capital humano; la educación y el crecimiento debatida tanto por el enfoque de la producción como del desarrollo humano y finalmente todo lo que hace a la organización y financiamiento de la educación desde la escolarización básica hasta la post-obligatoria. Se acuñaron conceptos clave, se estandarizó rápidamente el gasto en educación y se comparó a nivel internacional, componentes todos estos que llegan hasta nuestros días y que conservan plena vigencia.

Ahora bien, esta empresa científica de la cual la economía formaba parte, caracterizada por el determinismo, la linealidad, el equilibrio y la reversibilidad que se posicionó desde los lugares de poder planificando los espacios de transmisión del conocimiento y la acción misma en la vida cotidiana, es la que en los últimos treinta años vemos como esta siendo criticada y se desmorona desde el avance mismo de la física y de la matemática con postulados de cambio. Una auténtica “metamorfosis de la ciencia” al decir de Ilya Prigogine impulsa restaurar la relación del hombre con la naturaleza como práctica cultural. “…en lugar de las certezas, aparecieron las probabilidades; en lugar del determinismo, el caos determinista; en lugar de la linealidad, la tendencia a alejarse del equilibrio y a la bifurcación; en lugar de las dimensiones de enteros, los fractales; en lugar de la reversibilidad, la flecha del tiempo…” Una auténtica revolución que conlleva a las ciencias naturales y a las sociales a repensar el presente y los cánones con los cuales se vino validando el conocimiento desde la modernidad a nuestros días, como asimismo a sus espacios de enseñanza en los claustros universitarios.


Una propuesta posible de ser pensada en torno a la delimitación del campo de conocimiento ya no de una Economía de la Educación de corte positivista, sino la que dibuja ahora la “Economía y Educación”, es aquella cuya plataforma nos brinda el pensamiento complejo de Edgar Morín desde donde la integración o alianza de los saberes nos arroja una nueva mirada a la realidad bajo una reflexión colmada de interesantes desafíos. Se trata entonces de impulsar, de potenciar un pensamiento que distingue y une a la vez como instancias que se complementan y que no son excluyentes. El conocimiento de cada una de las partes nos lleva hacia el camino del conocimiento de la totalidad, de la globalidad y viceversa, en donde el análisis y la síntesis juegan dialécticamente. Esto responde al convencimiento que “la educación debe favorecer la aptitud natural del espíritu a poseer y resolver los problemas esenciales y, correlativamente, estimular el pleno empleo de la inteligencia general ” Es este pleno empleo el que implica el uso sin límites de la curiosidad como facultad natural a la condición humana. Sin embargo muy a menudo es la escolarización la que se encarga de adormecer y hasta extinguir esta posibilidad para posibilitar un pensar de otra manera.

Ahora bien, una propuesta que tome como punto de partida al pensamiento complejo necesita abordar la realidad que estudia desde la luz que arroja la historia del pensamiento económico conjuntamente con todas las otras teorías que han surgido a lo largo del tiempo. El desafío podría radicar entonces en dar cuenta de la tensión en la cual se inscriben las relaciones entre economía y educación. Una tensión que da cuenta de la apertura que posibilita el campo de la educación como práctica social, pero a su vez el otro polo de la tensión vendría dado por una concepción de economía reductora de la condición humana, puesto que se trata de analizar el comportamiento recurrente de fenómenos sociales y de intentar resolver sus incógnitas a partir de unidades, de regularidades objetivables, matematizables.

Sin embargo el pensar recortado y aislado de los especialistas puede operar solamente al interior de su compartimiento, ya que la realidad es objeto de análisis del pensamiento complejo; de un pensamiento cuya visión no quede reducida al formalismo mecanicista sino que pueda dar lugar a los procesos de subjetivación, al carácter onto-creador y a la libertad como condición fundacional del pensar y del obrar. “Por lo tanto, tenemos que pensar el problema de la enseñanza por una parte, a partir de la consideración de los efectos cada vez más graves de la compartimentación de los saberes y de la incapacidad de articularlos entre sí y, por otra parte, a partir de la consideración que la aptitud para contextualizar e integrar es una cualidad fundamental del pensamiento humano que hay que desarrollar antes que atrofiar” .

“Economía y Educación” puede ser visualizado entonces como un complejo “inter – pluri – trans” disciplinario que necesita ser pensado desde lo “eco y meta”-disciplinario . Aparece ante nosotros como un “complejo” inter.-pluri-trans en el que las diferentes disciplinas se congregan. En esta propuesta epistemológica que nos ocupa es en donde radica la vitalidad de los enunciados sostenidos, ya que la misma no se encuentra acotada a un molde disciplinario; si bien supone la existencia de una disciplina, se plantea su lugar integrándola y sumándola a una perspectiva global, más abarcativa, que pueda explicar la realidad. Así, los procesos de complejización de los cuales puede dar cuenta, apelan a distintas disciplinas y, al mismo tiempo, a una “pluri-competencia” de quien las investiga. El intercambio, la cooperación y la pluri-competencia definirían entonces nuestro objeto de estudio.


El espacio inter-disciplinar significa entonces que diferentes disciplinas se sientan en una misma mesa de diálogo, a la vez que puede significar también un intercambio, una cooperación entre las mismas. Aquí la economía por una parte y la educación por otra, aparecen entonces como componentes visibles de la relación en una primera aproximación. Por otra parte, la pluri-disciplina, implica la asociación de diferentes disciplinas en virtud de un proyecto, de un objetivo común, en el cual operen ya sea como técnicas especializadas que resuelven un problema, o bien, entran en interacción profunda para concebir un objeto o un proyecto. Por último economía y educación puede ser mirado como un complejo trans-disciplinar en el sentido de esquemas cognitivos que atraviesan las disciplinas y juegan un papel fecundo en la historia del pensamiento humano. Este espacio inter, pluri y trans -disciplinar afirma Edgar Morin, debe ser pensado en el sentido eco-disciplinario, es decir, de las condiciones de producción, de los múltiples contextos en los cuales emergen y se consolidan; pero también es necesario que sea abordado desde la meta disciplina: es decir desde una concepción de disciplina simultáneamente abierta y cerrada, que supera y conserva a la vez.



b) Epistemología, historia de la ciencia y campo de saber.

El pensamiento complejo y las denominadas ciencias de la complejidad que irrumpen en el universo científico contemporáneo se inscriben pues en el movimiento que toma como punto de partida a una epistemología de corte instrumental. Arribar a las consideraciones que implica hablar de una “epistemología instrumental o alternativa” ha significado un largo proceso de producción de conocimiento que se ha venido desarrollando en el seno de Equipos de Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Luis; desde el Proyecto de Investigación SECyT Nº 418903 “La producción de conocimiento y la enseñanza de la filosofía” (1989 – 1994) y el Proyecto de Investigación Consolidado SECyT Nº 419301 “Tendencias epistemológicas y teorías de la subjetividad. Su impacto en las Ciencias Humanas” (1995 - 2004), ambos proyectos dirigidos por la epistemóloga, Prof. Violeta Guyot desde 1989 hasta nuestros días.

Desde una epistemología instrumental revalorizamos el papel que juega la Epistemología, la Historia de la Ciencia y el Campo de saber o campo disciplinar como componentes de un todo que requiere nuestra atención y cuyos desarrollos nos vienen pre-ocupando al presente. De esta manera cobran interés para el proceso de enseñanza y aprendizaje que iniciamos en nuestros espacios de docencia el conocimiento de los fundamentos epistemológicos de la economía e históricos ligados estrechamente con el campo de la Economía y sus manifestaciones. Una lectura epistemológica complementada con la historia del pensamiento económico y social nos permitirá comprender, modificar y transmitir el campo de saber de la “Economía y Educación” de un modo no dogmático, promoviendo así el desarrollo de la creatividad en los sujetos que intervienen en esta práctica .





Reflexión epistemológica




Historia del Pensamiento Económico Economía y Educación



Nos preguntamos acerca de la relación que existe entre la educación y la economía como espacios de saberes conformados históricamente al interior de las ciencias humanas y sociales contemporáneas. Allí el “y” define la naturaleza de la relación y nos remite a un campo de prácticas de conocimiento y de investigación; todas ellas adquieren relevancia para nuestro análisis presente. De esta manera el eje epistemológico – histórico atraviesa la comprensión de este objeto de conocimiento del cual intentamos dar cuenta. Se hace necesario comprender en profundidad cuáles han sido las condiciones de posibilidad que hicieron emerger las teorías del siglo XVIII, XIX y XX en el campo de la economía e interpretación del hecho social y educativo en particular. Esclarecer dichas condiciones nos ayudará a comprender el sentido y posicionamiento de las mismas a la luz de cada uno de sus componentes constitutivos. Condiciones de emergencia, discursos acerca de y prácticas de un sistema nos permitirán abordar situaciones específicas, como por ejemplo el financiamiento de la educación latinoamericana y su debate en el eje equidad –eficiencia para los ’90 en América latina. La economía será objeto de múltiples contextos, por ejemplo: el de la economía política, el de las políticas sociales y el de las políticas públicas, entre otros.

Para retomar el cometido inicial de estas palabras queremos traer a la reflexión las palabras de Immanuel Wallerstein cuando nos dice que “Con referencia a las ciencias sociales del siglo XXI, puede decirse que serán un campo intelectual muy interesante, muy importante para la sociedad y, sin duda, muy controvertido. Es conveniente que entremos en ese campo armados con una combinación de humildad respecto de lo que sabemos, conciencia de los valores sociales que esperamos que prevalezcan y equilibrio en nuestras opiniones sobre el papel que nos toca desempeñar” . He aquí el desafío que nos ocupa en este nuevo milenio del conocimiento.









Bibliografía.

• Casalla, Mario (1998) Tecnología y pobreza. La modernización vista desde la perspectiva latinoamericana. Editorial Fraterna, Buenos Aires.

• Castel, Robert (1999) As metamorfoses da questão social: uma crônica da questão social. Petrópolis, Vozes

• Coraggio, José Luis (1992) Economía y Educación en América Latina (notas para una agenda para los 90). Papeles del CEAAL. Nº4. Santiago de Chile

• Feijóo, M. del C. (2002) Equidad social y educación en los ’90. IIPE/UNESCO, Buenos Aires.

• Guyot; Fiezzi; Vitarelli (1995) La práctica docente y la realidad del aula: un enfoque epistemológico. En Revista Enfoques Pedagógicos, serie Internacional, 3 (2). Santa Fé de Bogotá, Colombia.

• Morin, Edgar
---------------- (1999) La cabeza bien puesta. Repensar la reforma, reformar el pensamiento. Nueva Visión editorial. Buenos Aires,
----------------- (1999) Les sept savoirs nécessaires á l’éducation du futur. Seuil, Paris.

• Prigogine, I y Stengers. I (1983) La nueva alianza. Metamorfosis de la ciencia. Alianza editorial, Madrid.

• Schultz, Theodore (1961) Investment in human capital. En American Economic Review, vol.51. USA.

• Senen Gonzalez, Silvia y Filmus, Daniel (1995) comps. La concertación de políticas educativas en América latina. FLACSO. Miño y Dávila editores, Buenos Aires.

• Wallerstein, Immanuel (2004) Las incertidumbres del saber. Gedisa editorial, Barcelona.

















Anexo 1. Cuadro explicativo de Asignaturas y Ejes de contenidos sobre ECONOMIA Y EDUCACION.
Recibe aportes de Trabaja en colaboración con Aporta a


Espacios disciplinares
Campos aplicados
Campos del saber social
Campos de saber alternativos

Filosofía y Ética
La racionalidad filosófica y la racionalidad ética en el mundo medieval, renacentista, moderno y contemporáneo; Crisis de la racionalidad filosófica y de la racionalidad ética en los discursos de la post modernidad.


Sociología de la Educación
Relación educación – sociedad; La relación pedagógica y sus sujetos; Los paradigmas clásicos aplicados a la problemática educativa.


Filosofía de la Educación
Filosofías de la educación del siglo XX; Filosofías de la educación latinoamericana; Valores, cultura y sujeto.





Antropología de la Educación
Teorías clásicas de la antropología y el impacto en el concepto de cultura; Transformación y cambio cultural; Relativismo y diversidad cultural.


Historia General de la Educación
Proyectos y prácticas de renovación educativa en el renacimiento ; Discursos y practicas de la ilustración ;Ideología del progreso y revolución industrial

Hist. Educ. Latinoam. y Argentina
La ilustración española ; El proyecto independentista americano ; Transformaciones políticas y sociales en la América contemporánea

Epistemología de las Cs. Sociales
Criticas al inductivismo; Falsacionismo y racionalismo aplicado; Las epistemologías alternativas; La Escuela de Frankfurt; Estructuralismo y post-estructuralismo; Interdisciplinariedad y Alianza de los saberes.

Política Educacional
Políticas públicas. Teorías del Estado y educación; Relación Educación –Estado- Sociedad civil y poder; Los instrumentos de construcción de políticas educativas; Del Estado Nacional hasta la coyuntura actual.
Educación de Adultos
Contextos sociales de la educación de las personas adultas; Concepto de adultez.




Marginalidad y Exclusión
Problemática de la marginalidad; Condiciones estructurales. Papel del Estado ;Origen social y rendimiento escolar ;Fracaso escolar; exclusión y heterogeneidad cultural




Gobierno, Organización y Gestión Institucional
Gobierno y organización escolar a fines del siglo XX; Componentes de la organización; Estructura y sistema de regulación; Modelos de organización y estilos de gestión.




Educación no formal
Racionalidades teóricas: modernización – capital; pedagogía del oprimido; educación popular; idealismo pragmática; ingeniería social ; Programa, espacios y practicas relacionadas con :el mundo trabajo y las instituciones sociales; Características de los circuitos educativos no formales.





Planeamiento educacional.

La planificación educativa en América Latina; El paradigma actual de planificación en escenarios de transformación; La agenda de planificación estrategia en el nuevo siglo ;








Análisis institucional.
La intervención como acción ; Condiciones institucionales de la intervención ;


Condiciones estructurales del trabajo docente.


Organización social del trabajo y educación ;

Formación y capacitación en distintos ámbitos laborales ;

Praxis V :
Práctica profesional.

El campo de saber de “Economía y Educación”


Problemas del financiamiento y equidad de la educación en América Latina ;

Propuestas y discursos de los Organismos internacionales en materia educativa.


 


Pulsando aquí puede solicitar que le enviemos el Informe Completo en CD-ROM
Si usted ha participado en este Encuentro, le enviaremos a la vez su certificado en papel oficial.


Los EVEntos están organizados por el grupo eumednet de la Universidad de Málaga con el fin de fomentar la crítica de la ciencia económica y la participación creativa más abierta de académicos de España y Latinoamérica.

La organización de estos EVEntos no tiene fines de lucro. Los beneficios (si los hubiere) se destinarán al mantenimiento y desarrollo del sitio web EMVI.

Ver también Cómo colaborar con este sitio web


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

17 al 28 de
noviembre
II Congreso EUMEDNET sobre
El Derecho Civil en Latinoamérica y Filipinas: Concordancias y Peculiaridades




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

24 de noviembre al 12 de
diciembre
II Congreso EUMEDNET sobre
Transformación e innovación en las organizaciones

3 al 20 de
diciembre
XI Congreso EUMEDNET sobre
Desarrollo Local en un Mundo Global

9 al 26 de
enero
X Congreso EUMEDNET sobre
Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas del S. XXI

5 al 20 de
febrero
XI Congreso EUMEDNET sobre
Educación, Cultura y Desarrollo

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet