Grandes Economistas






A - B - C - D - E- F - G - H - I-J-K - L - M - N-O - P - Q - R - S - T-U - V-W - X-Y-Z

Lluís Valls-Taberner Arnó (1926-2006)

Lluís Valls-Taberner nació en Barcelona en junio de 1926 y falleció en Madrid el 25.II.2006, antes de cumplir los ochenta años, dejando instrucciones bien precisas sobre cómo se debía proceder a la hora de su muerte, que sorprendieron a muchos y evidenciaban su humildad.

 

Era hijo de Ferran Valls i Taberner (jurista, historiador, político y hombre de cultura polifacética e ideas políticas mutantes) y de Marcelina Arnó Maristany. Nieto de Isidre Valls i Pallerola, ingeniero, empresario, diputado y senador, y sobrino de los celebérrimos empresarios y banqueros catalanes Josep y Domingo Valls Taberner. Por avatares de la vida de su padre, que han quedado reflejados en una multitud de artículos y libros, hizo estudios primarios y secundarios en Barcelona, Génova, Roma y Córdoba. Estudió la carrera de Derecho en la Universidad de Barcelona. Fue profesor de Economía Política y Hacienda Pública en las Universidades de Barcelona y Madrid, en este segundo caso nada menos que en la cátedra que regentaba Zumalacárregui. Se doctoró en Derecho en la Universidad de Madrid con una memoria que llevaba por título La cesión de contratos en el derecho español, luego publicada en Barcelona en 1955 en un vol. de 105 pp. Asumió el puesto de Jefe adjunto de Publicaciones del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. El Secretario General del CSIC José María Albareda había mantenido muy buenas relaciones con Ferran Valls i Taberner desde 1939 hasta el óbito de este último en octubre de 1942. Siguiendo la tradición familiar empresarial y bancaria, entró en el Banco Popular en 1957, contribuyendo notablemente a la transformación de la Entidad. Fue Vicepresidente, Presidente desde 1972 y Copresidente desde 1989 del Consejo de administración del Banco con su hermano Xavier Valls-Taberner. Tras su retirada el 19.X.2004, pasó a ocupar la Presidencia de la Junta de Accionistas, substituyéndole Ángel Ron Guïmil (La Coruña, 1962), formado en la propia cantera del Banco Popular y que adquirió gran experiencia en la Entidad cuando desempeñó las funciones de Director Regional de Asturias-Cantabria y Director General de la red comercial, siendo Consejeros delegados Ricardo Lacasa y Fulgencio García Cuellar, respectivamente. Desde marzo de 2006, tras la dimisión de Xavier Valls como Presidente, Ángel Ron es Presidente único de la entidad.

 

     Lluís Valls ha sido, sin duda, el artífice de lo que hoy es el Banco Popular, un referente mundial en eficiencia y rentabilidad. Cuando ingresó en el Banco en 1957 acometió enseguida la separación de funciones y responsabilidades del Consejo de Administración y la dirección ejecutiva. Desde la Presidencia influyó decisivamente en que los procesos de decisión se basaran en criterios estrictamente profesionales; preconizó una organización flexible y con pocos escalones jerárquicos; forjó un estilo propio de hacer banca y con la autoridad de su ejemplo creó una cultura empresarial, hoy plenamente arraigada. El Banco Popular ha sido considerado tres veces el mejor banco del mundo y en cuatro ocasiones el mejor Banco de Europa.

    

     Su atrayente personalidad se proyectó también fuera del Banco, en su entorno social. La particular visión de Lluís Valls y su participación en una iniciativa de gran repercusión la dejó clara en un amplio artículo titulado El diario “Madrid”, en ABC, 28.X.1973, en el que muestra sus claras diferencias con Rafael Calvo Serer, pero al mismo tiempo aclara que tales desencuentros obedecían a criterios empresariales y económicos, no políticos ni ideológicos: “El conflicto con él [Calvo Serer] surgió, pues, sólo y exclusivamente por querer yo salvar la empresa y defender los intereses patrimoniales de sus verdaderos propietarios. La propiedad de la empresa no podía cambiar de manos con mi aquiescencia, al menos sin la justa y debida compensación económica. La razón del enfrentamiento no hay que buscarla en una eventual discrepancia ideológica o política, sino que radica en un serio y grave conflicto de conceptos y de intereses empresariales y económicos”. Además, resume Lluís Valls, “en el Madrid sólo se han producido dos enfrentamientos serios: 1) de carácter político: [Manuel] Fraga, ministro de Información, y Valero Bermejo, contra Calvo Serer -y consecuentemente contra mí, por respaldar a éste-; 2) de carácter empresarial y económico entre Calvo Serer y la entidad que facilitó el dinero -y como consecuencia conmigo, por defender los derechos de esta última-”. Luego volvió Valls sobre el asunto en La carta robada, en ABC, 9.11.1976, con ocasión de la sentencia del Tribunal Supremo contraria a la maniobra política de Fraga y de su sucesor Alfredo Sánchez Bella. Sin embargo, en el otro asunto en el que apareció asociado Lluís Valls, la expropiación de RUMASA, en Rumasa: la Historia llega a su fin, en ABC, 20.II.1997, sostuvo que fueron puras calumnias y falsedades en toda regla montadas por José María Ruiz-Mateos contra su persona y que él no dirigió “ninguna operación expropiatoria”. En La calumnia, publicada en ABC, 29.I.1986, Lluís Valls precisó que Ruiz-Mateos planteó una “lucha en tres frentes distintos: los pleitos por la expropiación, el sumario judicial por los presuntos delitos y la campaña personal en los medios de comunicación de masas”, indicando Valls que deseaba ser “claro, rotundo y tajante al negar la más mínima intervención en sus empresas, en la expropiación de las mismas o en el reparto de sus dineros, ya sean los tan cacareados mil milones [refiriéndose a mil millones de las antiguas pesetas al parecer, según Ruiz-Mateos, solicitados por L. Valls, para defender sus intereses, pagando a intermediarios] u otros miles. Que nadie olvide que se trata de hechos. Y los hechos no se discuten, se comprueban y se prueban”. No obstante, la forma en que se produjo la expropiación da la impresión de que Lluís Valls la justificaba como una necesidad ante las imprudencias y despropósitos de Ruiz-Mateos: “Dándose cuenta, o sin darse cuenta de que un nuevo Gobierno con mayoría parlamentaria tomaba, en diciembre de 1982, las riendas del poder, Ruiz-Mateos le echa un pulso a propósito de las auditorías, en aquel momento recomendadas pero todavía no obligatorias para el sector banca. El pulso no sólo se lo echó al nuevo Gobierno en los despachos del Ministerio, sino también en la televisión. La reacción gubernamental fue inmediata, poco menos de un día para otro. No voy a discutir aquí si la tarjeta roja era justificada o si se trataba de un error político. Lo cierto es que nadie ha demostrado hasta ahora que hubiera conspiración, complicidad o deseos de que Ruiz-Mateos no jugara. Él solo se ganó la ida a destiempo a los vestuarios. La única luz que arroja el paso del tiempo es que Ruiz-Mateos nunca quiso reconocer ni éste ni ningún otro error propio”.

 

     Lluís Valls es autor de algunas publicaciones económicas y jurídicas, pero sobre todo de mucha letra impresa no puesta a su nombre sino al de la entidad de la que era Presidente. Escribió un artículo sobre la limitación de la responsabilidad de la empresa individual, aparecido en la Revista Jurídica de Cataluña. Prologó el libro de Enrique de Antonio Carpetano, Tres banqueros de la modernidad (1989). Con su pluma y su firma destacamos los siguientes artículos jurídicos y políticos: El diario “Madrid”, en ABC, 28.X.1973; El horizonte del nuevo gobierno, en Ya, 11.I.1974; Las familias políticas, en ABC, 7.III.1974; El Rey no gobierna, en ABC, 16.XII.1975 y ¿Quiénes nos gobernarán?, en ABC, 10.II.1976. Sobre asuntos económicos y bancarios resaltamos: La banca también prospera en regímenes democráticos, en El País, 5.XII.1976, republicado en Banca Española, nº 82 (1976), pp. 19-23; Sobre la reforma de la Banca, en ABC, 29.VII.1980; Los banqueros caminan hacia la “reserva”, en El País, 20.II.1981 y ¿También la banca?, en El País, 6.III.1981 donde se muestra rotundo: “sería un gravísimo error que, por medio de una reordenación autoritaria desde el Estado se fuera empujando a la banca -en momentos como los actuales- a la crisis, cuando es uno de los pocos sectores que, con gran prudencia y capacidad, ha conseguido hasta ahora superarla”. Dedicó semblanzas en la prensa o en publicaciones periódicas económicas a grandes banqueros como Pablo Garnica (†1959), Presidente de Banesto (“hombre leal, activo, sereno, noble y sencillo”, según L. Valls) y a Emilio Botín (“a lo largo de sus sesenta años de vida bancaria supo siempre desempeñar su papel, sin importarle que su vida fuera en muchas ocasiones una vida de sacrificio”, pues “Botín fue un hombre cauto. Midió siempre sus palabras evitando las consecuencias negativas de sus manifestaciones. Realizaba sus operaciones de altos vuelos con la discreción obligada de quien busca la eficacia y evita la fama”, de qua vid. L. Valls, en El País, 23.IX.1993). También se prodigó Valls en su elogios de Aguirre Gonzalo o de Mariano Rubio, cuando ambos pasaron a mejor vida.

    

     Sus principales ideas económicas y bancarias pueden resumirse en varios puntos: 1º) Poco partidario de las fusiones bancarias, que no siempre salen bien. 2º) Defensor a ultranza de la “potenciación del mercado monetario” llamado a permitir “el acceso directo de las grandes empresas al mismo”. 3º) Pragmatismo de la gestión y partidario sin aristas de la máxima liberalización posible del sistema financiero. 4º) Establecer una relación que sea directamente proporcional entre liquidez y seguridad. 5º) La presidencia de un banco no debe concentrar poder y funciones; ha de delegar responsabilidades. 6º) “El socialismo ha entendido muy bien lo que es la banca, dónde está su fortaleza, en qué puntos es vulnerable. Con esas coordenadas ha dominado la situación desde el primer momento” (15.XI.1992). 7º) “La ética ha llegado al mercado significa  que ésta se ha puesto de moda. Una moda más: las empresas tienen ahora códigos de conducta de régimen interior. Ni la ética en los negocios es una asignatura pendiente, ni la solución está en establecer una cátedra de ética. La elección ética es sólo un aspecto más de la manera de relacionarse uno con el mundo y consigo mismo. Los corruptos saben muy bien que sus operaciones no son éticas, lo que les puede es su pasión por ganar dinero. El freno ha de ser externo: la denuncia, la prensa, los jueces. En banca, por ejemplo, todo el mundo conoce ‘los usos y buenas prácticas bancarias’. Cuando alguien no las cumple no es porque los ignore. Quien falta a la ética no necesita un curso teórico sobre ella: sólo el miedo a los periodistas y a los jueces evitará la corrupción” (15.II.1993). 8º) “Hoy día es impensable que se pueda hacer banca sin el uso intensivo y extenso de la tecnología”; sin embargo, “la tecnología puede esconder una amenaza: la dilución de la entidad propia, del propio estilo” (31.III.2003).

 

     Se le han dedicado con ocasión de su óbito algunas necrologías como las de Antonio Fontán, En memoria de Luis Valls, en ABC, 27.II.2006; José Luis Gutiérrez, Luis Valls Taberner. El último “cardenal” de la Banca, en El Mundo, 26.II.2006; Íñigo de Barrón, Fallece Luis Valls, artífice del crecimiento y la consolidación del Banco Popular, en El País, 26.II.2006; Juan Pablo de Villanueva, Luis Valls, banquero de éxito, en La Gaceta de los Negocios, 27.II.2006; Miguel Ángel Valero, La última partida contra Skimmerhorn, en La Gaceta de los Negocios, 27.II.2006; Encarna Pérez, Fallece Luis Valls, presidente del Banco Popular durante treinta años, en La Vanguardia, 26.II. 2006; Jesús Martín, El hombre que mantuvo independiente al Banco Popular, en La Razón, 26.II.2006 y José Luis Leal, Un gran banquero, en Actualidad Económica, 9.III.2006.

 

Texto elaborado por Manuel J. Peláez y Miguel Ángel Prieto

ver también los textos de Lluís Valls-Taberner:

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados

El conjunto de métodos aplicados al conocimiento de la ciencia, derivan de la Epistemología, que es una rama de la filosofía. La Epistemología es la aplicación de los principios de la Teoría del Conocimiento, en este caso, al conocimiento de la ciencia Económica. Al dar comienzo a esta obra, postulo que la ciencia económica y, con ella, su método, es la más teñida por los intereses ideológicos.
Libro gratis
Congresos

15 al 29 de marzo
II Congreso EUMEDNET sobre

La Educación en el Siglo XXI

12 al 26 de abril
II Congreso EUMEDNET sobre

Los Modelos Latinoamericanos de Desarrollo

10 al 24 de mayo
II Congreso EUMEDNET sobre

El final de la hegemonía USA. Donald Trump vs El Mundo

07 al 21 de junio
II Congreso EUMEDNET sobre

Desarrollo Económico, Social y Empresarial en Iberoamérica

11 al 25 de julio
XI Congreso EUMEDNET sobre

Turismo y Desarrollo

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga