TEXTOS SELECTOS

CURSO DE ECONOMÍA SOCIAL

 

R. P. Ch. Antoine

 


 

 

 

CAPÍTULO IX: La escuela socialista

ARTICULO PRIMERO: DEFINICIÓN DEL SOCIALISMO

Primera noción del socialismo.

Abrid el diccionario de Littré, y en él encontraréis esta definición del socialismo: «Sistema que, subordinando las reformas políticas, ofrece un plan de reformas sociales. El comunismo, el mutualismo... son socialismos.» En este sentido se empleó esta palabra por vez primera por Pedro Leroux, el filósofo humanitario, que con el dicho sistema quería oponer el nuevo orden social al individualismo. Adoptando esta misma acepción, Lacordaire reconocía tres socialismos: «El socialismo ateo, que tiene por objeto la destrucción do la religión de la familia y de toda propiedad; el socialismo falso que, sin atacar a la familia y a la religión, se propone, sin embargo, la destrucción de la propiedad privada mediante sistemas de distribución general diferentemente ponderados, y el socialismo cristiano que, respetando a la vez a la religión, a la familia y a la propiedad privada, tiende, valiéndose de la asociación, llevada tan lejos como es posible, a la mejora de la situación física y moral del mayor número de hombres.» Desde Pedro Leroux, Lacordaire y Littré, el uso, ese dueño soberano del lenguaje, ha cambiado el sentido de la palabra socialismo. En la actualidad, ¿quién querría llamar socialista al que subordinara las reformas políticas a las sociales? Con el criterio de que toda tentativa de mejorar la sociedad, es socialismo, todo el mundo sería socialista. ¿Qué es, pues, el socialismo? ¿Es posible dar de él una definición precisa?

Definición del socialismo (1). Establecer la definición del socialismo es determinar los caracteres que, conviniendo a todos los sistemas socialistas, no convienen más que a ellos solos. ¿Es difícil esta investigación? No lo creemos así. El socialismo, en efecto, no es ya una doctrina esotérica; se ostenta a la plena luz del día; se discute en los periódicos, las revistas y los libros; se formula en los congresos; se hace oir en los parlamentos y en las universidades, lo mismo que en la calle y en los clubs. Por lo dicho, separemos de los innumerables sistemas socialistas, los elementos que cambian, las modificaciones accesorias, los rasgos nacionales o locales, y encontraremos los dos caracteres generales del socialismo: la nacionalización de los medios de producción, la administración por el Estado del orden económico, y principalmente de la producción y de la distribución de las riquezas.

En estas dos señales se reconoce el socialismo. Todo sistema de economía social que contenga solamente uno de estos elementos, o posea ambos, pero atenuados, será socialismo parcial o mitigado. De ahí deriva la definición del socialismo moderno, v. para darle su verdadero nombre, del colectivismo. El colectivismo es un sistema de economía social que hace que los medios de producción sean de propiedad colectiva nacional y organiza la producción colectiva y el reparto de las riquezas por el Estado.

El economista que mejor ha estudiado el colectivismo, A. Schiffle, escribe: «El alfa y el omega del socialismo es la supresión del capital privado y su sustitución por un capital colectivo único» (2). La Revue socialiste da esta definición: «El colectivismo es la recuperación gradual de todos los instrumentos de trabajo por el Estado, que los conserva inalienables bajo su tutela. Los medios de producción, tierras, fábricas, talleres e instrumental, acumulados en la colectividad, se confían temporalmente a los grupos organizados, según la industria de los municipios (3).» En fin, un vulgarizador popular del partido, M. Tabaraut, expresa la misma idea en estos términos: «El socialismo es la acción internacional del proletariado, que trabaja por su emancipación material y moral, por la expropiación del capitalismo. El comunismo objeto del socialismo es el estado social en que, poniéndose en común todas las fuerzas colectivas, y asegurando el vuelo de todas las fuerzas intelectuales y morales, todos gozarán de una distribución de las riquezas conforme a la libre expresión de sus necesidades. La divisa del comunismo es, pues, dé cada uno según sus medios, a cada uno según sus necesidades (4)

Una vez establecida la definición del socialismo, podemos, sin temor de extraviarnos, estudiar las principales teorías del colectivismo. En seguida, pasaremos revista a las tropas que componen el gran ejército socialista y describiremos la marcha de avance de estos enemigos de la sociedad; luego, a la táctica del ataque, opondremos la de la defensa.


(1) Em. de Laveleye, le Socialisme contemporaine, intr., p. XI (*). -- Cathrein, S. J., der Socialismus, p. 2 y sig.—Rae, II Socialismo contemporaneo. —Winterer, le Socialisme contemporain, liv. I, ch., I y II.

(2) Quinta esencia del socialismo.

(3) Articulo de M. Alavaill, Marzo de 1894 p. 276.

(4) Petit catechisme socialiste, 1er entretien.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet