TEXTOS SELECTOS

 

Lo superfluo antes que lo necesario

André Gorz (1923-2007)

Epígrafe de su libro Estrategia obrera y neocapitalismo (1964)


Para citar este texto puede utilizar el siguiente formato:

André Gorz: "Lo superfluo antes que lo necesario" en Textos Selectos de EUMEDNET. http://www.eumed.net/textos/07/gorz-superfluo.htm


El individuo que se alimenta con carne roja y pan blanco, se traslada por medio de un motor y se viste con fibras sintéticas, ¿ vive mejor que el que come pan negro y queso blanco, se traslada en bicicleta y se viste con lana y algodón? La pregunta casi carece de sentido. Supone que, en una misma sociedad, el mismo individuo puede elegir entre dos modos de vida diferentes. Prácticamente, eso es imposible: se le ofrece un solo modo de vida, más o menos flexible o rígido, y ese modo de vida está determinado por la estructura de la producción y por sus técnicas. Ellas determinan el medio ambiente que condiciona las necesidades, los objetos que permiten satisfacer las necesidades, la manera de consumir o de utilizar esos objetos.

Pero la cuestión de fondo es ésta: ¿ qué es lo que garantiza el ajuste de la producción a las necesidades, tanto desde el punto de vista general como para cada producto? Los economistas liberales sostuvieron durante mucho tiempo que este ajuste está garantizado por la sanción del mercado. Pero esta tesis ya no tiene más que escasísimos defensores. Indudablemente, si se razona no globalmente -en términos de óptimo económico y humano- sino para cada producto tomado aisladamente, todavía se puede sostener que un producto totalmente desprovisto de valor de uso no encontraría adquirente. Sin embargo, es completamente imposible concluir de ello que los productos de consumo de masas más difundidos son real. mente aquellos que, en una etapa dada de la evolución técnica, permiten satisfacer mejor y más racionalmente (a menor costo y con menor gasto de tiempo y de esfuerzo) una necesidad determinada.

En efecto, para la empresa capitalista, la búsqueda del óptimo económico y humano y la búsqueda de la rentabilidad máxima del capital invertido sólo pueden coincidir en forma accidental. La búsqueda de la ganancia máxima es la exigencia primera del capital, y el aumento del valor de uso no es más que un subproducto de esta búsqueda.

Por ejemplo, tomemos el caso de la generalización de los envases desechables para los productos lácteos. Desde el punto de vista del valor de uso, la superioridad de la leche o del yogurt en envase de celulosa puede ser nula (e incluso negativa). Desde el punto de vista de la empresa capitalista, en cambio, esa sustitución es netamente ventajosa. La botella o el frasco de vidrio representaban un capital inmovilizado y que no "giraba": los envases vacíos se recuperaban y servían indefinidamente, mientras motivaban gastos de manutención (recuperación, esterilización). Los envases desechables, en cambio" permiten una economía sustancial sobre la manutención, al mismo tiempo que la venta con ganancia, además del producto lácteo, de su envase. Los trusts lácteos, para aumentar sus ganancias, imponen entonces la compra forzosa de un nuevo producto, con aumento de precios para un valor de uso constante (y hasta menor).

En otros casos, la alternativa entre ganancia máxima y valor de uso máximo es aún más evidente. Por ejemplo, el trust Philips perfeccionó en 1938 la iluminación por tubos fluorescentes. La duración de la vida de sus tubos era entonces de 10000 horas. Su producción habría permitido cubrir las necesidades a poco costo y en un periodo relativamente corto; las amortizaciones, en cambio, habrían debido distribuirse durante un periodo largo; la rotación del capital habría sido lenta, la duración del trabajo necesario para la cobertura de las necesidades iría disminuyendo. Entonces el trust invirtió nuevos capitales para perfeccionar tubos que durasen 1 000 horas, para acelerar así la rotación del capital y realizar -a costa de notables deseconomías- una tasa de acumulación y de ganancia mucho más elevada.

Lo mismo sucede con las fibras sintéticas (cuya fragilidad, especialmente para las medias, ha ido aumentando) o con los vehículos de motor, dotados deliberadamente de órganos de desgaste rápido (tan costosos como lo serían órganos de desgaste mucho más lento). De manera general, y cualesquiera sean por otra parte las posibilidades objetivas, científicas y técnicas, la evolución técnica en función del criterio de la ganancia máxima diverge a menudo de una evolución que estuviera subordinada al criterio de la utilidad social y económica máxima. Aun cuando las necesidades fundamentales permanezcan en gran medida insatisfechas, el capital monopolista organiza objetivamente escaseces, despilfarra los recursos naturales y el trabajo humano, y orienta la producción (y el consumo) hacia los objetos cuya difusión es más rentable, cualquiera sea, en la jerarquía de las necesidades, la necesidad de tales objetos.

Globalmente, el capitalismo monopolista tiende hacia un modelo "opulento" que nivele el consumo "por lo alto": los bienes ofrecidos tienden a uniformarse mediante la incorporación de un máximo de "valor agregado", sin que éste aumente sensiblemente el valor de uso de los productos. En los casos límite (límite al que llega una gama impresionante de productos), el bien de uso se convierte en el pretexto para vender bienes suntuarios que multiplican su precio: se vende ante todo envase y "marca" (es decir, publicidad comercial), y sólo de pilón se vende un bien de uso. El envase y la marca, por lo demás, están expresamente concebidos para engañar sobre la cantidad, la calidad y la naturaleza del producto: el dentífrico está dotado de virtudes eróticas, el jabón de lavar de virtudes .mágicas, el automóvil ( en Estados Unidos) se promueve como un símbolo de la ubicación social.

La diversidad aparente de los productos encubre mal su uniformidad real: la diferenciación de marcas es marginal. Todos los automóviles norteamericanos se parecen debido a la incorporación de un máximo de "envase" y de falso lujo, hasta el punto de que una intensa propaganda comercial se orienta a "educar" a los consumidores, desde la edad escolar, en la percepción de las diferencias de detalle yen la no percepción del parecido sustancial. Esta dictadura monopolista sobre las necesidades y los gustos de los individuos sólo ha podido ser derrotada, en Estados Unidos, desde el exterior: por los fabricantes de automóviles europeos. La nivelación por "lo alto", es decir hacia la incorporación de un máximo de superfluo, se ha hecho en este caso en detrimento del valor de uso del producto, sin que los usuarios hayan podido, durante años, invertir la tendencia de un oligopolio a vender cada vez más caro bienes de un valor de uso en disminución.

La búsqueda de la ganancia máxima, para atenemos a este ejemplo que se refiere a una de las industrias piloto del país más desarrollado, ni siquiera se ha acompañado con una fecundidad científica y técnica. La tendencia a preferir lo accesorio a lo esencial, el mejoramiento de la tasa de ganancia al mejoramiento del valor de uso, ha constituido un despilfarro absoluto. La industria del automóvil norteamericana -que cambia sus modelos cada año y enfrenta a los dos mayores grupos del mundo no dio origen a ninguna de las cuatro innovaciones técnicas mayores de la postguerra. La competencia comercial actuó sólo en el sentido de la búsqueda de la productividad máxima, no en el de la búsqueda , del valor de uso máximo. La idea según la cual la competencia sería un factor de aceleración del progreso técnico y científico es así, en gran medida, un mito: no contribuye al progreso técnico más que en cuanto éste permite aumentar la ganancia. El progreso técnico, dicho en otros términos, se .concentra esencialmente sobre la productividad, y sólo accesoriamente sobre la búsqueda de un óptimo humano tanto en la manera de producir; como en la manera de consumir.

Por eso, en todas las sociedades capitalistas desarrolladas, coexisten despilfarros gigantescos con necesidades fundamentales ampliamente insatisfechas (necesidades de viviendas, de hospitales, de escuelas, de higiene, etc.). Por eso también la afirmación de que la ganancia capitalista (sobreentendido: la ganancia distribuida o consumida) no pesaría demasiado (alrededor del 5% del ingreso consumido) en la economía, es una grosera mistificación.

Indudablemente, es verdad que la confiscación de las plusvalías consumidas por los capitalistas no permitiría mejorar sensiblemente la situación de las clases populares o sólo de los asalariados. Pero ya nadie afirma que lo que hay que atacar principalmente para transformar la sociedad es la ganancia que se embolsan los capita. listas individuales, los ingresos de las grandes familias y de la patronal. Lo que está en tela de juicio no son los ingresos individuales motivados por la ganancia capitalista; es la orientación que el sistema y la lógica de la ganancia, es decir de la acumulación capitalista, imprimen a la economía y al conjunto de la sociedad; es la política de administración capitalista del aparato de producción, y la inversión de las prioridades reales que provoca en el modelo de consumo.

Lo que interesa mostrar y denunciar constantemente es esto, esta organización del despilfarro de trabajo y de recursos por un lado, esta organización de escaseces (escasez de tiempo, de aire, de equipos colectivos, de posibilidades culturales, etc.) por el otro. Esta pareja despilfarro-escasez es el absurdo mayor, al nivel del modelo de consumo, del sistema y de la administración capitalistas. Romper lanzas contra las grandes familias y la ganancia (expresada en dinero) es siempre menos eficaz que cuestionar la política de administración capitalista de las empresas y de la economía en nombre de una administración diferente, es decir de una orientación de la producción en función de las necesidades y no orientada hacia la ganancia máxima. Mostrar la posibilidad de esta administración y los resultados diferentes que daría; esbozar un modelo de consumo diferente, es de un alcance revolucionario mucho más real que los discursos abstractos sobre los miles de millones de los monopolios y su eventual nacionalización. Este sólo será un objetivo movilizador unido a un programa concreto que indique por qué conviene nacionalizar, qué resultados -actualmente imposibles-, permitiría alcanzar la nacionalización, qué es lo que era podría y debería cambiar.


 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net > Textos selectos

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet