TEXTOS SELECTOS

 

LOS PELIGROS DE ESTAR SOLOS

Roger B. Myerson

Este ensayo fue publicado  el 17 de febrero de 2003, en la Star Tribune de Minneapolis.

Ver textos de otros economistas premiados con el Nobel


Para citar este texto puede utilizar el siguiente formato:

Roger B. Myerson: "Los peligros de estar solos" en Textos Selectos de EUMEDNET. http://www.eumed.net/textos/07/Myerson-peligros.htm



Al llevarnos a la guerra, el presidente proclamó que el curso de América no depende de decisiones de otras. Mientras que busca la ayuda de la O.N.U para la guerra contra Iraq, nuestro gobierno indica su buena voluntad de lanzar tales guerras sin la aprobación internacional. Los planes importantes para las acciones militares unilaterales pudieron producir éxitos a corto plazo, pero debemos reconocer sus peligros a largo plazo. Al demandar que América tiene capacidad ilimitada de atacar a enemigos dondequiera en el mundo, estamos separando las semillas del miedo que pueden rendir una cosecha amarga.

Vemos hoy amenazas a nuestra seguridad nacional solamente de las células terroristas y de pequeños estados granuja. Ningún otro ejército pasa incluso un quinto de lo que asigna América para la defensa. Pero no debemos olvidarnos del mayor peligro del conflicto armado entre grandes energías. Los americanos han sufrido con dos guerras mundiales, y hemos vivido en la sombra de diez mil cabezas nucleares nucleares. Las rivalidades de las grandes potencias pueden comenzar otra vez, con sus carreras de armamentos incontrolables alimentando en desconfianza mutua.

El estado de América como superpotencia sin rival persiste solamente porque otras naciones del mundo lo aceptan sin desafío. Su aceptación se ha basado en confianza que la dominación militar americana no amenaza su seguridad. No debemos tomar su confianza como un hecho garantizado. Si nuestro gobierno invade Iraq sin la articulación de ningunos principios que podrían obligar el uso futuro de la energía americana, esta confianza estará seriamente en riesgo.

Cuando las fuerzas americanas invaden un país tras otro, la gente por todas partes se debe preguntar qué lo protege de convertirse en otro blanco americano. En países donde no hay respuesta clara a esta pregunta, los políticos buscarán fuerzas militares contra América, porque la gente por todas partes exige a líderes que pueden prometer seguridad.

¿Qué ha hecho nuestro gobierno para resolver estas preocupaciones? Dos clases de respuestas son evidentes. El presidente ha prometido que la fuerza americana servirá a la democracia y la libertad en todo el mundo. También ha intentado disuadir las carreras de armamentos futuras por una amenaza general para proteger nuestras fuerzas militares más allá de cualquier desafío.

Pero nuestras promesas de servir a la democracia y la libertad globales llegan a ser poco tranquilizadoras cuando nuestro gobierno insiste en que solamente él puede juzgar cómo se aplican. Las demandas de metas altas se pueden adaptar para servir intereses más estrechos, y la función de la democracia americana sí mismo es hacer que el gobierno sirva los intereses de los votantes americanos.

Además, los países pequeños tendrán siempre políticos fracasados que podrían esperar ganar energía persuadiendo América intervenir para la "democracia" en su país. La energía americana tan libre, aunque bien intencionada, lleva la amenaza de un nuevo orden del mundo en el que los políticos ambiciosos de todas partes encuentren que su trayectoria al poder puede pasar a través de Washington.

Los temores de los extranjeros hacia nosotros pueden ser sofocados si creen que el armarse para rivalizar con América sería algo desesperado, porque podríamos siempre gastar más para mantener nuestra superioridad militar. Pero esta discusión asume que los contribuyentes americanos pueden hacer un compromiso creíble para pagar cualquier coste imaginable en una carrera de armamentos para terminar todas las carreras de armamentos.

Peor, algunos podrían también discutir que la inversión de Rusia soviética en armamentos nucleares disuadiera con éxito las acciones militares de América en gran parte del mundo. No queremos que cualquier persona perciba tales razones para invertir de nuevo en arsenales nucleares peligrosos.

Cuando se consideran estos riesgos, sería mucho más seguro que América ahora tranquilice el mundo aceptando algunos límites en nuestro uso de la fuerza. Los americanos entienden que la libertad está llevada a cabo segura en una comunidad solamente cuando las que llevan a cabo energía se pueden llamar al juicio independiente por el resto de la comunidad. Si América ahora demanda energía dominante en la comunidad del mundo, después debemos ser preparados para otras naciones para juzgar cómo podemos utilizarla.

El peligro manifesto de terroristas internacionales, infiltración nuestra sociedad cada vez más globalizada, exige nuevas respuestas de nuestro gobierno. Pero la gente en ciudades ha vivido siempre en proximidad cercana con extranjeros anónimos, y ha encontrado seguridad con las instituciones de la ley que castigan y disuaden violencia criminal. Nadie duda que las fuerzas americanas ahora son necesarias para castigar y para disuadir a terroristas internacionales. La única pregunta es si las fuerzas americanas deben ser utilizadas dentro de un cierto marco del derecho internacional.

La política de nuestro gobierno de negar cualquier necesidad de la aprobación extranjera de acciones militares americanas puede parecer eficaz ahora, pero en el funcionamiento a largo plazo puede incitar rivalidades mortales para nuestro futuro. Desde un punto de vista simplista, puede ser que se parezca paradójico que un país con abrumadora superioridad militar pueda llegar a ser más seguro aceptando algunos límites de la comunidad internacional, y tranquilizando a sus vecinos. Bismark entendía este hecho bien, pero el Kaiser Guillermo II lo ignoró de forma desastrosa a comienzos del siglo XX. Para la seguridad de nuestra civilización en el vigésimo primer siglo, los estadistas americanos necesitan ahora entenderla.

 http://home.uchicago.edu/~rmyerson/limits.pdf

Roger B. Myerson es W. C. Norby profesor de la economía en la universidad de Chicago, y es autor teoría de juego del libro ": Análisis del conflicto." Dirección: Departamento de la economía, 1126 59.a calle del este, Chicago, IL 60637. E-mail: myerson@uchicago.edu
 


 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net > Textos selectos

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet