ASIMETRÍA DE LA INVOLUCIÓN ECONÓMICA

Celso Furtado (1920-2004)

 Este texto forma parte de
LAS FORMAS HISTÓRICAS DEL DESARROLLO
Celso Furtado
Publicado originalmente en Teoría y política del desarrollo económico. México, Siglo XXI Ed., 1968.

Puede obtener aquí una copia en formato DOC del texto completo (21 páginas) para imprimirlo.

 

Pasemos ahora a considerar el siguiente problema:

¿qué ocurría con un sistema económico esclavista-comercial, como eran los de la Antigüedad, cuando se derrumbaba la estructura política que lo sustentaba? La mayoría de las veces la destrucción de un orden político era seguida por la institución de uno nuevo. En otras palabras: el predominio de una comunidad o de un pueblo era remplazado por el de otro. Pero no siempre fue así. La excepción más extraordinaria a esta regla es la caída del Imperio romano de Occidente. La destrucción de la enorme maquinaria administrativo-militar que constituía ese Imperio tuvo consecuencias profundas para la economía de la inmensa zona que ocupaba. La atrofia de las poblaciones urbanas que se habían formado en torno de los núcleos administrativos y militares privó a los campos del mercado de sus excedentes de producción. Los tributos, por una parte, y el comercio por la otra, habían inducido a la utilización más intensiva de la tierra y de la mano de obra, esclava o libre. Entonces, como hoy, era el desarrollo urbano lo que determinaba el progreso de las técnicas agrícolas. Desarticulado el sistema administrativo-militar, desaparecieron las condiciones de seguridad que permitían el comercio; por otra parte, desaparecidos los tributos, cesaba de existir la principal fuente de ingresos de las poblaciones urbanas, que vivían de subsidios o de la prestación de servicios. En consecuencia las ciudades tendían a despoblarse y hasta a desaparecer. En Roma, por ejemplo, fue tan marcada la despoblación que en el siglo VI apenas se hallaba habitado lo que correspondía a su antigua sección central.

Tenemos así, claramente configurado, un caso de involución de un sistema económico. Por todas partes se reducen las transacciones, aumenta relativamente la producción destinada al autoconsumo, baja la productividad. Este caso de retroceso económico ilustra un hecho ampliamente observado y de gran significado: el desarrollo no es un proceso de reversión perfecta. El retroceso no es un movimiento simétrico al del progreso o desarrollo. Si no tomamos en cuenta esta asimetría resultará difícil entender ciertos procesos históricos que poseen importancia en la formación de la economía moderna.

Con la desaparición del Imperio romano de Occidente se produce una atrofia de la economía de las grandes regiones de Europa y no exactamente un retorno a estadios anteriores. Una economía atrofiada posee un nivel técnico superior al que normalmente correspondería a su nivel de ingreso, habida cuenta de su constelación de recursos naturales. En otras palabras: la reducción de la productividad motivada por la desarticulación del sistema económico no acarrea una reversión a las formas primitivas de producción, esto es, no implica un abandono total de las técnicas más avanzadas.

La comprensión de ese fenómeno es de gran importancia para la explicación del tipo de organización económico social que surgió en Europa a partir del siglo VIII, que llamamos feudalismo. Según la opinión corriente, la economía del feudo era un sistema cerrado o casi cerrado. Pero no era ésa su principal característica, sino el hecho de que se trataba de una economía cerrada con nivel de consumo relativamente elevado. Las comunidades primitivas de dimensiones idénticas -y que, como el feudo, eran economías cerradas, o sea de auto consumo- presentaban, generalmente, un nivel medio de consumo por debajo del de las comunidades feudales europeas. Los barones feudales conseguían, con los recursos locales, no sólo construir castillos sino también armar a sus hombres para la guerra y mantener un número casi siempre elevado de personas ociosas a su alrededor. El excedente de producción que llegaba a las manos del señor feudal, aun tratándose de los de menor importancia, era relativamente grande si se tiene en cuenta que ese excedente se originaba de la apropiación directa de parte del fruto de la producción de una pequeña comunidad. Ahora bien, esto fue posible debido a que el nivel de la técnica que se utilizaba en el feudo era relativamente elevado.

En realidad ese nivel técnico constituía una supervivencia de un sistema económico que había desaparecido. Por consiguiente la economía feudal representaba una forma regresiva de organización social. Este fenómeno podría servimos para explicar la sustitución de la esclavitud por la servidumbre. La esclavitud representa el uso más intenso posible de la mano de obra. Con el avance de la técnica la presión sobre el factor mano de obra se va reduciendo y, en consecuencia, van mejorando los regímenes de organización del trabajo.

El caso bajo análisis no implica avances tecnológicos, pero sus consecuencias son semejantes: al reducirse la demanda externa, esto es, al cerrarse la economía y constituirse el feudo, resultó que la técnica era suficientemente elevada como para que se realizase la producción consumible con mucha menor presión sobre la mano de obra.

Se puede preguntar por qué no fue mantenido el nivel promedio de productividad, con intensificación del proceso acumulativo dentro del feudo. La razón es sencilla: lo que se producía no podía ser acumulado, por cuanto se trataba de bienes perecederos. Sin intercambio de nada valía aumentar la producción agropecuaria. La única forma viable de acumulación residía en la construcción, y ésta alcanzó proporciones formidables con los castillos medievales. Otro fenómeno que se podría calificar de acumulación fue la aparición de grandes séquitos en torno de los señores feudales. Si el excedente producido en el feudo casi nunca podía ser acumulado por lo menos servía para alimentar gran número de comensales.

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Economistas Diccionarios Presentaciones multimedia y vídeos Manual Economía
Biblioteca Virtual
Libros Gratis Tesis Doctorales Textos de autores clásicos y grandes economistas
Revistas
Contribuciones a la Economía, Revista Académica Virtual
Contribuciones a las Ciencias Sociales
Observatorio de la Economía Latinoamericana
Revista Caribeña de las Ciencias Sociales
Revista Atlante. Cuadernos de Educación
Otras revistas

Servicios
Publicar sus textos Tienda virtual del grupo Eumednet Congresos Académicos - Inscripción - Solicitar Actas - Organizar un Simposio Crear una revista Novedades - Suscribirse al Boletín de Novedades
 
Todo en eumed.net:
Eumed.net > Textos selectos

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet