“POLITICA FISCAL Y ESTRATEGIA COMO FACTOR DE DESARROLLO DE LA MEDIANA EMPRESA COMERCIAL SINALOENSE. UN ESTUDIO DE CASO”

Eleazar Angulo López

2.6.4. Objetivos e importancia de la estrategia fiscal

Sánchez Miranda (2008, p.94) manifiesta que toda estrategia encaminada al correcto pago de los impuestos debe tener al menos los siguientes objetivos básicos e indispensables:

  • Reducción de la base del impuesto.
  • Diferimiento de los impuestos por pagar.
  • Recuperación de los saldos a favor.
  • Cumplimiento correcto de las obligaciones fiscales.
  • Certeza para planear en términos financieros.

El mismo autor señala que una parte fundamental para lograr los objetivos anteriores es la aplicación estricta de las disposiciones fiscales siendo menester que sea como resultado de una interpretación armónica, producto de relacionar los preceptos fiscales con normas mercantiles, civiles y laborales, entre otras, con la finalidad de que al momento de implementarlas sea con el objetivo de lograr un beneficio económico en beneficio de los dineros, siendo sustancial dar pautas de acción para pagar un impuesto justo en correspondencia con las finanzas. 1
 
Los elementos de los impuestos participan de una manera importante entre la relación fisco-contribuyente. Dicha relación es considerada como la esencia del surgimiento de la obligación tributaria. Las partes que intervienen tanto del sujeto activo como el sujeto pasivo tienen obligaciones primarias y obligaciones secundarias.

Por lo que respecta al sujeto activo Rodríguez Lobato (1986, p.133) señala que en México, constitucionalmente, el único sujeto activo de la obligación fiscal es el Estado, ya que el artículo 31, fracción IV de la Constitución Política del país, al establecer la obligación de contribuir para los gastos públicos, únicamente menciona a la Federación, los Estados y los Municipios, y no prevé en la Ley Fundamental a ninguna otra persona, individual o colectiva, como sujeto activo, ni se prevé, tampoco, la facultad del Estado para delegar el ejercicio de su potestad tributaria.

Rodríguez Lobato (1986, p.147) afirma que el sujeto pasivo de la obligación fiscal es la persona que conforme a la ley debe satisfacer una prestación determinada a favor del fisco, ya sea propia o de un tercero, o bien se trate de una obligación fiscal sustantiva o formal. Dicho de otra manera es el propio contribuyente el que es considerado como sujeto pasivo dentro de la relación tributaria. Uno de los aspectos más importantes de esta relación es la denominada poder de imperio, Delgadillo (2003, p.32) sostiene que uno de los aspectos de la soberanía es el conocido poder de imperio, facultad que en el Estado romano se expresaba en el dominio absoluto sobre los pueblos que conquistaba, sometiéndolos a su autoridad e imponiéndoles la obligación de aportarle recursos.

En los últimos años las organizaciones sinaloenses han asumido un papel conservador en tratándose del cumplimiento de las obligaciones fiscales, esto derivado al gran numero de compromisos a cumplir ante las autoridades hacendarias. Ante esta situación, han realizado diversas planeaciones fiscales para contrarrestar dicha situación.

Reyes Mora, Reyes Corona y Esquerra Lupio (2008, p.9), manifiestan que la planeación fiscal es esencial para el funcionamiento de cualquier grupo social, atreves de ella se prevén las contingencias y cambios que puedan separar en un futuro. Dentro de la planeación fiscal sería prever los hechos jurídicos tributarios que establezcan mayores cargas a los contribuyentes, optando por aquellas que no sean tan complicadas, o bien por aquellas que establezcan un régimen más adecuado a las posibilidades del contribuyente, para que sea un contribuyente quien cumpla mejor con todas las obligaciones establecidas en las leyes aprobadas por el legislador tributario, estar preparados para que también se pueda realizar cualquier cambio en el cumplimiento, dentro del régimen adoptado para cuando se tengan reformas o adecuaciones a las mismas leyes tributarias y seguir cumpliendo dentro de las normas jurídicas establecidas en estas últimas.
Los mismos autores, señalan que las ventajas de la planeación fiscal son actividades con orden y propósito, cambios futuros, así como proporcionar una base para el control. Cualquier cambio se puede realizar por lo que la planeación no puede ser rígida, sino flexible, modificable en su oportunidad. Por otro lado, las desventajas de la planeación fiscal manifiestan que son barreras psicológicas, costo elevado, limite por la formación y hechos futuros. La oposición a realizar la planeación fiscal por parte de algunos profesionales que no han practicado la misma y que, en su caso, desconocen la realidad jurídica de la planeación fiscal, confundiendo esta con lo que se dice de la evasión y la elusión fiscal. 2
Domínguez Barrero y López Laborda (2001, p.11) señalan que para tomar adecuadamente una decisión que comporta un costo tributario determinado, no basta con conocer satisfactoriamente el sistema fiscal aplicable, lo verdaderamente importante es saber incorporar el elemento tributario a un modelo de decisión que permita llevar a cabo una comparación rigurosa ante las distintas alternativas a disposición del sujeto.
Reyes Mora, Reyes Corona y Esquerra Lupio (2008, p.24), manifiestan que el propósito de la planeación es la determinación racional de donde se quiere llegar, así como los medios y técnicas que deben emplearse para hacerlo, es decir, se trata de determinar que debemos hacer esta semana, este mes o este año, para estar en una situación determinada y elegida como conveniente dentro de una semana, un mes o un año.
Los objetivos o la finalidad de la planeación tributaria, los autores anteriormente señalados mencionan las siguientes:
a). Lograr que la empresa tenga una mejor imagen desde el punto de vista fiscal ante las autoridades fiscales.
b). Procurar tranquilidad y confianza a los accionistas de la empresa, sabiendo que la misma está cumpliendo cabalmente con sus obligaciones fiscales.
Cumplir cabalmente, significa precisamente eso, ni más ni menos, procurando aprovechar los beneficios que implícitamente tiene la ley, así como los explícitos.
El costo fiscal se lograra reducir en la medida que:
1). Se abata.- O sea, que con apego estricto a la ley logre nulificar la carga tributaria.
2). Se atenúe.- O sea, disminuir su impacto hasta donde las disposiciones fiscales lo permitan.
3). Se difiera.- O sea, posponer el pago de los impuestos para un periodo posterior, con el objeto de lograr un beneficio financiero.
No debemos pasar por alto que el objetivo máximo de la planeación fiscal, es el cumplimiento de las obligaciones con apego estricto a la ley, pudiendo inclusive ocurrir que el resultado de su aplicación sea crear una base de pago más amplia. Debemos planear aun en las circunstancias actuales, de hecho hoy más que nunca, porque la dinámica de las normas fiscales es tal, que cada día resulta más complejo cumplir con esta tarea, y se corre el riesgo que por falta de planeación o por falta de mantenimiento a la misma, sea relativamente sencillo caer en la evasión. Por lo que el mejor remedio para la evasión fiscal es la planeación.
Domínguez Barrero y López Laborda (2001, p.12) sostienen que debe quedar muy claro que la planificación fiscal es diferente de la elusión y la evasión fiscal, la elusión fiscal (entendida como fraude  de ley) consiste en la realización de una operación determinada, al amparo de una norma dictada con una finalidad distinta, con el resultado de la reducción de la carga tributaria normalmente asociada a esa operación. Los mismos autores manifiestan que la planificación fiscal trata de buscar la mejor alternativa dentro de un marco normativo dado, es pertinente traer a colación aquí unas palabras pronunciadas por un juez americano en 1947, recogidas en el excelente Manual de Hacienda Publica de Harvey S. Rosen: Una y otra vez, los tribunales han dicho que no hay nada siniestro en organizar las actividades propias para reducir al máximo los impuestos. Todo el mundo lo hace, ricos y pobres; y actúan correctamente, porque nadie tiene el deber de pagar más de lo que establece la ley…….Pedir más, en nombre de la moral, es mera hipocresía, así como también lo es pagar menos.
Sánchez Miranda (2008, p.57) señala que las condiciones de una exitosa planeación fiscal en las organizaciones tiene como propósito lo siguiente:
a). No perder el control de la empresa o del grupo de empresas. No proponer estructuras jurídicas ineficientes que hagan imposible la administración del patrimonio.
b). Conservar la utilidad de la información financiera. Debe cuidarse que la información contable no resulta falseada con motivo de la implementación de una medida de planeación.
c). Observación irrestricta de las disposiciones fiscales.- Esta es la condición más importante, ya que la medida propuesta debe ser apegada a lo establecido en la ley, y contar con:
1.- Soporte jurídico.
2.- Soporte contable.
3.- Soporte documental.
4.- Lógica operativa.
5.- Razón de negocio.
Este autor coincide con Reyes Corona, el cual han utilizado en su práctica profesional una gran diversidad de esquemas de planeación fiscal y estos puntos citados anteriormente señalan que son indispensables.
Las fases de la planeación tributaria son las etapas por las que el experto fiscal deberá utilizar para una adecuada optimización de recursos en materia tributaria. En este sentido Corona Funes (2007, p.89) describe las fases de la planeación tributaria y las describe de la siguiente manera: 
a). Análisis.
b). Diseño de medidas.
c). Presentación.
d). Plan estratégico.
e). Plan operacional (manual de operación).
f). Actuación y mantenimiento
En este contexto Sánchez Vega (2009, p.57) señala que la aplicación de una estrategia fiscal, tendrá por objeto la optimización de la carga tributaria, siempre dentro del más absoluto respeto a los preceptos legales relativos, a efecto de prever los resultados financieros y fiscales, sin ubicarse en los supuestos delictivos. Este autor señala además que dentro de la finalidad de la estrategia fiscal, su utilización debe realizarse dentro del marco legal, su implementación tiene como finalidad el desarrollo y permanencia de las entidades económicas mediante un plan de negocios, para obtener, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Aprovechar los estímulos fiscales.
  • Aplicar lo permitido por las leyes.
  • Diferir el pago de las contribuciones.
  • Disminuir la carga fiscal.
  • Programar los resultados.
  • Evitar sanciones fiscales.
  • Propiciar el crecimiento, fortalecimiento y permanencia en el marcado.
  • Disminuir los efectos negativos de la competencia desleal.
  • Fomentar la creatividad de los directivos en cuanto al diseño de la empresa que desean tener, establecer retos mayores y la forma de alcanzarlos, siempre dentro del marco legal.
  • Tener una empresa fiscalmente sana.

Sánchez Vega (2009, p.82) menciona que el diseño de la estrategia consiste en visualizar los posibles escenarios, estudiando las oportunidades o alternativas que se tienen dentro del marco legal, así como sus efectos financieros y organizacionales, trazando objetivos, medios que se utilizaran (personal, operaciones necesarias, celebración de contratos, asesoría, etc.), resultados esperados, medios de control y supervisión entre otros.

Bajo esta perspectiva, Octavio Aguirre3 citado por Sánchez Vega (2009, p.83), considera que el proceso que ha de seguirse para establecer los propósitos institucionales en la empresa son:

  • Elaboración del diagnostico corporativo.
  • Desarrollo del escenario integral de la empresa.
  • Formulación de las proyecciones de referencia y contingentes (óptimas).

1 Cabe destacar que en este Capítulo existe un apartado especial, en el cual es analizada la interpretación jurídica fiscal ampliamente, tales como las escuelas, fuentes, tipos, teorías, etc.

2 Tanto la figura de la evasión y elusión fiscal son tratadas posteriormente en este mismo Capítulo dentro de las implicaciones y riesgos de las estrategias fiscales en las organizaciones sinaloenses.

3 El Dr. Octavio Aguirre Mora  en su obra “Planeación corporativa para la empresa mexicana”, EDUVEC, primera edición, 1981, págs. 58-65, describe todos y cada uno de los factores que intervienen en los propósitos institucionales en la empresa.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga