“POLITICA FISCAL Y ESTRATEGIA COMO FACTOR DE DESARROLLO DE LA MEDIANA EMPRESA COMERCIAL SINALOENSE. UN ESTUDIO DE CASO”

Eleazar Angulo López

2.6.2. Aspectos conceptuales y hallazgos encontrados de estrategias fiscales en las organizaciones

Una verdadera estrategia como dice Quinn, citado por Rodríguez Peñuelas (2003ª, p.58) va mucho más allá de tan sólo coordinar planes y programas. Se trata de toda una serie de conceptos nuevos, que pretenden garantizar la eficacia de la organización. Estos conceptos nuevos se basan en las fuerzas y las debilidades de la organización, los cambios del ambiente y los movimientos de los competidores inteligentes. Uno debe analizar el verdadero patrón que surge de las metas, las políticas y los programas básicos que operan en la empresa para poder ver cuál es la verdadera estrategia. Este autor afirma que las estrategias formales eficaces tienen tres elementos esenciales: (1) metas (2) políticas y (3) programas. En segundo, la estrategia efectiva, al igual que los planes militares efectivos, giran en torno a unos cuantos conceptos y movimientos clave, que les confieren cohesión, equilibrio y enfoque. El tercer punto es que la estrategia no sólo trata de lo impronosticable, sino también de lo desconocido. Entonces la estrategia eficaz consistirá en crear una organización fuerte y flexible, capaz de responder con inteligencia, independientemente de lo que pudiera ocurrir.

De lo anteriormente señalado, podemos mencionar que las estrategias son principios y rutas fundamentales que orientan el proceso administrativo para alcanzar los objetivos que desea llegar, por lo que una estrategia muestra como una institución pretende llegar a esos objetivos, un conjunto de tácticas integran una estrategia. Las estrategias normalmente existen en casi todos los niveles de las organizaciones.

Por otra parte, Quinn (1993, p.6) diferencia entre estrategias y tácticas, al precisar que la tácticas pueden surgir a cualquier nivel, ya que son los realineamientos de corta duración, son ajustables y asumen la acción y la interacción de las fuerzas usan para lograr metas especificas después de su contacto inicial, mientras que la estrategia es una base continua para enfocar esos ajustes hacia propósitos más ampliamente concebidos.

Otra de las diversas teorías en materia de las estrategias que señala Quinn (1993, p.13), son los factores o elementos fundamentales, estructurales, básicos y esenciales para realizar negocios, estructurar un gobierno o hacer la guerra y son los siguientes:

Objetivos claros y decisivos: Las metas específicas de las unidades subordinadas pueden transformarse al calor de las campañas o la competencia; no obstante, las metas centrales de la estrategia para todas las unidades deben ser siempre lo bastante específicas y claras para que proporcionen continuidad, aglutinen y den cohesión al seleccionar las tácticas durante el horizonte temporal de la estrategia.

Conservar la iniciativa: Una posición reactiva prolongada engendra cansancio, hace descender la moral, cede la ventaja del tiempo y los intangibles a los contrincantes. Por último, tal posición incrementa los costos, disminuye el número de opciones disponibles, y baja la probabilidad de alcanzar el éxito necesario para asegurar la independencia y la continuidad.

Concentración: ¿Acaso la estrategia concentra el poder superior en el lugar y en el momento decisivos? ¿Define con precisión la estrategia que es lo que faculta que la empresa sea más poderosa, o que sea mejor en dimensiones criticas, en relación a su contrincante? Una competencia diversificada permite mayor éxito con menos recursos, lo cual representa la base fundamental para obtener mayores ganancias (o utilidades) que los competidores.

Flexibilidad: El reforzamiento de habilidades, un ámbito de acción planeado y la ubicación renovada permiten mantener a los contrincantes, con un mínimo de recursos, en relativa desventaja. Como corolarios de concentración y concesión, facilitan al estratega volver a emplear los mismos atributos para dominar posiciones seleccionadas en diferentes momentos. También obligan a los contrincantes menos flexibles a usar más recursos para mantener posiciones predeterminadas, a la vez que hay una asignación menor de recursos propios para propósitos defensivos.

Liderazgo coordinado y comprometido: Los líderes deben ser seleccionados y motivados, de tal manera, que sus propios intereses y valores coincidan con las necesidades del papel que se les asigne. Las estrategias exitosas requieren de compromisos, no solo de aceptación.
Sorpresa: ¿Ha hecho uso en o durante la preparación de la estrategia de la velocidad, el silencio y la inteligencia para atacar, en momentos inesperados, a desprevenidos y desprovistos contrincantes. Junto con una correcta sincronización, la sorpresa puede alcanzar un éxito fuera de toda proporción en cuanto a la energía utilizada, y puede cambiar de manera decisiva posiciones estratégicas.
Seguridad: ¿La estrategia asegura la base de recursos y demás aspectos operativos fundamentales para la empresa? ¿Desarrolla un sistema efectivo de inteligencia suficiente para prevenir sorpresas por parte de los contrincantes? ¿Desarrolla la logística imprescindible para sustentar cada uno de sus impulsos principales? ¿Usa la coalición eficientemente como para extender, en la empresa, la base de recursos y las zonas de aceptación amistosa?
Para Mintzberg (1993, p.14) reconoce las cinco Ps de la estrategia, el cual manifiesta que la naturaleza humana exige contar con una definición para cada concepto. La palabra estrategia ha sido usada de  múltiples modos. Sin embargo, por tradición ha sido definida de una sola manera. El reconocimiento implícito de muy variadas definiciones puede ayudar a maniobrar en este difícil campo. Por tanto, a continuación se presentan cinco definiciones de estrategia como plan, pauta de acción, patrón, posición y perspectiva, y a su vez, se llevan a cabo algunas reflexiones sobre las interrelaciones que ello representa.

  • Estrategia como Plan.
  • Estrategia Pauta de Acción
  • Estrategia como Patrón.
  • Estrategia como Posición.
  • Estrategia como Perspectiva.

En este sentido, existe una gran cantidad de conceptos, teorías y definiciones de estrategia, algunas más amplias que otras pero sin embargo todas aportan algo novedoso. Las estrategias son patrones de objetivos, los cuales se han concebido e iniciado con el propósito de darle a la organización una dirección unificada, además las estrategias no tienen finalidad de señalar la manera de cómo la empresa debe alcanzar o ejecutar sus principales objetivos, eso más que nada corresponde a los programas de apoyo.

En el ámbito empresarial, es normal escuchar otros conceptos similares a las estrategias, tales como la planeación estratégica. Stainer (2002, p.20) manifiesta que la esencia de la planeación estratégica consiste en la identificación sistemática de las oportunidades y peligros que surgen en el futuro, los cuales combinados con otros datos importantes proporcionan la base para que una empresa tome mejores decisiones en el presente para explotar las oportunidades y evitar los peligros. Planear significa diseñar un futuro deseado e identificar las formas para lograrlo. 1

Para finalizar este apartado, cabe aclarar que Borboa, (2005, p.73) asegura que al Gobierno le corresponde crear las condiciones y requerimientos necesarios para que la empresas logren ser más competentes, al margen de los cambios políticos, los empresarios deben contar con un equipo que los represente y dé continuidad a las estrategias a largo plazo. En este sentido la misma autora manifiesta que este equipo debe estar conformada por líderes de diferentes sectores especializados que se distingan por su trabajo, disciplina, dirección, así como por sus cualidades éticas y morales.
En la vida cotidiana como en la profesional es muy común escuchar la palabra estrategia, pero muchas veces no se comprende la esencia de la misma. Diríamos en términos llanos, que consiste en conocer un conjunto de disposiciones o de procedimientos para llegar a un fin determinado, requiriéndose para ello de la destreza y habilidad que cada persona posea y que con el uso de la creatividad configurar escenarios viables en todos los ámbitos de la vida, siendo uno de estos el profesional, como es el financiero y lo fiscal.
En este sentido, las empresas buscan nuevas alternativas que permitan cumplir a cabalidad con sus obligaciones fiscales al menor costo posible, por tal motivo existen un gran diversidad de figuras jurídico fiscales que las mismas disposiciones señalan y que los particulares acceden a ellos con el objetivo de minimizar su carga tributaria.
Una de las estrategias que en los últimos años los empresarios en México han considerado interesante implementar son las estrategias fiscales.
Esto, surge a consecuencia que el Sistema Tributario Mexicano es de los más complejos a nivel mundial ya que existen un gran número de disposiciones que son modificadas constantemente de acuerdo a situaciones económicas de política fiscal del Gobierno Federal, por tal motivo resulta interesante su análisis é investigación, ya que es el mismo Estado quien propone un gran número de cambios al STM.
Krebs (2006, p.57), señala que una buena planeación fiscal debe cubrir una serie de características esenciales como:

  • Que no se violen disposiciones legales ni fiscales.
  • Que no se dé lugar al chantaje.
  • Que no se pierda el control de la empresa.
  • Que se soporte y fundamente adecuadamente

La planeación fiscal de acuerdo con Moran Mendoza (2005, p.17) puede entenderse, como la evaluación de diferentes situaciones fiscales que pueden producir una determinada operación y que tenga como resultado que se pague un menor importe de impuestos, con ello no se estaría evadiendo al fisco y, por lo tanto, evitando la responsabilidad de aportar para el bienestar común, solo se estaría cumpliendo con esta obligación de manera justa.

Para llevar a cabo la planeación fiscal o estrategia fiscal, este mismo autor considera los siguientes pasos:

  • Análisis.
  • Diseño de opciones.
  • Evaluación de riesgos.
  • Selección.
  • Implantación.
  • Mantenimiento de la planeación/estrategia.

Corona (2007, p.3) define a la planeación fiscal como la optimización de la obligación sustantiva y colateral a que está obligado un  contribuyente. Además señala que las etapas de la planeación fiscal son las siguientes:

  • Diagnostico fiscal (a priori y a posteriori)
  • Diseño de alternativas o rumbos de acción a seguir y valuación cuantitativa y cualitativa.
  • Determinación del costo-beneficio (evaluación).
  • Elaboración del plan de trabajo.
  • Ejecución.
  • Seguimiento, revisión por modificaciones a las leyes.

El plan fiscal debe formar parte de un esfuerzo de planeación estratégica del negocio en su conjunto, por lo que habrá de considerar un esquema fiscal que produzca beneficios operativos y de productividad para el negocio. Bajo este contexto hoy en día el cumplimiento de las obligaciones fiscales por los empresarios no debe de ser un tema secundario. Ante esta situación, buscan el mejor camino de cómo pagar los impuestos con estrategias y confeccionar trajes a la medida.

Reyes Mora, Reyes Corona y Esquerra Lupio (2008, p.9) señalan que la planeación fiscal siempre deberá de establecerse para prever el futuro de los contribuyentes, ya que esta es la mejor forma de prevenir ese futuro y no se deberá de realizar la planeación fiscal mirando hacia la historia (hacia atrás), misma que servirá para realizar el estudio pertinente de prevención (prevenir en lugar de lamentar), pues solo se podrá obtener mediante la adecuada educación, instrucción o capacitación continua, constante del conocimiento social-económico-legal, no existen pretextos. Los mismos autores manifiestan que al determinar los objetivos y determinar los cursos de la acción, se establece la mejor opción para la planeación, ya que esta estará basada en opciones, en este caso en opciones legales, acciones permitidas por las leyes tributarias y que fueron aprobadas por el legislador tributario. Luego entonces, entendemos por opción legal: El conjunto de actos permitidos por la ley que nos concede eficientar nuestros recursos o disminuir la carga fiscal. 2

1 Steiner, George A. en su obra Planeación Estratégica, Lo que todo director debe saber. Amplia la definición de la planeación estratégica, además manifiesta también lo que no es la planeación estratégica.

2 Como un comentario adicional, estos autores hacen referencia a lo que la Suprema Corte de Estados Unidos de Norteamérica ha decidido “Los empresarios no solamente tienen el derecho de planear sus actividades comerciales para reducir sus impuestos, sino que tienen la obligación de hacerlo”

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

2 al 16 de octubre
I Congreso EUMEDNET sobre

Economía y contextos organizativos: nuevos retos

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga