Tesis doctorales de Ciencias Sociales

MODELO DE ORGANIZACIÓN DE LA DISCIPLINA FÍSICA GENERAL PARA EL DESARROLLO DE HABILIDADES PROFESIONALES EN LOS ESTUDIANTES DE CIENCIAS TÉCNICAS

Ulises Mestre Gómez




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.
Puede bajarse la tesis completa en PDF comprimido ZIP (150 páginas, 343 kb) pulsando aquí

 

 

 

2.2 EL ESTUDIANTE COMO PROTAGONISTA DE SU APRENDIZAJE

Abordaremos la dinámica del proceso docente - educativo en su propia célula, no obstante, se requiere de algunas consideraciones previas sobre la relación de la Escuela con la Sociedad, según establece la Primera Ley de la Didáctica.

El punto de partida, exterior a la Escuela, es el problema real o problema de la vida, que es una generaliza ción de los múltiples problemas que cada día se han de resolver en las diferentes esferas de la Sociedad.

Los problemas de la vida son el todo, y deben enfrentar se con toda su riqueza, desde diferentes puntos de vista y facetas, que se manifiestan en su completa solución; estos problemas son enfrentados por diferentes profesiones, luego, en cierta medida, la delimitación del contenido de una profesión es en sí una abstracción de la vida. Esta abstrac ción es aún mayor cuando es llevada a la disciplina.

El tema o unidad de estudio, como célula dentro del proceso docente - educativo tendrá la máxima abstracción del objeto, con lo que se puede profundizar en el análisis de la esencia del contenido. Junto a este proceso de análisis se desarrolla el proceso opuesto, el de la integración, que irá acercando gradualmente al estudiante a la vida.

Como analizamos en el epígrafe anterior el tema o unidad de estudio responde al objetivo de alcanzar con una profundidad dada un determinado dominio del contenido, en cuyo centro se encuentra una habilidad de aplicación, que según nuestras consideraciones es la aplicación de un invariante de habilidad parcial o totalmente a un objeto o conjunto de objetos.

Trasladando estos aspectos al tema, en aras de profundizar en su dinámica, partimos del objetivo que es en el lenguaje de la Escuela, la expresión de la demanda social y, por lo tanto, rector a ese nivel. En consecuencia, el objetivo determina los problemas docentes a los que se ha de ir enfrentando al estudiante como expresión de la relación Problema de la vida - Objetivo - Problema docente abordada en el epígrafe 1.2.

Destaquemos que hasta este momento estamos hablando del objetivo de la enseñanza que es el del profesor, el que éste planifica, a partir del cual motiva y guía el proceso docente - educativo.

El objetivo del tema determina el problema propio ya definido en el epígrafe 2.1 y sobre la base de la estructura funcional de la habilidad de aplicación el profesor establece, a priori, la familia de problemas que propondrá a los estudiantes, a través de los cuales logrará motivar y guiar su proceso de aprendizaje.

El objetivo del que hablamos puede no constituir una aspiración para el estudiante, pues éste es el objetivo de la enseñanza; por lo que si el estudiante es considerado como el artífice principal de su aprendizaje, el objetivo que debe conformarse es el suyo, el del aprendizaje.

El profesor que ha trazado su objetivo, le irá presen tando al estudiante una familia de problemas docentes, estableciendo desde el primer momento comunicación con él y logrando promover a través del método los nexos afectivos del estudiante con el contenido, lo que será su real motivación.

En términos más generales podemos plantear que en toda actividad humana el hombre se tiene que reconocer, tanto en el resultado de la misma, como en el proceso de alcanzar este resultado, de no ocurrir ello el proceso se convierte en enajenante.

Esto se manifiesta en el proceso educativo cuyo resultado es la transformación de la personalidad del hombre y la de su colectivo; por lo tanto, el resultado y el proceso en sí no puede ser ajeno al estudiante que traza su objetivo y desarrolla su método, convirtiéndose el aprendizaje en su actividad fundamental.

El papel del profesor en el aprendizaje, es el de motivarlo y guiarlo, con una maestría tal que el estudiantes se sienta como el artífice de su aprendizaje y no como el resultado de la dirección del profesor. En nuestro criterio, esta es la esencia del aprendizaje participativo que propo nemos.

El objetivo del profesor, previsto para el tema, es de la enseñanza, mientras que el del estudiante trazado y comprendido como necesidad a lo largo del proceso es del aprendizaje, ambos han de coincidir en esencia, con la connotación que le ha dado el estudiante al sentirlo propio en la medida en que lo descubre.

Esta relación puede interpretarse como un ascenso desde el objetivo trazado previamente por el profesor hasta el objetivo a que ha llegado el estudiante.

La dinámica del proceso de aprendizaje dependerá de la relación dialéctica entre el objetivo del estudiante y su método de aprendizaje que también va desarrollando de forma inducida por el profesor, aunque él lo siente como propio.

En un aula habrán tantas variantes del método como estudiantes. La solución del problema es la concreción de este método de aprendizaje, y permite que el estudiante se vaya apropiando de él, aportándole sus particularidades.

Como señala C. Álvarez, "el estudiante como sujeto de su aprendizaje, de su formación no se incorpora a la dinámica del proceso de una forma eficiente por la simple exigencia social expresada en el objetivo trazado por el profesor a él como punto de partida; lo hace cuando esta exigencia externa se convierte en una necesidad propia". [7]

El método que desarrolla el estudiante tendrá funciones instructiva y educativa en la medida en que se corresponda con los métodos de la ciencia, con los de la profesión, lo que eleva el carácter profesional del tema.

Profundizando en esta idea, el método también es motivante y educativo en la medida en que se identifique con el método de la ciencia que es cuando el estudiante, en el desarrollo del método, es capaz de encontrar su auto- realización, lo cual no es abstracto, pues tiene su concre ción en la medida en que el proceso docente - educativo se vincule con la vida y logre convertir en actividad las acciones previstas; esta será la verdadera actividad trans formadora del estudiante.

Sólo cuando el estudiante traza su propio objetivo es que éste se convierte en propósito en función del cual desarrolla su método de aprendizaje. El estudiante se va trazando objetivos específicos a medida que enfrenta la familia de problemas docentes planteada por el profesor, estos objetivos serán cada vez de mayor alcance e irán acercándose al objetivo de carácter trascendente del tema.

El número de objetivos en un momento dado del proceso, puede ser tan grande como el total de estudiantes, ya que cada uno, por su camino, irá enfrentando los problemas y conformando sus objetivos.

El objetivo del tema en esencia es único, general y abarcador, los métodos son múltiples y dependen de cada estudiante; en su desarrollo dialéctico se resuelve la contradicción alcanzando el objetivo con el dominio del contenido. En este proceso es vital que se logren los nexos afectivos del estudiante con el contenido, manifestándose en el método que ha desarrollado.

El profesor no debe descuidar la orientación y control de los estudiantes. Su maestría pedagógica radica en que logre ir enfrentando al estudiante a la solución de problemas, que le exijan y motiven en forma continua y ascendente, desarrollando la contradicción fundamental entre el objetivo y el método, que es tanto para el aprendizaje como para la enseñanza. Si se rompe la continuidad, la contradicción se hace insalvable o desaparece y se pierde la dinámica.

En la actividad del maestro, con sus métodos y medios, se motiva al estudiante y se le organiza el enfrentamiento de los problemas que produzcan la contradicción del proceso; que se da entre el objetivo que él mismo se traza como necesidad y el método que desarrolla.

El profesor ha de estar consciente de que el sujeto fundamental del proceso es el colectivo de estudiantes (cada estudiante) y que su labor fundamental es motivar a lo largo de todo el proceso, desde que se le informa al estudiante hasta que se le evalúa; dicho en otras palabras, que el estudiante esté convencido de la necesidad de apropiarse de los contenidos en aras de dar solución a los problemas que enfrenta, los que han de corresponderse con su formación profesional de modo directo o indirecto.

El proceso debe caracterizarse por un máximo de tiempo de trabajo del estudiante enfrentando la solución de proble mas, activa e independientemente, donde sus criterios, gustos e intereses han de tenerse en cuenta.

La exigencia social está presente, en todo momento, a través del profesor que va enfrentando al estudiante a la sucesión de problemas, guía, pero flexibiliza y ajusta en cada momento el proceso en correspondencia con el grupo y con cada estudiante.

Las consideraciones realizadas reafirman que la contradicción fundamental, desde el punto de vista dialéctico, se da entre el objetivo, aspiración del estudiante y el método que utilice el mismo, que es orientado, inducido por el profesor. En el método, el estudiante debe estar motivado e interesado, se vincula con el contenido de su aprendizaje y resuelve los problemas que se le proponen y que él escoge.

En el desarrollo del método, el estudiante no sólo advierte el contenido, determina su significación, sino que se apropia de él connotándolo, dándole sus rasgos personales en la medida en que reflexiona sobre el mismo. La solución del problema pasa por el aporte personal de la comprensión del objeto, del interés de su modificación y de la auto - realización con el resultado alcanzado. (Ver Fig. 2.2.1.)

En el proceso docente - educativo la relación entre profesor y estudiante se manifiesta de la siguiente forma; el profesor informa y motiva, guiando el desarrollo del proceso, elabora conjuntamente con los estudiantes sus objetivos, en el lenguaje de estos y tal como si ellos lo trazaran por sí mismos, es hacer ver su necesidad del aprendizaje. Además, enfrenta conjuntamente con los estu diantes la solución de los problemas, lo cual será más evidente en la medida en que la disciplina se aproxime a la profesión.

El estudiante denota y connota el contenido, se motiva, reflexiona y soluciona los problemas, claro que ha "elaborado" sus objetivos y sus métodos, si entendemos que esta elaboración es inducida por el profesor.

La contradicción fundamental estará entre el objetivo y el método, tanto para el estudiante como para el profesor.

En el objetivo está presente la habilidad generalizada como resultado a ser alcanzado, en función de la cual se establece el método como generalización, pero en la solución de los problemas docentes se darán las operaciones y los procedimientos, que tendrán cada vez una mayor riqueza.

En los problemas está presente lo motivacional, se desarrolla la actividad y la comunicación, alcanzando el objetivo a través de un proceso paulatino de aproximaciones en que participan los estudiantes y el profesor.

Defendemos la concepción de que el objetivo del tema sea uno sólo, general y abarcador, los métodos pueden ser múltiples y dependen de cada estudiante.

Cabe señalar que en esta contradicción el estudiante, motivado por nexos afectivos con el contenido y su método, muchas veces, logra resultados que rebasan el objetivo.

Nos detendremos ahora en la motivación, en el papel del profesor. El profesor tiene trazado su objetivo, pero presenta al estudiante el problema docente, en primer momento establece los nexos afectivos, la comunicación con sus estudiantes, para a partir de estos nexos establecer o promover los nexos entre el estudiante y el contenido.

El trabajo con el objeto de la ciencia que conlleva la introducción de sus métodos particulares, de su lógica al ser desarrollado conjuntamente en el proceso docente - educativo conlleva la formación de habilidades lógicas en el estudiante, esta formación espontánea se manifiesta con el sólo hecho de seguir la lógica de la ciencia, pero es un camino lento que depende de las potencialidades del estu diante y el profesor.

El rol del estudiante aquí descrito se inspira, básica mente, en tendencias neo - constructivistas acerca del aprendizaje, aunque sobre una base del paradigma histórico- cultural iniciado por Vigotski, ya que es muy importante la función del profesor como guía a través de un proceso de comunicación educativa.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet