Tesis doctorales de Ciencias Sociales

LA AUTORREPRODUCCIÓN DEL SISTEMA DE LA CIENCIA EN EL CAMPO ACADÉMICO DE LA COMUNICACIÓN EN MÉXICO. UNA REFLEXIÓN A PARTIR DE NIKLAS LUHMANN

Juan Soto del Angel



 

Esta página muestra parte del texto pero sin formato.
Puede bajarse la tesis completa en PDF comprimido ZIP (416 páginas, 752 kb) pulsando aquí

 

 

 

La realidad, operación; el conocimiento, reducción

El apunte histórico que precede no agota, ni con mucho, el caudal de observaciones y observadores. Pero sí pone de manifiesto su diversidad e infinitud mientras, al menos, haya vida humana. También ha hecho notar que una primera diferenciación con gran influencia en occidente se halla en pensar/ser. Que de inmediato se transformó en identidad. Pero vuelve, y esta vez por muchos siglos, como diferenciación pensamiento/sustancia, con primacía de la segunda en cuestiones de verdad. Descartes inicia un movimiento que mantiene la diferenciación, pero con primacía del primero. Durante algún tiempo, la ciencia moderna logró el monopolio de la verdad. Pero llegó a perderlo, al grado de sufrir humillaciones. Más aún, el conocimiento en general se calificó de desconocimiento y se acusó de violento. Se demostró, de nuevas maneras, que irremediablemente se cae en la paradoja cuando de observación se trata. Pese a todo, se verá, el conocimiento presta orientación. De allí, quizá, que continúe. Aquí se ha optado por la propuesta luhmanniana y bajo ella se proseguirá.

Para la observación de una operación (incluyendo la de la observación), basta una observación simple de lo que sucede (por ejemplo, en el sentido de la investigación de la inteligencia artificial, la observación de la alteración de símbolos o signos de tipo físico). Para la observación de la operación como observación, sin embargo, hay que hacer el esfuerzo por colocarse en un nivel de segundo orden, lo cual significa, según una idea hoy en día asimilada en la lingüística, un nivel con componentes autorreferenciales. (Luhmann, 1996: 61)

Aquí se pone de relieve que la operación es un genero; y, la observación, una especie de dicho género. En este sentido, hay operaciones, algunas de las cuales son observaciones. Las operaciones observadoras pueden observar operaciones en tanto operaciones y operaciones en tanto observaciones. La observación de operaciones en tanto operaciones se desarrolla en un nivel de primer orden; la observación de operaciones en tanto observaciones, en uno de segundo. Una observación es de primer orden, precisamente porque descarta una segunda. Se observan (primera observación) operaciones de las células y punto. Es de segundo, justo porque al menos hay una segunda observación. Se observan (segunda observación) las operaciones observadoras (primera observación) de las células.

Ahora bien, una observación de observaciones supone la distinción entre observador y observado. Aplicable a las observaciones de primer y segundo orden. Por tanto, hace posible separar el sistema observador que ostenta la célula, de aquello que ella observa. También permite apartar el sistema observador que observa las operaciones observadoras de la célula, de las propias operaciones observadoras de la célula. He allí los componentes autorreferenciales: una observación de segundo orden no sólo facilita observar a otros observadores, sino, a sí mismo en calidad de observador.

¿Qué conclusiones pueden obtenerse de esta distinción luhmanniana? Si la observación es una operación es algo real. En otras palabras, la realidad de la observación se produce conforme se lleva a cabo la operación observadora. Pero con la simple producción de la operación observadora, no es posible saber algo acerca de la realidad de tal operación observadora. Para ello hace falta una segunda operación observadora que la observe. Y por supuesto, la realidad de esta segunda operación se produce mientras opera observando a la primera. En síntesis, una observación de primer grado brinda saber acerca de las cosas en general, con excepción del que se refiere a las operaciones en tanto observaciones; y, una observación de segundo grado da luz con relación a operaciones en tanto observaciones. Luego, todo conocimiento es construcción de operaciones observadoras. O si se prefiere: reducción elaborada por operaciones observadoras. La realidad de las operaciones observadoras siempre queda atrás, es la que determina las construcciones o reducciones que derivan de las operaciones observadoras.

Así, Luhmann (1996) sustituye los conceptos tradicionales de subjetividad y objetividad por los de autorreferencia y heterorreferencia. No hay sujetos capaces de representarse la realidad mediante una reproducción, tampoco realidad que admita la reproducción en alguna representación de sujetos. Lo que abundan son sistemas con sus respectivas operaciones, una de las cuales es la observación. Y mediante la observación los sistemas pueden construir referencias a sí mismos o al entorno. Si es a sí mismos, se produce la realidad de una operación autorreferencial, que delimita una reducción o reconocimiento respecto al sistema; si es al entorno, se provoca la realidad de una operación heterorreferencial, que concreta una reducción tocante al entorno. En este contexto, pues, el observador no es un sujeto. Sin embargo, es posible determinar la realidad de las operaciones del observador a través de otra observación que lo distinga como sistema en un entorno. De allí que Luhmann (1996) haga una nueva sustitución, esta vez, el esquema sujeto/objeto por la diferenciación operación/estructura. Una estructura (o conocimiento), constituida de algún modo, orienta la operación o reconocimiento, que confirma o modifica la estructura.

Desde luego, las diferenciaciones subjetividad/objetividad y sujeto/objeto, como cualquier otra forma de observación, resultan paradójicas. En términos generales, un conocimiento subjetivo procede del sujeto y uno objetivo del objeto. Sin embargo, el único observador es el sujeto. Y justamente, para que el sujeto quede constituido como diferente del objeto, debe trazarse un límite entre el sujeto y el objeto. Un límite que sólo puede trazar el propio sujeto. O sea, el sujeto tiene que ser sujeto antes de ser sujeto. Más aún. Cuando el sujeto dirige sus observaciones a otras cosas que no sean él mismo, tiene que trazar límites entre esas cosas y lo diferente de ellas. Y tales límites no pueden derivar de otro lado, más que del límite que determinó al sujeto como diferente del objeto. De este modo, cuando el sujeto, a partir de la observación, intenta exponer algo perteneciente al objeto, tan sólo distingue algo que le pertenece al propio sujeto, aunque le da el nombre de objeto. Es el sujeto el que se autonombra sujeto y llama a lo demás objetos. Es el sujeto el que distingue entre planetas y no-planetas. Mas planetas y no-planetas son concepciones constitutivas del sujeto. Nada nos dice el sujeto de los objetos, sino lo que él mismo pone en ellos.

No se piense, sin embargo, que autorreferencia/heterorreferencia y operación/estructura sean diferenciaciones que escapan a la paradoja. Simplemente ofrecen mayores ventajas al hacerle frente. Subjetividad/objetividad y sujeto/objeto presuponen dos realidades: un sujeto y un objeto. A la primera se le atribuye la exclusividad del conocimiento; a la segunda, la condición de lo conocido. Así, por una parte, el conocimiento queda restringido a una operación de los sujetos; por otra, los sujetos, a fin de ser conocidos, tienen que ser tratados como ¡objetos! En cambio, autorreferencia y heterorreferencia suponen que los productores de conocimiento son sistemas. De este modo, aparte de los sistemas psíquicos (las conciencias), también están en posibilidades de conocer los sistemas biológicos y los sistemas sociales (la ciencia, por ejemplo). Además, la diferenciación operación/estructura tiene una referencia temporal. Ello permite romper la estructura circular del conocimiento, no con dos realidades metafísicas preestablecidas (sujeto, objeto), sino a través del tiempo. Se dijo antes, la estructura orienta la operación que confirma o modifica la estructura. En, sentido paradójico, la estructura orienta operaciones que no puede orientar.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet