Tesis doctorales de Economía


EL IMPACTO DE LA EMIGRACIÓN INTERNACIONAL Y EL ENVÍO DE REMESAS EN SAN JUAN UNIÓN, MUNICIPIO DE TAXCO, GUERRERO

Alejandro Díaz Garay



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.
Puede bajarse la tesis completa en PDF comprimido ZIP (150 páginas, 3,61 Mb) pulsando aquí

 

 

 

3.2.1 Los clubes de oriundos

Después de que las organizaciones mutualistas mexicanas surgen y se extinguen en la primera mitad del siglo XX, en la segunda mitad se da una nueva tendencia hacia el asociacionismo, pero con la variante de que las comunidades en el extranjero mantienen el vínculo con sus comunidades de origen. Los primeros clubes datan de los años sesenta en California (Moctezuma, 2000), pero fue a partir de 1990, cuando se empezaron a observar dinámicas espontáneas de migrantes que buscaban reproducir sus comunidades de origen en los Estados Unidos, el sentirse lejos del pueblo les generaba una necesidad de estar en contacto los unos con los otros. De esta forma, se crean los clubes de migrantes con un perfil predominantemente rural, cuyo común denominador es pertenecer a la misma comunidad. Surgen desde abajo, de manera natural, apoyándose en las cadenas migratorias y en los lazos familiares. En su accionar se descubren liderazgos, muchos de los cuales no habían tenido ninguna experiencia ni organizativa, ni política ni de conducción de grupos sociales (Dante Gómez, entrevista, Chicago, 2006).

Al cambiar la estancia temporal por una definitiva, motivado por la ley de amnistía de 1986, al elevarse los costos del cruce fronterizo por aumento de la seguridad y la construcción del muro, al acentuarse la pobreza rural y alcanzar amplias zonas urbanas desde los años 80 en el país, las expectativas de vida de la población joven se fundaron en la migración hacia los Estados Unidos, a partir de ver una mejoría en el bienestar social de familiares, vecinos y amigos, con menor o igual capacidad productiva que ellos mismos. Estos elementos también contribuyeron a la creación de organizaciones sociales comunitarias.

3.2.2 La organización guerrerense

Los antecedentes documentados de los primeros clubes datan de los años de 1960 al seno de la comunidad zacatecana radicada en Los Ángeles, California. Sus alcances inicialmente eran más propios de una organización mutualista, ya que otorgaban apoyos solidarios a migrantes enfermos, accidentados o fallecidos (Moctezuma, 2000). No obstante, en la segunda etapa de apoyo para llevar a cabo obras de infraestructura social utilizando únicamente recursos propios sin la participación del gobierno mexicano, motivo por el cual a esta etapa se le llama del “Cero por Uno”: el dólar migrante como único instrumento de financiamiento. Dichos proyectos consistían en la reparación de plazas, iglesias, parques deportivos y panteones (García, 2005).

En Guerrero, el primer club de oriundos data de hace 25 años. Surge con migrantes de la comunidad de Amealco, (ubicada al noroeste del municipio de Iguala de la Independencia), radicando en la ciudad de Chicago, Illinois, con la ilusión de construir la carretera de su pueblo al que se llegaba después de andar durante tres horas a caballo. En sus inicios había desconfianza y apatía de participar en la organización, como comentaba en la entrevista Isidro Arroyo, uno de los pioneros del club, quien llegó a Chicago en 1973, siguiendo el ejemplo de su padre quien fuera migrante desde 1950, durante el Programa Bracero, y gracias a que ya había familiares de su comunidad viviendo en aquella ciudad.

A principios de los 80’s, fue difícil convencer a la gente, era muy difícil, no nos creían porque ya lo habían intentado antes y el dinero se había desaparecido. Éramos jóvenes en ese tiempo, jovencitos de 20, 25 años, de manera que tuvimos ese sueño y nuestra meta era hacerlo realidad, se hizo el primer comité tengo entendido el primero a nivel nacional, porque yo no conocía a ninguna comunidad que estuviera organizada, que estuviera ayudando a sus pueblos. Todo mundo llegaba aquí y se enfocaba en su familia el mayor tiempo (Isidro Arroyo, entrevista, Chicago, 2006).

Una vez constituidos como Comité de Amealco, acordaron asignarse una cantidad que aportarían inicialmente para tener un fondo, en tanto hacían la gestión para financiar su anhelada obra. Por lo novedoso de su iniciativa lograron que el gobierno del estado los apoyara con el 80 por ciento del costo total de la obra y los migrantes aportaron el 20 restante, siendo gobernador José Francisco Ruiz Massieu (1986-1993). Así nació el esquema financiero gobierno-comunidad migrante, base del Programa 3x1.

Una obra tremenda porque ya había carretera hasta un pueblo antes de nosotros, que es Teucizapan, entonces nos faltaba el tramo nuestro eran como unos 4 km o 3.5, de pura roca y había que dinamitar, era una obra tremenda, finalmente lo logramos, fue la fecha más significativa para nosotros, se hizo una gran fiesta y logramos hacerlo, para recabar ese dinero hicimos bailes, invitamos a toda la comunidad y así fue como recuperamos nuestro dinero, los grupos donaban su actuación, había gente que nos donaba cervezas o refrescos, y así hacíamos cada 3 meses o 4 meses hacíamos un nuevo baile, eso lo empezaron a mirar los pueblos vecinos y empezaron a hacer lo mismo, que venían con nosotros para pedirnos un consejo, la forma de cómo hacerlo mejor y con nuestra poca experiencia compartíamos con ellos (Idem.).

Con la euforia de haber atraído la atención tanto del gobernador del estado de Guerrero como del Cónsul de México en Chicago, además de Amealco, surgieron otros tres clubes guerrerenses: Tecuizuiapan, El Potrero y Olinalá. Hacia 1987 estos cuatro clubes se constituyeron en la Asociación de Guerrerenses. Después se fueron adhiriendo comunidades como San Miguel, Apipilulco y Xonacatla. El auge de los clubes se basaba en dos principios: honestidad y transparencia.

Mientras tanto, en 1993 se implementaba en Zacatecas el Programa 2x1 y para 1999 el programa cambia a la modalidad de 3x1 (García, 2005).

Al llegar el nuevo Consul, Oliver Parred, la relación entre la organización guerrerense y la representación del gobierno mexicano cambio. Uno de los desencuentros se debió a que en 1990 la Cancillería impulsa el Programa de Comunidades Mexicanas, el cual tenía como objetivo servir de enlace entre los clubes que empezaban a proliferar, accionando en su mayoría de manera aislada, para buscar controlarlos y dotarlos de una normatividad similar. El modelo que propuso la cancillería eran las Federaciones, una por entidad federativa, la cual debería aglutinar a los clubes de oriundos de una misma entidad.

El programa de Comunidades, una instancia federal, empieza a poner en un mismo plano los esfuerzos de estas organizaciones de oriundos y a darles esa proyección nacional para que ellas mismas empiecen a buscarse, a encontrarse y, por que no también a impulsar la creación de federaciones, ahí si ya la creación de federaciones se puede decir que fue inducida por el gobierno mexicano (Dante Gómez, entrevista, Chicago, 2006).

De este modo, en 1995 se crea la Federación de Guerrerenses, comienza con cinco clubes de oriundos, entre los cuales se encontraba Cuetzala, Temaxcalapa y Xonacatla.

La Federación de Guerrerenses es la primera en formarse de las federaciones que actualmente conocemos. Tenemos alrededor de 300 clubes de migrantes en Chicago. La federación fue un modelo para que otras organizaciones de clubes se agruparan, hasta antes de la federación de Guerrerenses… podrían existir clubes de un mismo estado pero desarticulados, muchas veces no se conocían los unos con los otros (Idem.).

Debido a las presiones ejercidas a través del Programa de Comunidades para unificar los clubes, en el caso de Guerrero entran en pláticas Fabián Morales e Isidro Arroyo, líderes de la Federación de Guerrerenses y la Asociación de Guerrerenses, respectivamente, acordando unificar esfuerzos y la Asociación declina a favor de la Federación.

Durante el gobierno de Rubén Figueroa Alcocer (1993-1996) las relaciones con las organizaciones guerrerenses se van deteriorando. No obstante, con el gobierno interino de Ángel Aguirre Rivero (1996-1999) vuelve a darse un acercamiento, del cual surge el primer convenio de trabajo entre el gobierno del estado y la federación. Un convenio en donde ya se incluía un esquema del 3x1, sólo que por cada dólar de los clubes, el gobierno del estado ponía el equivalente a tres. La primer Semana de Guerrero en Chicago se realizó en febrero de 1998. En julio del mismo año el titular de Sedesol, Esteban Moctezuma, y el gobernador de Zacatecas, Arturo Romo, firman otro convenio 3x1 pero con la participación de los tres niveles de gobierno, esquema que retomará el gobierno de Vicente Fox tres años después.

Un 3x1 antes de que haya surgido el primer 3x1 con Zacatecas, la diferencia es que con el 3x1 que nace en Guerrero, el gobierno del estado asumía las 3 partes… incluía el apoyo para la celebración de las semanas culturales, que nace con Guerrero también. El concepto de semana cultural ya se repite casi con todos los estados que tienen federaciones. En la primera semana cultural vino un ballet folklórico, una exposición pictórica, tríos, muestra de artesanías, una exhibición sensacional, la segunda semana fue más o menos similar; en la tercer semana logramos traer lo que es la sinfónica de Acapulco, un ballet de 30 integrantes y, bueno, echaban la casa por la ventana, estaba en su mejor momento la federación. (Idem.).

Es hasta el 2002 en que el programa 3x1 se convierte en programa federal, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social. Anteriormente las partidas presupuestales dependían de la habilidad negociadora del gobernador en turno con el titular de Sedesol. La decisión presidencial estimula el concurso por mayores obras de infraestructura básica con la garantía de multiplicar los recursos gubernamentales a partir de las iniciativas de las organizaciones de migrantes mexicanos en el exterior.

En Chicago, surgen otras federaciones con clubes procedentes de los estados de Jalisco, Zacatecas, Michoacán, Guanajuato, entre otras, hasta crear las 13 que hoy existen de diez estados. Las nuevas formas de organización comunitaria que experimentan los mexicanos que viven en los Estados Unidos ya empiezan a ser retomadas en algunos países de América Latina, en este sentido, los migrantes desean ser conocidos no solamente por los dólares que envían a sus comunidades, a sus familias, sino por estar aportando modelos de organización comunitaria que, dicho sea de paso, no han sido bien entendidos por los gobiernos mexicanos y mucho menos bien utilizados.

En lo que va de la primera década del siglo XXI los estados de Guerrero, Michoacán y Guanajuato han sufrido escisiones de clubes, por mezclar lo social con lo político. Los clubes que renuncian a las Federaciones han creado los Clubes de Oriundos.

Esos modelos que se traducen generalmente en cierta autoridad moral ante sus paisanos, ante sus coterráneos, ha sido percibidos con afanes más utilitarios, es decir, los migrantes influyen en la gente en México, vamos a ver a los migrantes, vamos a tratar de venderles esta idea, este candidato o incluso este producto (Dante Gómez, entrevista, Chicago, 2006).

En el año 2003, surge Clubes Unidos Guerrerenses del Medio Oeste orillado por la falta de renovación de los cuadros, la falta de profesionalización de los líderes, la falta de alternativas a los problemas cotidianos de una organización, la vigencia de estatutos y de la visión programática, aunado a la manipulación electoral por funcionarios públicos no exentos de actos de corrupción.

La federación empezó a crecer, a crecer, a crecer, llegó un momento, me da la impresión, en que los liderazgos que no estaban lo suficientemente maduros ya no supieron como contener esos líderes que también surgieron de otras partes, no siempre con la mejor capacidad para saber cómo hacer sus planteamientos, cómo elaborar sus estrategias para cumplir sus demandas y si explotando mucho el ánimo de la gente que quería hacer obras, porque de un tiempo para acá el hacer obras se convirtió en la razón única del estar en estas organizaciones (Idem.).

Las elecciones de las organizaciones de oriundos es cada año. De acuerdo con el estatuto de cada organización un club puede emitir un voto, siempre y cuando esté en activo. Es posible la reelección, pero no siempre es deseable por los riesgos de ruptura inherentes a toda organización. En el caso de la Federación de Guerrerenses radicados en Chicago, en la elección del 2003 para renovar la mesa directiva se contaba con 31 clubes, y el conflicto surgió, según Erasmo Salgado, coordinador general de Clubes Unidos Guerrerenses del Medio Oeste, por alterar el padrón de la organización, así como por la manipulación de funcionarios del gobierno del estado de Guerrero.

Traen gente que no conocemos, que no está afiliada y que de la noche a la mañana aparece y no sabemos ni quienes son. Se supone que deberían tener tres meses de estar afiliados. El otro punto, bueno cuando vamos a la segunda ronda la elección iba a ser a las 7 de la noche y la comienzan a las 6:30. La gente trabaja durante el día y normalmente se desocupan entre 6 y 7 de la noche, entonces era muy complicado. Aparte, si a eso le restas la intervención de Heriberto Huicochea que era el Secretario de Desarrollo Social y de pronto empieza a llamarles a los presidentes de los clubes. Fulano es el que conviene, si no votas por fulano tu obra no pasa y empezó a haber intimidaciones y también del mismo que era el Director de Atención a Guerrerenses en el Extranjero, Héctor Barenca. Cuando vemos eso nos damos cuenta que la organización está con un perfil hacia un partido político, nosotros dijimos bueno, ¿queremos seguir igual como estamos? Y, ¿queremos que siga la manipulación? Si no estabas en la mesa directiva tu obra no pasaba. Era el caso de San Juan Unión, Zapoapan, tenían dos años solicitando el beneficio (Erasmo Salgado, entrevista, Chicago, 2006).

Son varias las voces que hacen un llamado tanto a las propias organizaciones sociales como a los partidos políticos para mantener una sana distancia de sus actividades cotidianas. No se valora el esfuerzo de miles de mexicanos que salen de su país ante la falta de oportunidades, aprenden a defenderse sobre la marcha y en ese andar sobresalen por organizarse en forma espontánea, desde abajo; el gobierno y los partidos políticos realmente se acercan a las organizaciones mexicanas en Estados Unidos para manipularlas desde las esferas del poder, desviándolas de su razón de ser.

Debemos ponderar mucho el papel de los grupos políticos y de las organizaciones, para que se creen los lazos adecuados, para que el reflejo político en México se de aquí en los espacios adecuados, que no sea en las organizaciones de oriundos que tienen otras razones distintas, las organizaciones tienen que trabajar con gobiernos estatales, municipales del signo político que sean, no se pueden utilizar como arenas electorales, esa me parece que debe ser una de las grandes enseñanzas de la pasada elección (Dante Gómez, entrevista, Chicago, 2006).

En el caso de José Luis Gutiérrez, un líder migrante michoacano, que actualmente funge como Director de la Oficina de Políticas y Abogacías de los Nuevos Americanos del gobierno de Illinois, comentaba:

…cada vez nos da mucha tristeza ver la falta de calidad en el diálogo político que se da en nuestro país, nos da mucha pena ver en la Cámara de Diputados la falta de valores, la falta de una óptica republicana ¿no?, vemos una descomposición social que no nos motiva mucho a regresar pero que si nos motiva a apoyar nuestras comunidades para que se superen. (José Luis Gutiérrez, entrevista, Chicago, 2006).

Y es que si los partidos políticos realmente quisieran ganar nuevos adeptos en la comunidad migrante, tienen en la promoción de la reforma migratoria binacional México-Estados Unidos la gran oportunidad de engrosar sus filas. Sin embargo, es probable que no haya ningún acuerdo bilateral en el corto o mediano plazo, pues Estados Unidos no ha manifestado interés al respecto. De aprobarse alguna reforma migratoria similar a la impulsada por Simpson-Rodino, millones de familias tendrían certidumbre y mayor estabilidad y no vivirían en la clandestinidad en Estados Unidos.

En 1998, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) reconocía un total de 441 clubes de migrantes mexicanos en los Estados Unidos, de los cuales Zacatecas tenía 113 (25.6 por ciento), Jalisco 74 (16.8 por ciento), Guanajuato 40 (9.1 por ciento), San Luis Potosí 39 (8.8 por ciento) y Guerrero aparecía con 23 (5.2 por ciento). En ese año, California aglutinaba en 1998 a 240 clubes de migrantes mexicanos, equivalente al 54.4 por ciento del total; Illinois ocupaba el segundo lugar con 82 (18.6 por ciento) y Texas a 73 (16.5 por ciento). Tan sólo estos tres estados concentraban al 90 por ciento de todos los clubes de oriundos de México.

Para el año 2003, la SRE reportaba 623 organizaciones migrantes de origen mexicano en Estados Unidos, lo que significó un crecimiento del número de clubes a una tasa promedio de 8 por ciento anual (figura 3.7).

Zacatecas conservaba el primer lugar con 126 (20.2 por ciento), Jalisco segundo con 100 (16.1 por ciento), y en tercer lugar aparecían Guerrero y Michoacán con 51 (8.2 por ciento) clubes cada uno, rebasando a Guanajuato 48 (7.7 por ciento) y a San Luis Potosí 23 (3.7 por ciento).

Las tres entidades anteriores seguían acaparando a la mayoría de clubes de migrantes, California tenía 329 (52.8 por ciento), Illinois 170 (27.3 por ciento) y Texas 48 (7.7 por ciento).

Al 2005 en Chicago se tenían registrados un total de 251 clubes de migrantes mexicanos de 15 entidades federativas. Listados en orden categórico se tiene a: Guerrero con 59 (23.5 por ciento), Michoacán, 37 (14.7 por ciento); Zacatecas, 33 (13.1 por ciento); Guanajuato, 30 (12 por ciento); Jalisco, 26 (10.4 por ciento); Durango, 20 (8 por ciento); entre los más destacados.

Obsérvese que el estado de Guerrero está, en cuanto a número de clubes, por encima de los estados con tradición migratoria, y como se menciona líneas arriba, Chicago es la segunda entidad de la Unión Americana más importante respecto a organizaciones de clubes de oriundos mexicanos (figura 3.8 y tabla 3.2).


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet